Elogio a la A-normalidad (decálogo a propósito del regreso a la "normalidad" pospandémica en el mundo)

  1. ABAJO LA NORMALIDAD La idea de que todo estaba normal se vino abajo con la pandemia del coronavirus: los capitalistas electro-shok-cutados se preguntan aturdidos ¿Cómo es que te vas a queda en casa?, por su parte los migrantes desilusionados regresan a sus países de origen, cantidades de países con sistemas de salud privatizados y desmantelados, falta de comida en las casas donde habita la pobreza, las clases ricas parecen las únicas destinadas a salvarse si la pandemia continúa…

  2. ME GUSTAN LOS ANORMALES Son una piedra en el zapato para la normalizada sociedad patriarcal/capitalista/racista. Trump, por ejemplo, no le perdona al movimiento "Black Lives matters" que sean pintarrajeadas y derrumbadas innumerables estatuas de colonialistas y esclavistas. Para el supreracismo esta rebelión es una ofensa a la normalidad racista.

  3. HORROR A LA NORMALIZACIÓN DE LAS MALDADES Como el poder la normalidad siempre banaliza las maldades. Tomar el transporte masivo para cumplir con el trabajo es riesgoso, ¿pero qué se va hacer? se preguntan las personas que forman parte del movimiento anticuarentena.

  4. GRACIAS A LA ANORMALIDAD  La anormalidad siempre viene precedida por rupturas. Y gracias a éstas una revuelta antirracista recorre el mundo entero.

  5. LA NUEVA NORMALIDAD TAN O MÁS CONSERVADORA QUE LA VIEJA NORMALIDAD La "nueva normalidad" luce muy confusa. En un principio se esperaba que fuese aluvional, aceleradora de transformaciones sociales; sin embargo hasta ahora ha sido conservadora: la gente explotada por sobrevivir trabaja donde sea, como sea, por lo que sea y cuantas veces sea.

  6. ME DESCONSUELAN LOS NORMALES En sus mentes INFECUNDAS no pasa poner patas’parriba esta sociedad gobernada por el capital. Su "esencialismo" los hace trágicamente disciplinadoxs. Para ellxs "todo bien" alrededor suyo, no hay que alterar la realidad de su entorno e incluso los diseños más privados de su intimidad

  7. GRACIAS A LA ANORMALIDAD Descubrimos que en las sociedades tuteladas por el capitalismo siempre están regidas por un estado de sitio permanente. Sólo que en condiciones de normalidad no se declara, porque la justicia siempre anda maquillada; mientras que en condiciones no normales los Estados se quitan la máscara y decretan la suspensión de las garantías constitucionales para quienes siempre la han tenido suspendidas de hecho..

  8. ODIO A LA NORMALIDAD Quien se acoge a ésta tendrá una muerte lenta en vida. No podrá escribir una poesía que valga la pena leerla/escucharla. Nunca será un buen o una buena amante. No se reirá de sí mismo, porque no cometerá travesuras.

  9. ¿CUÁL NORMALIDAD? ¿La de lxs trabajadorxs del mundo que reciben un salario mínimo de hambre, mientras que las clases super ricas y ricas nunca alcanzan límites en sus ganancias?

  10. ¿HASTA CUÁNDO NORMALIDAD? Hemos vivido/sufrido una eternidad bajo la tutela de la normalidad y lxs pobres aún no hemos levantado cabeza, quizás no nos hace mal un poquito de anormalidad



Esta nota ha sido leída aproximadamente 483 veces.



Francisco Hernández

Profesor universitario

 franc2604@gmail.com

Visite el perfil de Francisco Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: