Tontos útiles del divisionismo

Por estos días se ha visto al presidente Maduro en un estado de intranquilidad, que pudiera decirse, hasta de desesperación por las elecciones parlamentarias venideras.

Las distintas corrientes que integran el Gran Polo Patriótico, han reaccionado a la situación política, económica y de salubridad que hoy se vive en Venezuela.

Nadie niega la situación difícil que ocasiona el bloqueo de EEUU, a Venezuela.

Nadie niega lo complicado que es manejar la pandemia del COVID-19.

Nadie, tampoco, puede negar la ineficiencia con que el gobierno nacional ha manejado la situación política y económica precaria, que hoy atraviesa nuestro país.

Por ejemplo, Primero, todo el avance en contra de la integridad de la patria, que ha tenido el auto nombrado presidente encargado, el gobierno se lo ha dejado a que en algún momento este señor tenga un vuelco de conciencia. Con los yanquis y sus intereses detrás de el, eso no será posible nunca. Criticar esto, no es divisionismo.

Segundo, la situación económica, golpea con fuerza al pueblo venezolano. El sueldo mínimo y las pensiones, alcanzan para comer uno o dos días de los treinta del mes. Los precios de los alimentos y los medicamentos, que son esenciales para el vivir de cualquier ciudadano, son inalcanzables e imparables en su alza y hasta ahora, no ha habido control que valga en su regulación. Reclamar esto, no es divisionismo.

Tercero, el dólar criminal, a esta hora del día según la pagina criminal, esta en 311.000 bolívares, con el atenuante de que ahora lo secunda el BCV, que a esta hora del día en su pagina, lo postula en 305.000 bolívares, que ya no se si son fuertes o soberanos, porque en todos los comercios son débiles y la moneda de transacción, en por lo menos un 60 a 70% es el dólar criminal. Significar eso, no puede llamarse divisionismo.

Cuarto, el que una familia no pueda tener acceso a una simple bombona de gas, y se vea en la tragedia de tener que cocinar con leñas en un apartamento o casa no apta para ello, es un acto criminal. Mucho más si recordamos los esfuerzos y el proyecto de Hugo Chávez, de gasificar gratuitamente a toda Venezuela. Si el presidente Maduro tuviera alguna idea de la frustración y arrechera que esto produce, se daría cuenta que no es una actitud divisionista.

Quinto, el sistema eléctrico nacional, hasta donde tengo información, no se ha declarado en emergencia. Tampoco puede decirse que los embalses y represas están vacios, porque las lluvias han sido copiosas y constantes. Entonces, porque carajo en todas partes de Venezuela quitan la energía eléctrica entre dos y doce horas todos los días? No hay un gerente de esas empresas que pueda asegurar la tranquilidad y el bienestar de los que vivimos en este país y que podamos comer, dormir, oír música o cualquier cosa que se nos ocurra, sin el temor de quedarnos a oscuras? Reclamar esta vaina es un acto divisionista? Por supuesto, en Miraflores no se va la luz nunca.

El presidente pretende llamar divisionista al pueblo que sufre y que puede tener en las elecciones del 6 de diciembre un factor de reclamo valido. Es así, parte de los objetivos de todas las elecciones es que el pueblo, o los votantes, evalúen una gestión de gobierno. Aprobándola o desaprobándola. Esa es la democracia.

El presidente dijo hoy, palabras más, palabras menos, no te hagas parte de los tontos útiles del divisionismo. Yo le respondería, NO TE HAGAS PARTE DE LOS VIVOS UTILES DEL DIVISIONISMO. Que en realidad son los verdaderos culpables de gran parte del hambre y el sufrimiento que hoy vive el pueblo venezolano.




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1597 veces.



Carlos Jesús Rivas Pérez


Visite el perfil de Carlos Jesús Rivas Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: