Una nevada cayó en Maracaibo y la nieve congeló al Zulia

En horas de la tarde venezolana, se registró una fuerte nevada en el centro de la ciudad de Maracaibo, capital del estado Zulia, con ráfagas de viento que superaron los 150 kilómetros por hora, con capas de nieve acumulada que alcanzaron los 40 centímetros de espesor, y con una helada temperatura que promedió los 35 grados bajo cero, durante el comienzo del mediodía zuliano.

La tormenta de nieve en Maracaibo afectó a gran parte de la población. Los habitantes zulianos sufrieron el frío embate de la Naturaleza, con una terrible nevada que dejó intransitable las principales calles maracaiberas, debido al espeso hielo que cubrió los barrios y las urbanizaciones del estado Zulia, y que ocasionó retrasos en los vuelos aeronáuticos, fallas en el suministro de energía eléctrica, suspensión de las clases en las casas de estudio, cierre de los centros comerciales, y hasta el vandalismo en supermercados y tiendas de comestibles.

Hasta la fecha, en la ciudad de Maracaibo se contabilizaron 19 personas fallecidas por hipotermia, siendo ancianos y vagabundos las víctimas más afectadas, por la tormenta de nieve que azotó a la capital zuliana, y que también tiene en vilo a los residentes de Cabimas, Santa Rita y Lagunillas.

La alerta roja decretada en Maracaibo por la emergencia sanitaria, se extendió a tres millones de zulianos que se siguen enfermando, por la falta de abrigos térmicos para contrarrestar el frío, por la falta de chimeneas en sus hogares, y por la falta de sistemas de calefacción en las viviendas.

Según los actuales reportes de los meteorólogos, la ola de frío causada por la nevada en el occidente venezolano, se extenderá durante toda la madrugada en la entidad zuliana, y el nerviosismo sigue aumentando en el seno de la colectividad.

La tormenta de nieve congeló las toneladas de basura que se vierten en el Lago de Maracaibo.

La Basílica de la Chinita quedó embrujada por el hielo babilónico.

La Plaza de Toros no pudo descongelarse para matar a más indefensos angelitos.

La cervecería Regional no pudo descongelar el alcohol, para emborrachar a los animales del amanecer gaitero.

Y en la popular avenida La Limpia se produjeron accidentes automovilísticos, debido a que la densa capa de nieve cubrió el manto asfáltico, y perturbó el tráfico vehicular de norte a sur y de este a oeste.

Cuerpos de bomberos zulianos, grupos de protección civil y organismos gubernamentales, han solicitado el apoyo altruista de los compatriotas zulianos, para acelerar el barrido de las capas de nieve y despejar las calles intransitables, pero lamentablemente, los ciudadanos zulianos no quieren ayudar a su prójimo, y exigen recibir una buena tajada de dinero en sus bolsillos, como forma de pago para cumplir con la gran tarea solidaria.

Desde el punto de vista holístico, el gran problema de los Seres Humanos radica en la falta de conciencia ambiental, para vislumbrar problemáticas ecológicas que aunque aparentan llegar sin aviso y por sorpresa, realmente son la consecuencia de un sistemático foco de contaminación en las grandes ciudades, ocasionado por la mano opresiva y opresora del Hombre, quien perjudica el bienestar del entorno biofísico circundante, y puede menoscabar la salud de los recursos naturales presentes en sus geografías, por medio de actividades industriales que capitalizan la muerte de un pulmón vegetal, de una costa azulada, y de la fauna silvestre.

Mientras se abusa del Medio Ambiente con la quema de combustibles fósiles, con el exagerado consumo de la saturada energía eléctrica, con los desechos sólidos mundanos que contaminan el agua dulce de los lagos, con los plaguicidas que envenenan los nidos de las casi extintas águilas, y con las motosierras que deforestan a la Sierra de Perijá, se va intensificando un perpetuo clima de destrucción ambiental, que puede convertir lo negro del petróleo en saliva blanca, y que puede convertir lo blanco de la saliva en más negruzco petróleo.

La Naturaleza es impredecible, pero sabia. El Hombre es predecible, pero errante.

Lo que usted puede considerar imposible de creer, una mentira de Pinocho y una equivocación de Cervantes, fácilmente puede transmutarse en una verdad absoluta, en una realidad de Esdras y en una certeza de Nehemías, sobre todo, cuando pensamos que el cielo siempre ha sido azul, porque yo lo veo azul, cuando pensamos que el sol siempre ha sido amarillo, porque yo lo veo amarillo, y cuando pensamos que la sangre siempre ha sido roja, porque yo la veo roja.

"¡Qué molleja mi hermano, qué verga te fumaste!"

Fueron las palabras textuales del taxista maracaibero, quien mientras me llevaba del aeropuerto al hotel, no podía creer que en Maracaibo cayera una monumental nevada, y pensaba que yo estaba drogado por afirmar tal disparate.

No es necesario drogarse para visualizar el futuro, tan solo hay que ser vegetariano y adoptar a un gato, para visualizar el futuro de la Humanidad.

Todos los lectores que no pueden imaginar una nevada, en una ciudad tan calurosa, tan sofocante y tan soleada como Maracaibo, donde se han registrado los 50 grados de sensación térmica en sus infernales calles, pues son las mismas mediocres y sudadas personas, que contribuyen al incremento de problemáticas ambientales mundiales, como por ejemplo, el Cambio Climático, el Calentamiento Global y el Efecto Invernadero.

La violencia ambiental que marca el rumbo del siglo XXI, sigue mermando el bonito olor a gloria del alba, debido a la ignorancia y a la pasividad de muchísimas personas, que no quieren cambiar la tradicional indiferencia que tanto destruye el Medio Ambiente, y que siempre culpan a la Madre Tierra por las furiosas calamidades, que castigan de sol a sol a nuestro rocoso planeta.

Nadie puede creer que donde hoy yace la más erecta montaña andina, ayer yació un arrecife coralino con una isla de sal, y nadie puede creer que donde hoy yace un arrecife coralino con una isla de sal, mañana yacerá la más erecta montaña andina.

El periodista termina siendo el loco drogadicto, y el taxista termina siendo el hombre más cuerdo del Mundo, pero quizás necesitamos ver un poquito más allá del espejo retrovisor, para abrir los ojos y proteger el destino de niños inocentes.

Niños que necesitan ver y reconocer la nieve en las calles de Maracaibo, para que no terminen siendo el asqueroso trasero donde se posa el taxista.

Terremotos, huracanes, maremotos, tornados, inundaciones, incendios forestales, aludes, sequías, erupciones, armamentos, pandemias, hambruna, apocalipsis.

Quisiera saber si realmente sabes dónde estás parado. Realmente sabes cuál es la historia que hay debajo de tus pies. Realmente sabes quién descubrió América.

La ineficacia mental del ciudadano común y corriente, bloquea la capacidad de comprender la ecología, vista como la interacción del trinomio Hombre-Medio-Sociedad.

Por tal motivo, la nevada que ayer congeló a la ciudad de Maracaibo, es un chiste sucio que despierta risas a carcajadas, pero entumece la reflexión del cántaro.

Si realmente cayera una terrible nevada sobre la ciudad de Maracaibo, pues los zulianos verán como el perro Nevado será sepultado vivo por tanto hielo seco, pero no tendrán la oportuna capacidad de respuesta para salvar la vida del revolucionario perro, ya que entre el asombro y el temor por el apocalíptico panorama ambiental, rezarán a una virgen que se quedó congelada y silenciada por tanto frío, y rezarán a un santo cachón que murió por mal de páramo.

No somos espíritus negativos, no somos profetas del desastre, no somos los villanos de la película.

Nosotros somos almas benignas del Universo, y exigimos un poquito de conciencia ambiental, para que en los colegios zulianos públicos y privados, se despierte el activismo social de los muchachos dentro de sus comunidades, ya que es preocupante observar la apatía ecológica de los bachilleres zulianos, quienes abandonan las aulas de clases con la misma mediocridad intelectual de sus padres, y aunque aprendieron a vaticinar el mejor triple de la lotería, no aprendieron a vaticinar la peor nieve venezolana.

Necesitamos una valerosa juventud zuliana, sin miedo de recibir la más mortífera descarga de electricidad, que pueda producir el mortífero Relámpago del Catatumbo, porque cuando somos valientes para defender los tesoros naturales de la Pachamama, no hay rayo ni centella que nos detenga en una lucha conservacionista, que necesita un mayor compromiso de los venezolanos.

Taxistas, periodistas, drogadictos, ingenieros, psicópatas, médicos, cirujanos, albañiles, malandros, abogados, beisbolistas, maestros, políticos, buhoneros, peluqueros, prostitutas, sacerdotes, chismosos, vagos, brujos y evangélicos.

Todos pero absolutamente todos, necesitamos vivir en una ciudad limpia, donde se practique la eficiencia energética, se ahorre el agua potable, se reforesten los espacios de sana recreación, se ejercite la cultura del reciclaje, se viabilice el uso de las energías renovables, y se fomente la sustentabilidad del Medio Ambiente.

En términos ecológicos, Maracaibo es una de las ciudades más contaminantes y menos sustentable de América Latina, siendo el Zulia un estado de Venezuela empobrecido por tanta desidia ambiental, y aparentemente, sentenciado a padecer graves problemas ambientales dentro de su asfixiante territorio.

Todo el día los maracuchos endiosan a los dólares, al reguetón, a los plátanos, al vallenato, al pedorreo y a los cepillados, pero jamás se detienen a meditar en la santa luz del Ecosocialismo, para que ilumine el camino de su analfabeta grey.

Cuando el Ser Humano desarrolla la visión capitalista, que se retribuye con el individualismo y con el egoísmo, se establece un desequilibrio ecológico que no puede subsanarse a corto plazo, porque las manos derechas no quieren trabajar con las manos izquierdas, y porque las manos izquierdas no quieren trabajar con las manos derechas, generando una crisis ambiental ambidextra que se recrudece a diario, y cuya brama de polución arrastra a justos por pecadores.

El artículo que hoy comparto con la comunidad lectora, fue escrito en el mes de noviembre del año 2019, y para nadie es un secreto que el estado Zulia, lleva más de 10 años resistiendo los maquiavélicos apagones eléctricos, que han hecho que los zulianos vivan en una constante situación de angustia y zozobra, por las tantísimas horas que pasan acorralados en una totalitaria oscuridad.

La gente zuliana con plata en los bolsillos, compra las mejores plantas generadoras de electricidad, para combatir la arrechera por el continuo racionamiento eléctrico.

Mientras que la gente zuliana sin plata en los bolsillos, roba las mejores plantas generadoras de electricidad, para combatir la arrechera por el continuo racionamiento eléctrico.

Las miles de máquinas generadoras de electricidad que se encienden en el estado Zulia, generan un permanente foco de contaminación del aire y de contaminación acústica, por tanto endiablado ruido y por tanta endiablada gasolina, que viene disparando los índices de ansiedad, depresión, paranoia, bipolaridad y esquizofrenia, tanto en los zulianos con plata como en los zulianos sin plata.

Con tanta irresponsabilidad ambiental en las calles zulianas, yo me pregunto cuán cerca estamos de contemplar una fuerte nevada en Maracaibo, y el saber que nadie comprende la razón de la pregunta, porque nadie comprende la razón de la respuesta, es el gran iceberg de tropiezo entre los ángeles y los demonios.

No se trata de eyacular el sábado por capricho, se trata de romper el hielo del ecocidio.

Desde mi cibermedio Ekologia.com.ve espero de corazón, que el día que caiga una nevada en las calles de Maracaibo, no sea un castigo de la Madre Naturaleza por tanta perversión ambiental, pues por el contrario, espero que sea un regalo maternal de Gaia para felicitar a un pueblo zuliano, que respetó los legendarios recursos naturales y que mereció ver en primera fila, una hermosa escena que muchos creyeron imposible de ver en la vida.

Más temprano que tarde, ese día llegará con sonido de trompeta, porque su segunda venida será luz de justicia, y porque nadie podrá evitar el juicio final.

Ojalá que la noticia sobre la nevada en el estado Zulia, sea un título color rosa de los periódicos, y que no sea otra página del interminable obituario.

Antes de despedirme, quiero compartir una canción que escribí y produje recientemente, la cual lleva por título "Dios Aquí Conmigo", siendo un tema musical realmente cristiano, dedicado a los verdaderos devotos de Jesucristo en Venezuela, que se sienten tristes por el éxodo de sus seres queridos.

Si desea escuchar mi canción, visite los siguientes hipervínculos:

https://www.youtube.com/watch?v=xUqhzcplAyw

https://www.facebook.com/diosaquiconmigo

http://hechoecologico.weebly.com/canciondiosaquiconmigo.html

Cuando nos aferramos con pasión a la cruz del amor, no hay tormenta que pueda alejarnos del cielo eternal.

Cada prueba de la vida es una oportunidad de crecimiento espiritual, para abandonar el materialismo y convivir en santa paz.

Gracias por leer el artículo, y nos reencontraremos en una próxima cita reflexiva.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 29321 veces.



Carlos Ruperto Fermín

Licenciado en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Egresado de la Universidad del Zulia en Venezuela.

 carlosfermin123@hotmail.com

Visite el perfil de Carlos Ruperto Fermín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Ruperto Fermín

Carlos Ruperto Fermín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a284374.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO