Es víctima del capital (inmobiliario), la especulación del dólar y la pandemia

La clase media (vulnerable) de Alto Barinas necesita CLAP

I

Alto Barinas: ciudad exclusiva e inclusiva para unxs y exclusora para otrxs.

Alto Barinas geográficamente está situada al sureste de la ciudad de Barinas y localizada en una de sus más bellas lomas y retirada de las barriadas (o ciudad segregada en lenguaje socioantropológico). Desde los primeros años de la década de la década de los 80 en que fue creada ésta es habitada por sectores de la burguesía comercial y agraria, por la burocracia, los profesionales y gente acomodada con capacidad de pago. Las clases empobrecidas debido a su bajo poder adquisitivo nunca han calificado como residentes en esta lomita mitificada como zona exquisita de la ciudad exclusiva para pudientes. Los precios de parcelas y cotos (urbanismos cerrados) inflados por la dinámica gentrificadora obligaban a los sectores pobres a vivir en zonas bajas y vulnerables.

A partir de los inicios del presente siglo (2005-2010) empieza una recolonización de esta zona exquisita mediante la instalación o colocación de reconocidas franquicias internacionales e hipermodernos centros comerciales, construcción de nuevas formas de residencias urbanas (cotos cerrados). Todo ello va a producir una de las transformaciones urbanas más importantes en toda la entidad llanera: el antiguo centro de la ciudad (ciudad neocolonial moderna) es desplazado por otro nuevo centro urbano: la creación de una nueva ciudad dentro de la misma ciudad de Barinas, la "ciudad globalizada".

II

De clase media a población superflua y precarizada

No obstante esta especie de Globalización urbana en Alto Barinas no trajo beneficios parejos a todas las clases o sectores residentes en esa zona. Sectores de la llamada economía subterránea fue la gran beneficiada por su alto poder de invertir en el ramo inmobiliario, también el de las finanzas, mafias políticas y clases acomodadas, les fue muy bien con esta hipermodernización urbana, no así los sectores de abajo. Como siempre los de abajo, en este caso la clase media profesional, jubilada por el Estado resultó ser la víctima de dicha revolución urbana., hoy transformada en una clase social precarizada y en población superflua o sobrante (Marx).

-Sin mayores alternativas que escoger, esta antigua "clase media", co-fundadora de Alto Barinas ha decidido seguir habitando en esta ciudad (globalizada). Contrariamente a muchas familias que migraron a otras partes del país, al extranjero, ésta resiste para no vender sus propiedades a la insaciable clase neo-latifundista urbana, rematadora de suelos y bienes inmobiliarios baratos.

-Su empobrecimiento es progresivo y se ha acelerado con la crisis económica-política producto de quienes hacen negocio con la especulación del dólar y a causa de los estragos producido por la vieja y nueva normalización pandémica social y viral.

-Aunque parezca mentira la antigua clase media de Alto Barinas actualmente es la más desprotegida y vulnerable de todas las clases sociales existentes en el estado. En su casi totalidad son familias jubiladas, está compuesta por hogares bi-familiares y hasta uni-familiares, debido a que sus círculos de filiación más cercanos formaron nuevos hogares aparte y otras migraron al extranjero. En breve son familias de la tercera edad (viejos para el sentido común) viviendo solas (y/o abandonadas), con pocas posibilidades de conseguir un nuevo empleo.

De este modo la clase media de Alto Barinas representa a un sector de la población superflua o sobrante que el capitalismo ya no tiene necesidad de explotar, pero que gestiona de algún modo para exponerlos, según Achille Mbembe, a todo tipo de peligros y riesgos, a menudo mortales.

III

Acorto plazo el Clap y a mediano plazo reformatear la ciudad enclave o globalizada

Por todas las razones arriba expuestas vecinxs afectadxs de Alto Barinas solicitamos prontamente a DIBASA (Distribuidora socialista barinesa) que haga llegar la bolsa de comida o CLAP a esta comunidad precarizada que no lo recibe desde marzo (2020), cuando otras comunidades si la reciben mensualmente y disfrutan de combos proteicos (huevos, pollos, mortadelas), bodegas comunales, entre potras interesantes políticas de protección social para las clases vulnerables o precarizadas, como lo es actualmente la clase media de Alto Barinas

Y en segundo lugar, El Estado o los poderes públicos tienen como obligación no dejar que la ciudad caiga rendida en manos del mercado, para que éste haga de las suyas. La clase media de Alto Barinas también tiene derecho a la ciudad. Es falso que todas las ciudades estén destinadas a convertirse en enclave urbano de los grandes centros de poder económico. Al mercado si lo dejamos solo, éste es capaz de destruir la ciudad toda.





 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 937 veces.



Francisco Hernández

Profesor universitario

 franc2604@gmail.com

Visite el perfil de Francisco Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: