No vi ningún selfie tras el telón de la grosera opulencia que derramó el Humboldt en Caracas

Mucho más allá de los relatos que recorrieron las redes sobre la “megarumba[i]” que se escenificó en el referido hotel, valga dejar constancia del “bello contraste” que nos ofreció esta pequeña parte de la nueva casta de personificaciones privilegiadas a todas las familias de Caracas.  No solo se apropian de recursos que son propiedad de todos  los venezolanos sino que además no los muestran como si no estuvieran cometiendo ningún pecado, es decir, los que vivimos en el Valle de Caracas “somos los pecadores” porque no hemos sido tocados, como ellos, por la "Divina Providencia".

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2731 veces.



Juan García Viloria

Co-fundador de Aporrea y miembro de la Plataforma Ciudadana por la Defensa de la Constitución Bolivariana

 viloria8@gmail.com      @trabajovs

Visite el perfil de Juan García Viloria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: