Cifras sobre el COVID 19. ¿Realidad o ficción oscurantista?

La suspicacia que la mayoría de los venezolanos y venezolanos, le tenemos a la información gubernamental, no es un capricho, ni ojeriza oposicionista, tampoco criticismo a priori de los que hemos militado en la izquierda democrática y humanista, sino, una actitud fundamentada en la acumulación de mentiras permanentes; en una guerra, donde la verdad es la primera baja en el combate, en un empeño, por parte del gobierno, en mantenerse en el poder a costa de lo que sea, principalmente, sobre el sacrifico de toda la sociedad venezolana.

Tengo el fundado temor, de que, en el caso de la pandemia, las cifras manejadas con gran maestría por el Dr. Ministro de Comunicación y Turismo, quien se desempeña muy bien ante los medios, se nos metan contrabandos en las cifras, que cuando se analizan e inteligencian frente a la realidad, entran en el campo de la ficción.

Realicemos un ejercicio sobre el análisis riguroso de las cifras fundamentales manejadas comunicacionalmente por el Presidente Maduro, el Dr. Rodriguez, Ministro de Comunicación y Turismo, su hermana Vice Presidenta de la República, gobernadores y otros altos funcionarios; cifras que son permanentemente refrendadas por el primer mandatario nacional, en torno al COVID-19:

  1. Se repite todos los días en la información de la Comisión Presidencial para el COVID-19, en donde se rotan la vocería, que hay 13.000 equipos haciendo las visitas casa por casa, realizando las pruebas rápidas; se está hablando de un contingente mínimo de 39.000 personas en acción, ya que, cada equipo estaría conformado al menos por tres personas, de acuerdo a una demostración televisada de estos actos médicos. El Presidente siempre dice que trabajan día y noche; he allí la primera mentira.

Supongamos que los 13.000 equipos trabajan 8 horas diarios, durante 25 días por cada mes, y que, cada día realiza un máximo de 10 pruebas rápidas; estamos hablando que, sin estar día y noche, ni todos los días, podrían realizarse en 25 días,3.250.000 pruebas, un poco más de la mitad de los habitantes de la gran Caracas. A lo que un jocoso "Jobitero" de los Puertos de Altagracia, allá en el Municipio Miranda del Estado Zulia diría: "Ohh y eso que no trabajaron día y noche, por no hacerle caso al Señor Presidente"

Pero el Dr. Rodríguez en su alocución del 9 de mayo, informa que, a esa fecha, se habían realizado 139.282 pruebas, para situar al país, como el primero en el planeta tierra, con 4.991 pruebas por cada millón de habitantes. A mí, por lo menos, con algún conocimiento de las cuatro operaciones fundamentales de las matemáticas, no me cuadra las cifras del Dr. Jorge Rodríguez, con el trabajo tesonero de los 13.000 equipos que indica el Presidente Maduro. La diferencia entre 3.250.000 y 139.282, es tan abismal, que la realidad se confundió con la ficción.

  1. Las 139.282 pruebas, a razón de 4.491 pruebas por cada millón de habitantes, implica, según una simple ecuación lineal de una sola incógnita, que se trabaja sobra la base de 31, 01 millones de habitantes. Por lo que me formulo la siguiente pregunta: ¿Cuándo regresaron al país los 4 millones y tantos de venezolanos que han emigrado a la fecha?

  2. La eficiencia, efectividad y eficacia de las pruebas. El 04 de abril, el Dr. Rodríguez, informa con gran orgullo y seriedad de académica, que se ha llegado a 1.227 pruebas por cada millón de habitantes, ya que, se habían realizado 36.632 pruebas rápidas, gratuitas, además. Claro acá se vuelve a trabajar sobre la base de 31,01 Millones de habitantes; pero el asunto no se detiene allí, cinco días después, el 09 de abril, se informa como una gran victoria, que se ha llegado 4.491 pruebas por cada millón de habitantes, producto de arribar a 139.282 pruebas. Inmediatamente cabe preguntarse: ¿Se realizaron 102.650 pruebas en 5 días, si desde inició el programa el 13 de marzo a esa fecha se realizaron solo 139.282 pruebas? Hay cifras que no cuadran al ser contrastadas con la realidad, por parte de los mismos actores gubernamentales que las emiten con lujo de detalles.

  3. A raíz del Programa de Desinfección, el Ministro Reverol informa a TELESUR, que cuenta con 350 equipos de desinfección portátil, 30 vehículos tipo camión y cinco patrullas para labores de limpieza; posteriormente, se informa que participarán 20.000 funcionarios de Protección Civil y Bomberos para trabajar, nada más y nada menos que en 2.200 cuadrantes. La merma gigantesca de personal en la Administración Publica Nacional(APN), parece que no afectó a estas organizaciones. ¿Cuáles son las cifras reales?

  4. En la semana en las que redes sociales anunciaban que habías focos de manifestaciones en el Estado Sucre, el Señor Gobernador, informa que en su entidad federal se han realizado la bicoca de 12.000 desinfecciones, distribuidas en centros de salud, espacios públicos de concentración, como mercados y comunidades. ¿Cuántos centros de salud hay en Sucre? ¿Cuántos mercados municipales? ¿Cuántas avenidas importantes con grandes corredores viables hay en Sucre susceptibles de ser desinfectados?

  5. En los informes diarios, emitidos por la Comisión Presidencial, el estudio comparado, sobre el proceso de COVID-19, entre Venezuela y los países de la región que no le son afectos, ocupa la mayor parte del tiempo; siempre demostrando la eficiencia de la prevención y el control del COVID-19 en el país. Ni modo, que se les ocurre mencionar en sus estudios comparados a Nicaragua y Cuba, ya que, principalmente Nicaragua, ha ocultado la gigantesca tragedia que ha ocasionado en COVID-19.

¿Es la información gubernamental sobre el COVID-19; útil, completa, oportuna y confiable?

Hasta ahora, he cometido el atrevimiento de hacer un ejercicio general de las cifras para develar sus contradicciones con la realidad, pero no me he detenido a revisar los atributos de toda información asociada a un asunto tan delicado como la salud de la sociedad, es decir, su utilidad, oportunidad, integralidad y confiabilidad.

El pueblo llano debe saber que existen dos tipos de pruebas sobre el COVID-19, en primer lugar, las llamadas pruebas rápidas, que no detectan el virus, sino que indican la existencia de los anticuerpos producidos frente al virus, de tal manera, que, en una prueba rápida, alguien que resulte positivo, lo que está realmente indicando es que esa persona estuvo en contacto con el virus, pudiendo no tenerlo al momento de la prueba, y debe, entonces aplicarse la otra prueba, es decir, la PCR, para confirmar y tener un diagnóstico certero.

En Venezuela, la mayoría de las pruebas realizadas son las pruebas rápidas, que aparte de detector solo sospechas, si no se toman bien las muestras, por personal debidamente entrenado, puede dar falsos positivos, y es la PCR, la que determina directamente el virus actuando en el cuerpo humano, ya que ubica el ARN, uno de los dos tipos de material genético encontrado en todas las células vivas y en muchos virus, por lo tanto, el COVID-19 se trata de un genoma que está formado por una única cadena de ARN, a decir de los expertos en las ciencias de la vida.

Con un altísimo contenido de pruebas rápidas, en el total de pruebas realizadas (Rápidas + PCR), el gobierno desarrolla una costosa campaña nacional e internacional, para ubicarse como el país que más pruebas realiza por cada millón de habitantes, frente a los países que le son adversos, pero es una comparación inadecuada, amañada y desleal, ya que, la comparación debería ser PCR contra PCR y Pruebas Rapidas Vs Pruebas Rápidas entre países.

Por otra parte, el hecho de que solo en el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, ubicado en la Ciudad de Caracas, sea el único que realiza las PCR, le da al gobierno un absoluto control de la información, y todas las muestras del interior del país deban ser enviadas a Caracas, rompiendo la publicación oportuna y la confiabilidad de la información, dos de los atributos más relevantes en el área de salud.

‘’El COVID-19, que en su primera fase fue la tabla salvadora del Gobierno, ante la crisis de la gasolina, las fallas en electricidad, escasez de agua, la carestía de los alimentos y del resto de los servicios, en su peor momento; en esta última semana el COVID -19, ha estado acercándose a desnudar la realidad y convertirse en un Bumerang, que no podrán ocultar con la Operación Gedeón, DirecTV, la llegada de la gasolina iraní, el acorralamientos de Voluntad Popular y el restos de los shows que vienes planificando.

El gobierno sigue en su empeño de mantenerse en el poder a costa de lo que sea, e incluso exponerse a la posibilidad de que se produzca un estallido social o intervención militar extranjera encubierta o directa, evento que solo puede ser detenido, por un acuerdo entre la oposición y el gobierno, para la selección de un nuevo CNE, elecciones libres y transición democrática, en donde todos pueden ganar, los factores de la oposición, del gobierno y la sociedad venezolana, que debe salir de este trance en paz y en democracia, lejos de violencia y aventuras golpistas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 545 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas