Artillería de la Investigación

La doctrina de Cristo, de Bolívar y de Chávez II

Para el Consejo Nacional Bolivariano Derechos Humanos (CONABDH), el Derecho es un instrumento que constituye un Sistema de Normas reguladoras de las relaciones sociales, mediante la cual el sistema se expresa como una unidad de normas distribuidas en instituciones y ramas independientemente de acuerdo con el objeto y el método especifico de su regulación jurídica. Cada rama es un factor subestructural sobre la base del círculo de relaciones sociales que cada uno de ellas regula, que desde el punto de vista etimológico, La palabra derecho deriva de la voz latina "DIRECTUM", que significa "lo que está conforme a la regla, a la ley, a la norma", o como expresa Villorio Toranzo, "lo que no se desvía ni a un lado ni otro." Por lo que, el derecho es el orden normativo e institucional de la conducta humana en sociedad inspirada en postulados de justicia, cuya base son las relaciones sociales existentes que determinan su contenido y carácter.

En otras palabras, es el conjunto de normas que regulan la convivencia social y permiten resolver los conflictos interpersonales. De manera, que la palabra Doctrina es identificada (desde con la palabra latina doctrina), definida como el conjunto coherente de enseñanzas o instrucciones. Pueden estar basadas en un sistema de creencias sobre una rama de conocimiento, campo de estudio o ciencia concreta. En ese sentido, pero con mayor precisión podemos decir que:

Nuestro SEÑOR JESUCRISTO, viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos. Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Bienaventurados los misericordiosos, porque ello alcanzarán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ello verán a Dios. Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijo de Dios. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, metiendo”. (Según el libro de San Mateo, capítulo 5, versos desde el 1 hasta el verso 11).

Mientras nuestro libertador SIMÓN BOLÍVAR, decía: “La educación popular debe ser el cuidado primogénito del amor paternal del Congreso. Moral y Luces son los polos de una República; Moral y Luces son nuestras primeras necesidades”. Ese discurso introduce un elemento determinante y es que Bolívar atrapado por sus condiciones históricas urge por la necesidad de fundir en un solo cuerpo a todos los hombres y su espíritu para formar la nacionalidad, condición indispensable y objetivo primero de la nación y de la independencia. Siendo afirmativo, pero contundente que: “Para la formación de la república es necesario una conciencia nacional que conduzca al bien común y al límite de la fuerzas contrarias a su desarrollo”. En su recapitulación manifiesta: “No olvidando jamás de la excelencia de un gobierno no consiste en su teoría, en su forma, ni en su mecanismo, sino en ser apropiado a la naturaleza y el carácter de la nación para quien se instituye”.

Y por consiguiente, nuestro difunto Cmdte. En Jefe Supremo Hugo Rafael Chávez Frías, manifestaba que: “La Revolución en primer lugar, la revolución espiritual, una revolución que pulverice el egoísmo, una revolución mundial en lo ético, en lo moral y en lo espiritual. Que coloque al ser humano, como decía Cristo como el Alfa y el Omega, como el comienzo y el fin, el humanismo revolucionario, el humanismo social. Una revolución que pulverice el individualismo, las ambiciones, las perversiones del capitalismo”…

Tanto nuestro SEÑOR JESUCRISTO, SIMÓN BOLÍVAR y Hugo Rafael Chávez Frías, concentraron todo sus esfuerzos en el impulso de los cambios de transformación actuales, proporcionando la certeza y seguridad necesarias que sienten las bases para lograr un Sistema Político y un Sistema de Justicia en el que se hagan efectivos los principios fundamentales consagrados en la Constitución: Ser un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia que, mediante su ordenamiento jurídico y su actuación, garantice a sus ciudadanos la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y, en general, la preeminencia de los Derechos Humanos, la ética y el pluralismo político”, (Artículo 2 CRBV). Lo que significa es que la Moral y la Ética Pública y la conducta Moral Administrativa son y es la Ruta sincera del verdadero Revolucionario Socialista. El comandante Chávez se plateo un gran desafío para la Revolución Bolivariana, dictando algunas orientaciones estratégica que permitieron a los funcionarios de la administración del Poder Público Nacional, Regional y Municipales, así, como del Sistema de Justicia dar respuesta mediante los instrumentos de evaluación y control social de las tres (3R): Revisión, Rectificación, Reimpulso, Reunificación, Repolitización y Repolarización.

De allí que es importante recordar ese 12 del mes de febrero del año 1999, cuando Chávez asume la presidencia de la República, con una propuesta estructural de Gobierno mediante la cual el punto clave no era otro que la transformación de toda la infraestructura de dominación política, económica, territorial y social envejecida por la inmoral, los múltiples vicios, clientelismos político y de corrupción que existía en nuestra sociedad. Dicha propuesta del Gobierno, era lanza una Revolución pacífica. Que se tradujera con el mismo modelo de la vieja República en cuanto a los mecanismos instituidos por la democracia burguesa y que al mismo tiempo permita un mayor grado de justicia social y de Bienaventurasa posible del pueblo, que fue un planteamiento inédito en nuestra historia de las transformaciones Revolucionarias. El propósito central de alcanzar los objetivos y metas y posterior al acto de toma de posesión, se convocó a una Asamblea Constituyente con la finalidad de construir una Constitución Bolivariana que sirviera de base original Jurídica, como herramienta determinante para las transformaciones realizadas hasta el presente y que por supuesto requería del acompañamiento de la participación protagónica del pueblo, de la gente seria, responsable, valiente, leal, llena de valores y disciplinadas. Sin embargo, la primogénita Constitución fue aprobada justamente el 15 de diciembre de 1999. Dentro las transformaciones estaban y están los mayores niveles de participación del pueblo, de los ciudadanos y ciudadanas, la aprobación de la Asamblea Nacional como Poder Legislativo Nacional, se cambia el nombre del país, se le da mayores facultades al Poder Ejecutivo, aprobación de reforma Constitucional en la que se reconoce la capacidad de iniciativa legislativa del pueblo, mayor y más amplio reconocimiento a los Derechos Humanos de los ciudadanos, como por ejemplo los derechos indígenas que por primera vez en la historia republicana; instrumentación de cuatro (4) tipos de referendo, dentro de ello el revocatorio para todos los cargos electivos, incluyendo al Presidente de la República; se reafirma el derecho del país a la propiedad intransferible y a la soberanía en concreto todo los recursos naturales de la nación y, finalmente se introduce dos nuevos poderes, el Electoral y el Ciudadano. En cuanto al Poder Ciudadano es ejercido por el Poder Moral Republicano estructurado por el Defensor del Pueblo, el Fiscal General de la República y el Contralor General de la República. En lo continuo el Poder Electoral ejercido por el Consejo Nacional Electoral como órgano Rector, y como organismo subordinado a este, la Junta Electoral Nacional y la Comisión de Participación política y Financiamiento.

En definitiva, nuestra doctrina no es otra, que la de: “La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador”. (Artículo 1 constitucional). Esa concepción política de Bolívar, destaco que:..”Un gobierno republicano ha sido, es, y debe ser el de Venezuela; sus bases debe ser la soberanía del pueblo”…. Cmdte. Hugo Rafael Chávez, fundamento sus palabras manifestando que: “Para salvar al mundo es necesario que hagamos la agenda de trabajo estratégica y cualesquiera sean las vertientes revolucionarias que nos impulsen ideológicamente, lo que une esas ideologías diversas es la causa del ser humano, es la causa social, es la causa del socialismo, el capitalismo ha fracaso. ¡Viva pues el socialismo!

En pies de lucha con y por la Revolución de Cristo y de la Patria de Bolívar, en contacto apreciados (a) lectores por conabdh@gmail.com. Y @conabdh


Esta nota ha sido leída aproximadamente 545 veces.



Julio César Del Valle

Analista e Investigador, Especialista, Escritor y consecuente Defensor de los Derechos Humanos, y Pdte. Consejo Nacional Bolivariano Derechos Humanos.

 conabdh@gmail.com      @conabdh

Visite el perfil de Julio César Del Valle para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a284905.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO