Guaidó y Maduro: ¿Tras bastidores buscando soluciones a la crisis?

"Cuando atrasamos la cosecha, los frutos se pudren, pero cuando atrasamos los problemas, no paran de crecer."

Paulo Coelho.

Presuntamente la diplomacia secreta fuera de las fronteras patrias busca soluciones a la grave crisis socioeconómica y política del país donde el fuego se aviva cada día, y así evitar un enfrentamiento de consecuencias impredecibles.

A 4 meses del auto proclamación de Juan Guaidó, y los sucesos del 30A nos hacía pensar que debido a la crispación que arropa el ambiente, no se iban a lograr los cambios y acuerdos que tanto desea la mayoría de los venezolanos. Pero la realidad con el anuncio de la reunión en Noruega entre gobierno y oposición, ha activado nuevamente la diplomacia secreta tras bastidores, y la esperanza a una solución del conflicto.

Se manejan tres escenarios o hipótesis en esta negociación: la opción Guaidó respaldada por USA, los militares institucionales, y seguidores de Chávez, pero contrarios a Maduro, y a la Habana, o la continuación de Maduro con el apoyo de la Habana así explote el país. Así que los próximos días serán de máxima alerta, y muy tensos, que intentará desaparecer esta pesadilla de Venezuela

Se observan lobys, reuniones privadas, movimientos diplomáticos de alto perfil, el diálogo, y la negociación en puertas para evitar lo impensable: Una intervención militar in extremis, por la delicada situación sociopolítica que vive el país

Se habla de Jorge Rodríguez, y Héctor Rodríguez en un viaje a Oslo la capital de Noruega, ante el ofrecimiento de ese gobierno, de actuar como facilitador para un eventual acercamiento.

Por la oposición, asisten Gerardo Blyde, Fernando Martínez, y Stalin González. La oposición no ha hecho precisiones sobre este encuentro. Las negociaciones apuntan hacia una salida electoral a la crisis política en el corto plazo.

El daltonismo es un defecto visual consistente en confundir los colores. Hay distintos tipos y grados, el más frecuente es confundir el rojo y el verde.

La clase política venezolana sufre una especie de virosis con este tipo de daltonismo político, que se podría calificar como: daltonismo transitions. Desde el 2014, cuando Venezuela empezó a caer vertiginosamente en el barranco de esta crisis los ‘revolucionarios’ hoy en el poder siguen aferrados a unos imaginarios utopías rojas estalinistas emanadas de la Habana. Donde los brotes verdes, azules y blancas, que emanan de la oposición desde donde las califican como peligrosas líneas rojas comunistas cubanas.

Se tornó el poder del rojo-rojito, y aquellos que solo veían datos rojos, ahora empiezan a ver un horizonte en Oslo, muy esperanzador y plagado de un fulgurante verdor, y azul blanquecino. A todo esto, aquellos que en otros tiempos veían brotar el rojo por doquier, aun dudan de que sean meras ilusiones por la presencia del psiquiatra, donde todo se siga pintando de unas inquietantes minutas muy rojas. Lo peor de todo esto es que como consecuencia de este daltonismo selectivo y foto cromática, es que el ciudadano de a pie se ha contagiado de esta práctica tramposa con una extraña mutación de lo bueno hacia lo malo, pues hoy la mayoría de los venezolanos ante este desastre, todo lo ven en tres colores: marrón, morado y negro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1084 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a278759.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO