Larga vida en el poder tendrán Trump y Maduro si no continúan haciendo, lo que ahora hacen (I)

Mi experiencia en el campo sindical durante las décadas 60, 70 y 80 del siglo pasado y el papel que cumplí en las estructuras de Formación Ideológica, dentro de los sindicatos de orientación socialcristiana a nivel nacional y latinoamericano, me llevan a sacar esa conclusión expresada en el titular de este artículo, que entrego hoy con todo mi cariño a los lectores que me han felicitado por mi cumpleaños No. 80 y han expresado que me leen en esta página web. (Amor con Amor se paga).

Necesario es, que un Patrón (Trump) y un Trabajador (Maduro) coexistan y se pongan de acuerdo para que las Empresas prosperen y sean productivas y generen bienes y servicios para el país. Como bien lo pronosticó nuestro viejo Carlos Marx, después del Capitalismo vendrá inexorablemente El Socialismo, esa Ley del Materialismo Histórico se dará en el contexto de un desarrollo del Capitalismo Productivo, no rentístico mono exportador, que es el que tenemos los venezolanos y muchos países en América Latina. Aquí no hay ninguna Revolución que esté optando por El Socialismo, cuando ni siquiera hay un proletariado y una Clase Obrera consciente de su papel histórico. Por lo menos yo no la percibo.

Yo recuerdo cuando trabajando como obrero, fui electo presidente del Comité sindical en la Empresa Cigarrera Bigot, 1960-1965 (Dos Caminos, Municipio Sucre del Estado Miranda, ) y nos tocó estar durante el proceso de discusión y aprobación del Contrato Colectivo de Trabajo. las Todo lo que allí pasó es muy parecido a lo que está pasando en el país: Un Patrón (Trump), que se niega a firmar un Contrato Colectivo de Trabajo y un Obrero Jefe del sindicato (Maduro) que con su organización sindical lucha por lograrlo. (El contexto es más amplio, pero las leyes que rigen al fenómeno son las mismas).

Ya Trump está hablando de quedarse en el poder unos 13 años más y otro tanto hace Maduro que anda permanentemente en campaña para el próximo periodo presidencial. Si ambos cumplen bien su papel dentro del proceso productivo y se ponen de acuerdo, es seguro que los Productos a obtener serán de la calidad necesaria y podremos nosotros los venezolanos, en los próximos 20 años, por lo menos producir lo que comemos y llegar hasta exportar a otros países con menos desarrollo.

A ningún sindicalista le conviene que la empresa donde trabaja o tiene trabajadores afiliados al sindicato que dirige, fracase o cierre, pues se queda sin chamba y a ningún patrón le conviene tener descontento a sus trabajadores y menos en guerra permanente contra el sindicalista que es el vocero de los trabajadores. Ambos tienen un pacto de coexistencia que les permiten subsistir, generar las ganancias al empresario y pagar los salarios a los trabajadores. De allí que Maduro y Trump se necesitan mutuamente y harán lo posible por ponerse de acuerdo, pues nadie que maneja una parcela de poder la quiere perder y hará todo lo posible por conservarla. Además, ningún Sistema se suicida.

Para nuestro análisis hemos tomado como caso a la Empresa Capitalista o Compañía Anónima, en la cual coinciden dos factores fundamentales: Trabajo y Capital. Algo así como los espermatozoides masculinos y el ovulo femenino que fecundan y dan origen a un nuevo ser humano. En el Modo de Producción Capitalista la conjunción de Trabajadores y Patronos son fundamentales para construir las Unidades Productiva que son las Empresas. Todo lo anterior para explicar que Donald Trump: (Patrón y dueño de la Empresa y Nicolás Maduro Obrero y jefe del Sindicato se necesitan mutuamente y que ambos parecen estar predestinados por la providencia para construir el Capitalismo Productivo, en nombre de la Libre Empresa, que nos llevará en forma inexorable, a mediados de Siglo, al Socialismo Bolivariano y Revolucionario del Siglo XXI como lo pronosticó el Comandante Chávez.

(¿Qué le pasará al viejo Juan Veroes, será que le estarán pegando los 80 años cumplidos y ahora se va a poner conservador y defensor de la empresa privada? )….. Ahí les dejo eso y no acepto que me recuerden a mi santa viejecita que me dejó hace más de 45 años.

En la próxima entrega continuamos con este análisis.

Dedicado al amigo y camarada Patricio Silva, el cual hace análisis y opina sobre el tema.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 741 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: