Palabras a la Juventud victoriosa con motivo de 206 años de la Victoria en AMC

Buen día, en esta mañana soleada acudimos todos y todas en la empresa VASSA en Ana María Campos (AMC) complejo petroquímico en los Puertos de Altagracia para hacer memoria colectiva, recordar los 206 años de la Victoria, día en que cientos de patriotas jóvenes principalmente entre 12 años y más, ancianos, negros, indios, mestizos y criollos defendieron la ciudad aragüeña, llamada La Victoria, allí ofrendaron sus vidas, otros se salvaron del holocausto, y sobrevivieron para contarlo todo a nuestras generaciones.

Estos días en que sobrevivimos, llenos de preocupaciones y esperanza por los destinos de la Patria, nadie niega ni puede negar que estamos asediados por el imperialísmo de los Estados Unidos, bloqueadas nuestra línea aérea, bloqueados marítimamente nuestros barcos, sancionados económicamente, acosados financieramente, estamos atrincherados en nuestra fortaleza, estamos resistiendo en nuestra Patria Venezuela, estamos como en otros tiempos en los valles de Aragua, defendiéndonos de un enemigos muy poderoso que amenaza nuestra dignidad, nuestras vidas, nuestro honor, nuestros bienes, sobre todo el petroleo, la base de nuestra vida económica.

Ayer cuando éramos jóvenes buscamos un ideal en la vida, en que identificarnos, desde niños y niñas nos apasionaban "los superhéroes" de la televisión, preguntaban el día de ayer algunos jóvenes que estudian en el Centro de capacitación Petrolera (Capet) ¿Quiénes fueron sus héroes cuando niños?, me contestaron Ironman, los Power Ranger, los avenger, toda esa revistas de personajes de tiras cómicas que despertaron nuestras fantasías infantiles por lo sobrenatural, lo poderes milagrosos, creíamos en esos personajes, pero ahora todo aquello ahora nos da risas, dejamos atrás aquel pasado, estamos aquí viéndonos a nosotros mismos que somos, de donde venimos, hacia donde vamos, cual es nuestro compromiso hoy.

Nadie vio como superhéroes a Bolívar, Sucre, Ribas, Ricaurte, Campos Elías, Girardot, y no podía serlos, no eran fantasías, no eran fábulas, no eran ser superhéroes, eran hombres de carne y hueso, ellos no eran caricaturas, no son comics o mejor dicho "no son comiquitas", eran eso si, Titanes, Héroes de la Patria, que la educación durante la IV República, período comprendido entre 1958-1998, invisibilizó, no dio a conocer en profundidad su gesta heroica, sus vidas, sus sacrificios, sus valentías, sus bravuras y también su inteligencias, sus audacias, sus rebeldías, también sus dolores, sus ternuras y porque no, sus amores y pasiones, se consumieron en el fuego sagrado de la Patria.

Aquellos niños y niñas ahora están aquí, muchos jóvenes, ahora hombres y mujeres, otros lo fueron, pero tienen su corazón tibio aún, no renuncian a serlo, a ser jóvenes, ellos lucharon ayer, muchas veces nos reflejamos en aquellos superhéroes y jugamos mientras transitamos a la juventud, cuando llegamos aquí, exploramos otro mundo, el mundo real, los hombres y mujeres que hacen posible con su trabajo la Patria, estamos todos y todas aquí, trabajando en este Complejo que lleva por nombre, la heroína de la Resistencia Patriota Ana María Campos.

Les decía; estamos para recordar el día en que cientos de jóvenes acudieron a la cita de la defensa del país, abandonaron sus familiares, su fortunas y sus bienes para resistir en la Victoria acosada, se atrincheraron para defender la Patria de las agresiones y asedio de los realistas, de los españoles, del imperio español y sus tropas feroces que sembraban muerte en sus planes, camino hacia Caracas. Esos jóvenes no estaban solos, estaban dirigidos por el General Ribas, tío político del Bolívar, éste general de la Patria, ya había demostrado en el camino de la batalla Admirable hacia Caracas, la valentía, la bravura, la rebeldía, la energía, el carácter y la gallardía y firmeza de un hombre el cual Bolívar vio, que la adversidad no podía enfrentársele, Ribas se consumía en el sueño de tener una Patria Libre, no era fantasía, la soberana y la independencia.

