Crisis y Transformación

"No se debe permitir que el imperialismo norteamericano decida a su antojo la suerte del mundo. Su proyecto mayor, consiste en defenderse de la naturaleza, en inclinarla a su favor, en domesticarla y ponerla a su servicio. EE.UU. quiere ser supremo ordenador; en potencia, para lograr su meta desarrolló primero un sistema defensivo y expansivo. Ahora la ofensiva se llama tecnociencia: conquistar el espacio, utilizar los genes para crear armas para la invasión de otros países, por fin, una nación real".

Esas grandes batallas contra lo deforme, contra lo demoníaco universal, establecerán la dualidad moral del bien y del mal. El dualismo está en la naturaleza humana".

Es inútil callar la verdad. Todos estamos mintiendo al hablar de regeneración, puesto que nadie piensas en serio en regenerarse a sí mismo. No pasa de ser un tópico de retórica que no nos sale del corazón, sino de la cabeza. ¡Regenerarnos! ¿Y de qué, si aun de nada nos hemos arrepentido?

El pueblo, el que llaman por antonomasia pueblo, el que no es más que pueblo, la masa de los hombres privados o idiotas. Y el pueblo está aquí en lo firme; su aparente indiferencia. Acúsanle de falta de pulso los que no saben llegarle al alma, donde palpita su fe secreta y recogida. Dicen que están muerto los que no le sienten cómo sueña su vida.

Todo peligro se convierte en una ayuda; todo obstáculo; es un impulso creador, porque ambos despiertan fuerzas desconocidas. Su una vida ha de ser fructífera para el mundo, no debe ser quieta y callada, pues toda fuerza espiritual, lo mismo que toda fuerza física, se despierta solamente por un choque o por una resistencia; nada hay tan peligroso como el contentamiento, el trabajo mecánico y un camino llano y sin obstáculos.

Elaborar postulados políticos, basados en las realidades actuales, en la previsión profundamente argumentada del porvenir, en el cambio de la mentalidad social, en el consecuente desarrollo de las instituciones del socialismo, en la formación del pueblo en el marco de la cultura política, en la transformación del mecanismo de gestión, de las estructuras organizativas, y, cómo no, en la realización de una política social activa.

La vida es lucha, y la solidaridad para la vida es lucha y se hace en la lucha. Nos cansaremos de repetir que lo que más nos une a los hombres unos con otros son nuestras discordias. Y lo que más le une a cada uno consigo mismo, lo que hace la unidad íntima, las contradicciones interiores de nuestras discordias. Sólo se pone uno en paz consigo mismo, para morir.

Sí, a todos nos debe importar de todo, y las luchas económicas son luchas políticas que a todos atañen. Un conflicto entre un patrono y sus obreros no es pleito privado, es un pleito público. Su solución repercute sobre la economía social toda.

Con lo que tenemos que procurar acabar todos es con el sentimiento antisocial, o insocial por lo menos, que se esconde debajo de aquella frase de "el capitalismo nada me da." Todos los Gobiernos de todos los países dan y quitan mucho —con frecuencia quita más que dan— a todo el pueblo por ellos gobernados. Y donde no hay una intensa vida política, la cultura es flotante, carece de raíces. Desgraciado pueblo, ¿quién le liberará de esa historia de muerte?

"El precio de desentenderse de la política es el ser gobernado por peores hombres"

Platón.

¡La Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 343 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor