Uso indiscriminado de la Dexametasona, en el tratamiento del COVID-19

La crisis de salud mundial que se vive actualmente con la aparición del virus SARS-CoV2, que es el coronavirus causante de la enfermedad COVID-19. Ha dado para todo.

Desde movimientos políticos y acusaciones en contra de países, sin ninguna prueba o justificación, hasta manejos erróneos de la farmacología en el tratamiento mismo de los efectos de la enfermedad.

En todo caso es el paciente o el enfermo, quien se lleva la peor parte, porque comienza a ser objeto de ensayos de los efectos de uno u otro medicamento que pueda usarse en los tratamientos de la enfermedad.

Por ejemplo, en días pasados un amigo me manifestaba que en una muy conocida cadena de farmacias, en un solo establecimiento, se vendían hasta 15 mil ampollas de dexametasona en un periodo de 5 días.

Considero necesario, recordar algunos aspectos de la Farmacología de la Dexametasona. De manera que le pueda también servir a cualquier persona que se sienta afectada, como una inquietud a aclarar con el facultativo que le este prescribiendo ésta especialidad farmacéutica.

Las hormonas suprarrenales incluyen los adrenocorticoides de la corteza suprarrenal y la adrenalina y la noradrenalina de la médula suprarrenal.

Vale decir, en términos más sencillos, que las glándulas suprarrenales son dos pequeñas protuberancias que se encuentran en la parte superior de cada riñón y que tienen una importancia vital, por un grupo de hormonas que se producen en su corteza, todas de naturaleza esteroide. Su fisiología incluye:

  1. Retención de iones sodio en el liquido extracelular y de iones potasio dentro de las células, de tal forma que se mantiene la distribución normal del agua y el ion cloro y por lo tanto el volumen sanguíneo y la presión arterial.

  2. Mantenimiento de niveles normales de glucosa en sangre y facilitación del depósito de glucógeno hepático.

  3. Mayor movilización de proteínas tisulares y gluconeogenesis a partir de las proteínas.

  4. Efectos androgénicos, principalmente los producidos en la corteza suprarrenal.

Los esteroides que afectan el metabolismo de los hidratos de carbono y las proteínas como en 2) y 3) y que favorecen la lipólisis, se denominan GLUCOCORTICOIDES.

Los glucocorticoides ejercen una influencia reguladora sobre los linfocitos, los eritrocitos y los eosinófilos de la sangre y sobre la estructura y función del tejido linfoide. También actúan en la regulación de la composición y la secreción del líquido cefalorraquídeo y sirven como moduladores de la transmisión nerviosa.

La experiencia clínica demuestra que la actividad antiinflamatoria de los esteroides de la corteza suprarrenal en el ser humano se correlaciona bien con su actividad glucocorticoide.

El interés clínico, de los glucocorticoides, se centra fundamentalmente en sus efectos antiinflamatorios e inmunosupresores.

Existe una actividad de los glucocorticoides, que considero de suma importancia analizar al momento de su prescripción y es la siguiente: una vez que, una hormona esteroide ha atravesado una membrana celular, se combina con una proteína citoplasmática denominada receptor. El complejo esteroide-proteína, formado, es alterado y luego traslocado al núcleo celular, donde se une a la cromatina. El resultado es un INCREMENTO o una REDUCCION de la transcripción del ARN mensajero y el ARN ribosómico, lo que a su vez conduce a un aumento o disminución de la síntesis de ciertas proteínas.

Efectos Colaterales.

Durante la primera semana de tratamiento con glucocorticoides, pueden aparecer los siguientes efectos: euforia y una rara depresión suicida paradójica, psicosis (en especial en dosis altas), hipertensión, anorexia, hiperglucemia, ulceras colónicas, aumento de la susceptibilidad a las infecciones (en especial a las infeccione causadas por virus de la vacuna, los herpes virus, el virus de la varicela y otros, a las infecciones micóticas y a la tuberculosis) y acné. Los glucocorticoides, también enmascaran algunos de los signos de las infecciones, lo que lleva a la postergación del tratamiento antiinfeccioso apropiado y aumentan el desarrollo de la ulcera péptica estomacal.

Después de 2 a 3 días de tratamiento, la liberación hipofisaria de ACTH, es suprimida y la secreción suprarrenal de cortisol resulta inadecuada cuando cesa la administración del glucocorticoide.

En tratamientos prolongados, pueden aparecer redistribución adiposa (joroba de búfalo) y la parte baja del abdomen, diabetes mellitus e hiperglucemia, cara de luna llena y otros estados edematosos y perdida de potasio renal, glaucoma, cataratas subcapsulares posteriores, diplopía, osteoporosis, miopatía, equimosis y estrías cutáneas.

En el caso de la dexametasona, fosfato, Tiene una vida media plasmática de 3 a 4 horas y la vida media biológica es de 36 a 54 horas. Su potencia es de unas 20 o 30 veces la de la Hidrocortisona y 4 a 5 veces mayor que la Prednisona. Medicamentos como FENITOINA, FENOBARBITAL, ADRENALINA Y RIFAMPICINA, disminuyen su actividad. Con la INDOMETACINA, hay una potenciación de su toxicidad. La dexametasona potencia la HIPOKALEMIA. El tiempo de PROTOMBINA, debe ser controlado frecuentemente en pacientes con tratamientos de anticoagulantes. Pacientes con tratamientos con glucocorticoides, durante más de 2 semanas NO DEBEN VACUNARSE HASTA AL MENOS 1 MES, después de suspender el tratamiento. Es compatible con la SOLUCION FISIOLOGICA AL 0,9 % y con la SOLUCION GLUCOSADA AL 5%.

Es preocupante, que sin un diagnostico seguro del covid-19, que se hace a través de la reacción en cadena de la polimerasa con transcripción reversa en tiempo real, RT-PCR, de las secreciones respiratorias inferiores del suero, se inicien tratamientos con todo tipo de medicamentos, incluyendo los glucocorticoides como la dexametasona, con unos esquemas posológicos inadecuados y en perjuicio del paciente.

Ante la pandemia, los profesionales de la salud estamos obligados a volver al rigor científico de los libros y los trabajos de investigación con méritos . Atrás deben quedar las nuevas prácticas, del empirismo del internet y los chismes de las redes sociales.




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 915 veces.



Carlos Jesús Rivas Pérez


Visite el perfil de Carlos Jesús Rivas Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: