Cuento razón

¿Por qué se enrollan tanto los hombres?

- Te voy a decir Pipo que a mí me parece que los hombres andan en un solo problema y no tratan de resolverlo entre todos, sino al contrario, buscan la forma de dividirse y así no poder llegar a donde se tiene que hacer, para poder vivir en paz no sólo entre ellos mismos, sino en armonía con el medio ambiente.

Estas palabras se la dijo la mata de mango al fiel perro Pipo, del periodista Juancho Marcano, quien lo había mandado al conuco para que diera una vuelta, mientras él se dedicaba a ciertas cosas del hogar y a labores del jardín, al cual había que podarlo y, sobre todo, regarlo, porque las lluvias se han ausentado en estos días y el sol es un ejército que dispara balas incandescentes hacia las tiernas conformación de las plantas.

- En verdad, amiga, te manifiesto que tienes razón, pues no sólo andan diferenciados entre ellos, sino que con su comportamiento no dejan vivir a los demás seres vivientes, como a las plantas y a los animales, no es el caso de Juancho o de Evaristo, Pero si de una gran mayoría que andan buscando amargarle la vida a los demás, dijo el perro.

La mata de mango que brindaba sus frutos en sazón a varios pájaros que se deleitaban con la miel que contenían los mangos, apunto: "Mira Pipo, es que los hombres, todo lo vuelven un rollo, y de paso no son solidarios a la hora de las "chiquitas" y así quieren cambiar el mundo, cuando en realidad no quieren o no pueden cambiarse ellos mismos".

- Te digo amiga, que en verdad así no se puede y decir que del comportamiento de ellos, depende la tranquilidad de nosotros, que si hemos demostrado como se debe vivir en armonía, la cual es rota por el hombre cada vez que se le antoje, sin importarle la felicidad que habían vivido plantas y animales, manifestó el perro Pipo

- El todo de la charada, amigo, es que mientras el hombre no sea capaz de convivir entre ellos como debe ser, tampoco nosotros tendremos felicidad, dijo la mata de mango, que se despidió del perro, porque ya éste tenía que regresar y contarle a Juancho como estaba el conuco y su sembradío.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 714 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: