A Dario Vivas

Estirpe de un revolucionario que se nos fue

Se nos fue quien no debía irse todavía, uno de nuestros gladiadores, siempre el primero al frente del campo de batalla, luchando y organizando las masas para el triunfo de la Revolución Bolivariana, ese fue el principio y meta de Dario Vivas y no estar ya físicamente con nosotros, nos embarga el dolor de su partida.

Fue un hombre noble, sencillo, austero, inteligente y siempre dispuesto a brindar su mano a quienes recurrían a él en busca de un buen concejo, pero hoy solo nos queda el recuerdo y la tristeza, así como al labriego en la infecunda zona, como al minero ante la explotada mina y como al marino frente a la vetusta lona que cae al mar para desintegrarse en las olas, de esta misma manera cae Dario Vivas para incorporarse al seno de la tierra.

Ahora con la desintegración de vuestras células, abonaras la tierra de nuestra patria querida, para alimentar y reproducir muchos árboles robustos con raíces profundas iguales a ti Dario Vivas.

Pero algo más vais a darnos a través de vuestro recuerdo, ya que la muerte en lo individual no es sino un parpadear de la vida hacia formas más elevadas del colectivo y de nuestra fe espiritual, para Dario fue la liberación de la vida, porque la muerte no es triste, sino para lo que quedamos prisionero de la vida y del dolor, no para aquellos que se van como nuestro camarada.

La partida de Dario Vivas, fue la aventura de la liberación de la vida y el sufrimiento que tuvo que soportar en su lecho de enfermo del COVID-19, el cual lo venció y pudo más la fuerza de la muerte que la razón del deseo de vivir, sin embargo, partió a la eternidad junto al líder supremo Cte. Hugo Rafael Chávez Frías.

Patria Socialista, Viviremos y Venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 632 veces.



Juan Rafael Rangel Ortiz


Visite el perfil de Juan Rafael Rangel Ortiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Rafael Rangel Ortiz

Juan Rafael Rangel Ortiz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas