En este año Bicentenario, los Farmacéuticos volvemos a Carabobo

El farmacéutico es un profesional de la salud que tiene una formación especial para preparar y dispensar medicamentos, y tiene una formación específica sobre la forma en que estos funcionan, como usarlos y sus efectos secundarios.

Yo lo resumo en que, el farmacéutico es el científico del medicamento.

En Venezuela, siempre se ha pretendido relegar el ejercicio profesional farmacéutico a un segundo plano. Pretender que la carrera de farmacia es una profesión sin importancia. Casi que una sub profesión, si existe el termino. Algunos analfabetas funcionales nos han llamado hasta "Bodegueros".

En cambio, en todas las demás partes del mundo la profesión farmacéutica tiene una importancia capital. Los grandes avances en el tratamiento farmacológico de las peores enfermedades que han azotado y azotan a la humanidad entera, son producto de la ciencia farmacéutica, más concretamente del farmacéutico.

Cada día la ciencia farmacéutica se reinventa y crece, aún, sobre sus propias bases. Farmacología, Farmacotecnia, Farmacia Clínica, Bio Farmacia, Análisis Físico, Químico y Microbiológico, Botánica Farmacéutica, Farmacia Hospitalaria, Unidosis Farmacéutica, Farmacia Comunitaria y últimamente ha crecido en otras áreas donde resultaba inverosímil pensar que la farmacia tenia influencia.

Por ejemplo, en España, que es un país altamente desarrollado, farmacéuticamente hablando, ha seguido creciendo el concepto de "Arquitectura Farmacéutica" y se han creado laboratorios enteros y oficinas de farmacia que son obras artísticas. Bellezas de farmacias y con toda la mejor carga del mundo en cuanto a Marketing se refiere.

La industria farmacéutica mundial sigue siendo, no solo un emporio económico, si no político y no se asombren si les digo, que en países como los EEUU, la industria farmacéutica es una de las que pone y quita presidentes. Exactamente es así.

Otros países como La India, Irán y China, ya no tienen nada que envidiarle a las grandes potencias farmacéuticas. Mientras, en Venezuela, siguen viendo la forma como destruir la profesión.

Ah, pero comercialmente hablando, en Venezuela, la Farmacia es uno de los negocios más lucrativos que hay en este momento, y ese es el principal motivo de querer destruir la profesión.

Para los mercantilistas del medicamento, lo ideal es tener una farmacia o una droguería sin farmacéutico. Eso significa convertir, definitivamente, la salud de la población en un negocio. Sin ningún otro interés u objetivo, que EL CAPITAL.

Para nada les importa, que la automedicación sea uno de los grandes problemas de salud pública a nivel mundial. Menos les importa que el acetaminofen en dosis no posológicas destruya el hígado. Que en tiempos de pandemia el uso y abuso de corticosteroides como la Dexametasona o la Betametasona, dejará grandes secuelas en pacientes. Eso no es importante, importa EL CAPITAL.

Por eso y más, los farmacéuticos en este año bicentenario, volvemos a Carabobo, que significa que volvemos a la batalla.

Al igual que en el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez, que también se intentó destruir nuestra profesión, la defenderemos y de nuevo saldremos airosos.

Los farmacéuticos y estudiantes de farmacia, tenemos que estar unidos. Es necesario coincidir en las ideas y en los reclamos. Un frente común.

Ya hay compañeros con propuestas como estas:

  1. Exigir la aplicación de la Ley del Ejercicio de la Farmacia y su Reglamento.

  2. Exigir la aplicación de la Ley del Medicamento.

  3. Exigir la aplicación de la Ley Orgánica de Drogas.

  4. Exigimos que a los farmacéuticos se les aplique, de manera prioritaria, la vacuna contra el Covid-19. Como personal de salud de primera línea en esta pandemia.

  5. Poner a la orden de las autoridades de salud, todos los establecimientos farmacéuticos, que tengan la capacidad y el espacio, para la aplicación masiva de la vacuna contra el Covid-19.

  6. No aceptar, bajo ninguna circunstancia, la doble regencia.

  7. Exoneración de pagos para el farmacéutico que desee instalar su propia farmacia. Eso significa, la farmacia para el farmacéutico.

  8. Exigir un salario de 1.000$, para el farmacéutico. Incluyendo los de la administración publica como el ivss y hospitales.

  9. Elevar a 5.000$, los pagos por los permisos de instalación y funcionamiento. Como una forma de evitar la proliferación de farmacias y droguerías sin farmacéuticos.

  10. Ninguna farmacia o droguería se debe instalar sin el visto bueno del colegio de farmacéuticos.

Todas estas son propuestas para llevarlas a la próxima Asamblea de la Federación Farmacéutica de Venezuela, para de esa forma hacerlas una lucha gremial.

Me manifiesto de acuerdo con todas y cada una de las propuestas y solo agregaría dos más:

  1. Denunciar, como gremio, ante el Ministerio Publico y la Contraloría General de la República, a toda contraloría estadal que pretenda violar la Ley de Ejercicio de la Farmacia y la Ley del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras, obligando a los farmacéuticos a estar uno o dos años sin poder renunciar a un establecimiento farmacéutico, negándole el derecho a libre regencia y parcializándose con dueños de farmacia.

  2. Aplicar la ley de ejercicio de la farmacia, y cumplir el lapso que otorga la ley, de que si una farmacia, no tiene farmacéutico, se debe cerrar en 30 días.

¿Cuantas farmacias hay en Venezuela sin farmacéutico?

¿A quien le compete, y porqué no las cierran?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 583 veces.



Carlos Jesús Rivas Pérez


Visite el perfil de Carlos Jesús Rivas Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: