Reflexionando en Navidad

El padre de la patria, el libertador Simón Bolívar reconoció el mayor título alcanzado, fue el de ciudadano y para mí es el de ser venezolano, poeta y miliciano pues bendito son los que he conocido en mi vida ya sea en forma silenciosa o vivaz y alegre, pues conocieron mis triunfos, mis tristezas y mis alegrías, ayudándome a vencer los fantasmas y a resucitar mi alma y con ello la de todo un pueblo maravilloso y bendito, eres pueblo bolivariano, latinoamericano vencedor que te revelas al yugo opresor del imperio, que como el fantasma de misterTrump, quiere seguir exfoliando nuestras riquezas y esclavizar a nuestro pueblo, aún así como hermanos de clase unidos hablando el mismo idioma de la resistencia venceremos el imperiales.

Pues benditos son los pueblos que luchan por ser independientes, y su único fin es construir una paz verdadera, pero están claros que con la desigualdad sembrada por el imperialismo, no abra paz. benditos sean los pueblos que tocan los corazones que respetan y aman profundamente sus principios y valores, están claros que un mundo mejor es posible, la Navidad es la efervescencia de la solidaridad, el amor, el perdón, es la unión familiar, es seguir construyendo en el camino del niño Jesús nacinte, en cada uno de los corazones nobles de los pueblos, es el camino del redentor del mundo que está en el vientre de nuestros hogares revolucionarios los principios y los valores en el núcleo familiar, donde aceptamos nuestros errores y multiplicamos nuestras virtudes.

Benditos son los hombres y mujeres que como Nicolás Maduro protegen e iluminan al pueblo que se niegan a ser esclavos o colonia de ningún imperio, pues entienden que aunque haya oscuridad y suenen tambores de guerra, mañana saldrá el sol maravilloso y habrá luz y claridad como hoy 25 de diciembre en dónde nos reunimos en familia, compartimos el pan, el hervido, la sopa, el mondongo o la carne en vara ,la hallaca, el pernil y comidas típicas de nuestro pueblo pues dónde comen unos, comen todos. Vencimos ayer, vencemos hoy y venceremos mañana, pues el pueblo está lleno de esperanzas está claro, que un nuevo mundo es posible si es más justo, si es socialista y países como la República Bolivariana de Venezuela lo demostramos con ejemplo de dignidad de constancia de lucha, de batalla y de victoria. Feliz Navidad hermanos de lucha y de clase.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1899 veces.



Levi Medina


Visite el perfil de Levi Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Levi Medina

Levi Medina

Más artículos de este autor