La mujer a través de la historia una "justicia social"

La Biblia nos da muchos ejemplos de mujeres, incluyendo a las justas y a las impías, las que eran fuertes y las que eran débiles. Por medio de estos ejemplos podemos aprender lecciones acerca del papel que Dios tenía en mente para la mujer que con tanto amor había creado.

Si vamos al principio, en Génesis 2:18, vemos que Eva fue creada después de Adán, como una "ayuda idónea", una "ayudante semejante" a Adán. ¿Qué significa esto? ¿Era ella sólo una ocurrencia de último momento?

Después de crear a Adán, Dios le dio la tarea de ponerles nombres a todos los animales, parece claro según el versículo 20 que esto era con el fin de mostrarle Adán que ninguno de ellos era "apropiado o comparable" con él. Para mostrarle Adán lo especial que era la mujer, Dios la creó de una parte de él, de su costilla, indicando que el esposo y la esposa son realmente una sola carne a los ojos de Dios.

Luego leemos: "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Génesis 2:24). Juntos están completos y forman un todo.

Ya ahí se dejaba ver lo importante que sería la mujer, (la hembra) para el varón y para la sociedad en general.

En la actualidad en el mundo se celebra el Día Internacional de la Mujer, siendo institucionalizado por decisión de las Naciones Unidas en 1975,​conmemorando la lucha de la mujer por su participación, en pie de equidad de oportunidades muchas veces menores ante las del varón, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.

La primera celebración del Día Internacional de la Mujer se realizó el 19 de marzo de 1911 en Europa, específicamente en los países de Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, y su conmemoración se ha venido extendiendo, desde entonces, a otros países y continentes.

Ejemplo de lucha ocurrió en nuestro territorio, en un comienzo la mujer actuó silenciosamente en colectivo, dentro de las comunidades indígenas; sin embargo, su participación resultaba indispensable, ella procreaba, pero además trabajaba duramente. En los pueblos cazadores, recolectores y pescadores las mujeres ayudaban en la recolección de productos vegetales, mientras los hombres se dedicaban a la caza, a la pesca y a la guerra; una de ella fue la Cacica Isabel, indígena importante quien fue jefa de los indios guaiqueríes de la isla de Margarita y madre de Francisco Fajardo, uno de los primeros mestizos que figura en la Historia de Venezuela.

Durante la guerra de independencia que duro aproximadamente 11 años (1810-1821), y que se desarrolló en casi todo el espacio territorial de la república, puso a prueba el temple de la mujer venezolana, muchas de ellas, en sus hogares, en la prisión o el exilio recibieron la noticia de la muerte de sus seres más queridos. Todas sufrieron las consecuencias de la guerra y algunas participaron activamente, al lado de los hombres, en la lucha, se podría nombrar algunos nombres entre ellas: Luisa Cáceres de Arismendi heroína ejemplar, Concepción Mariño margariteña ejemplar, Eulalia Sánchez de Chamberlain (Eulalia Buroz) nacida en barlovento, Josefa Camejo heroína de las tierras de falcón, Juana Ramírez heroína llanera conocida como Juana la "avanzadora" y muchas otras más que a través del tiempo su participación en la historia ha sido muy significante.

El rol de la mujer desde el comienzo de la humanidad ha sido de gran trascendencia, porque ella es la que tiene el Don de procrear, es decir, gracias a la mujer la especie humana tiene asegurada su perpetuidad; porque es indispensable la presencia de la mujer en la formación de la familia, que es la célula fundamental de la sociedad y porque la mujer a través de la historia de la humanidad ha sido el gran soporte del hombre en el trabajo de edificación de las sociedades modernas y civilizadas. Pero, la participación más importante de la mujer siempre ha sido actuando colectivamente en la familia, en la comunidad y en la sociedad. Ella ha tenido que luchar contra las limitaciones que le ha impuesto su propio compañero de vida: el hombre y contra las normas sociales que le ha impuesto la familia, la sociedad y las creencias religiosas. Hasta el siglo XIX, el gran protagonista era el hombre, porque a la mujer le estaban vedadas muchas cosas y se le negaban muchos derechos.

A lo largo de la historia y, en la gran mayoría de las culturas, las mujeres han sido sometidas por estructuras patriarcales que le han negado los derechos humanos fundamentales. Las leyes y los sistemas tradicionales, antecedentes de los modernos, mantenían a la mujer en estado de sumisión y dependencias, todavía conseguimos sociedades que vulneran derechos fundamentales de la mujer.

En Venezuela el rol de la mujer y el ejercicio pleno de sus derechos humanos ha evolucionado positivamente y en la actualidad compite con el hombre en el desempeño de la mayor parte de las actividades de la vida cotidiana; siempre sin olvidar su responsabilidad natural de madre, mujer y elemento principal de la familia. La vemos actuando en el campo de las ciencias, de la economía, de la educación, de la cultura, de la política, etc.

El hombre y la mujer, por muchas razones, constituyen una pareja inseparable, por eso los observamos actuando conjuntamente en la vida cotidiana, sin embargo, la mayoría de las veces en la vida pública el hombre es el gran protagonista, pero siempre tiene al lado a una mujer participando silenciosamente, como esposa, como amiga, como compañera de trabajo y como compañera de ideales. "A TODAS ELLAS FELICITACIONES POR ESE GRAN IMPULSO".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 388 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a277338.htmlCd0NV CAC = Y co = US