¿Porque lo digo? Porque Ribas el General, el elegido para defender la Victoria, porque era intrépido, osado, atrevido, "vencedor de la naturaleza hostil por medio de su presteza militar", ya lo había demostrado en las batallas de San José de Cúcuta, Niquitao, Los Horcones, del cual Bolívar se cercioró que en condiciones desigualdad numérica el general Ribas se acrecentaban, no le importaba el tamaño de su enemigo, su bravura y audacia era suficiente, así fue como venció en estas batallas, Bolívar señaló que frente a Ribas, "La Adversidad no puede nada".

Fue esa mañana del 12 de febrero cuando Morales tomó por sorpresa en ataque a los republicanos, en la Victoria, ciudad profanada, sitiada la ciudad, enfrentados los unos a los otros, en el frondoso valle de Aragua, presenciando el holocausto de la juventud, muchos quedaron sembrados regando con sus sangre la tierra, otros sobrevivieron para contárselo a sus descendientes y a las generaciones futuras, fue un escenario de guerra, reñidas luchas, el fuego liberaba la muerte, muchos quedaron aquí los restos heroicos de sus sepulcros, en la Plaza asediada y acosada por un enemigo superior en fuerzas que arrojaba sobre los patriotas el fuego de la muerte.

Por eso Bolívar conocedor del General Ribas le dio la orden de fortificar la Victoria, defender la Plaza, resistir hasta con la vida, porque sabía que no había fuerza alguna, ni contrariedad que avasallara al General Ribas, nombrar a Ribas era citar el triunfo, al "Invicto", ya los realistas le temían su presencia, Bolívar lo llamó "El vencedor de los Tiranos".

Asi fue el General Ribas animando cientos de jóvenes y estudiantes logró la victoria, arengó en esa batalla, a sus soldados, "…defenderéis del furor de los tiranos, la vida de vuestros hijos, el honor de vuestras esposas, el suelo Patrio. Mostradle vuestras omnipotencia…No podéis optar entre vencer o morir, es necesario vencer". La batalla de la Victoria duró un día, caída la tarde del 12 de febrero, agotados los patriotas, pero muy en alta la moral, atrincherados resistiendo a un enemigo poderoso en fuerzas, cumplida la orden de Bolívar de resistir, el general Ribas divisó una nube de polvo del camino, aparecía otro héroe de la independencia campos Elías, el vencedor de la batalla de Mosquetero y también Montilla, abriéndose paso entre los realistas, produjeron un impacto entre los sitiadores, los acosadores, derrotados huyeron y Ribas obtuvo el triunfo en la Victoria.

Ayer 13 de febrero, fue firmada en Valencia, la Proclama del Libertador, ella decía: "Soldados, vosotros en quienes el amor a la Patria es superior a vuestros sentimientos…ha podido inspirar el heroísmo en vuestras almas…soy el instrumento de vuestra providencia para vengar la virtud sobre la tierra, dar libertad a vuestros hermanos y anonadar…el mas perverso de vuestro tirano. El general Ribas sobre el que la adversidad no puede nada,…será hoy titulado el vencedor de los tiranos en la Victoria".

Cumplida la misión del General Ribas, la defensa de la Victoria, la Municipalidad el 18 de febrero quiso hacerle un reconocimiento, construirle una estatua en memoria de la jornada del 12 de febrero, allí expresó. "……En Venezuela no hay otro que merezca esa recompensa que el General Libertador…teniendo yo por bastante recompensa el recuerdo y demostración que se ha hecho a mi Patria. …Yo suplico encarecidamente…que todo el premio que debía asignárseme recaiga en beneficio de tantas viudas y huérfanos que justamente merecen el recuerdo de la Patria….Los mármoles y bronces, no pueden jamás satisfacer el alma de un Republicano, y si, la gratitud y recuerdo conque hoy me veo distinguido por los hijos de la ciudad más digna de ser libre"…."La Patria exige de mi aún mayores servicios y yo añadiendo a mi deber, la gratitud para con este pueblo…no envainaré la espada…". Pido a todos y todas, un viva colectivo, que retumbe este escenario, que llegue a los sepulcros del reposo de nuestros súper héroes, de la Patria: ¡Viva el General Ribas, Viva el General Bolívar, viva La Patria, viva Venezuela, Viva la Victoria! No podemos optar entre vencer o morir, necesarios es vencer!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 522 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: