Muerte en la autopista

Si bien es cierto hemos defendido hasta donde hemos podido la legitimidad del gobierno del presidente Nicolás Maduro, también es deber nuestro formular las críticas necesarias, en este caso, constructivas, que permitan mejorar, por ejemplo, la seguridad de todos los venezolanos.

Aclaramos que no somos eruditos en esta materia, sin embargo la lógica y nuestra experiencia como reportero de sucesos, que ejercimos por varios años en Yaracuy, nos permiten vislumbrar el camino correcto para enfrentar el accionar de los grupos delincuenciales, que tanto daño le vienen haciendo a las familias y al venezolano común.

Hoy en esta nueva entrega nos toca hablar sobre el fatídico accidente de tránsito, ocurrido el pasado jueves 6 de los corrientes, previamente planificado por delincuentes comunes, en horas de la madrugada, en la autopista Centroccidental "Cimarrón Andresote", en donde perdieron la vida, lamentablemente, los peloteros del equipo "Cardenales de Lara", Luis Valbuena y José Castillo.

Este triste episodio, que se repite una vez más en las carreteras de nuestro país y enluta a honorables hogares venezolanos, raya ya en la intolerancia, debido a que el gobierno ha venido fallando continuamente para enfrentar, de manera eficaz y contundente, a la delincuencia.

Reconocemos si, en el caso del gobierno de Yaracuy, que preside el gobernador Julio León, la pronta repuesta que dieron los Cuerpos de Seguridad de esta entidad para dar con la identidad y posterior captura de cuatro delincuentes que están sindicados, supuestamente, de provocar, el luctuoso hecho, así como otros tantos robos en el sector "La Negrita", en donde perdieran la vida los afamados jugadores.

Sin embargo estimamos que la falta de prevención y los planes para contener a tanto "bicho malo" vienen fallando, pues la idea es evitar que estos desadaptados sociales no puedan actuar para cometer sus fechorías, como claramente lo vienen haciendo de manera impune.

Ya antes, recordamos con tristeza, como perdió la vida también, entre Puerto Cabello y Valencia, la afamada ex reina de belleza, Mónica Spear, junto a su esposo, en un hecho donde delincuentes le dispararon a ambos y sin compasión para robarlos.

En esa ocasión los malhechores para obligar a sus víctimas a detener la marcha de su vehículo colocaron en la autopista los afamados "miguelitos", que hicieron que el automovil de la también actriz le estallaran sus neumáticos.

Pero en un sector de la autopista también en Yaracuy, en el municipio Veroes, recordamos otro hecho que cobró la vida, esta vez, de un ex comisario del Cicpc, que apenas comenzaba a disfrutar de su jubilación, ese día, en que fue brutalmente asesinado de varios disparos, cuando se dirigía desde Mérida hasta la ciudad capital.

Otros hechos consecutivos y casi a diario han venido ocurriendo entre el peaje de "La raya" y Morón, en donde las víctimas, por lo general, son despojadas de sus pertenencias, por grupos armados que operan y colocan obstáculos en esa importante arteria vial.

¿Qué está fallando….qué está pasando?. Sin duda algo no marcha bien. Los afamados "Cuadrantes de Paz" no están arrojando los resultados esperados, bien porque la gente se exime por temor a denunciar y en otros casos porque simplemente no se indaga, o no se investiga.

En el caso de Yaracuy, repetimos, el gobierno de León Heredia viene enfrentando la delincuencia, pero más se tardan los cuerpos policiales en cumplir con las detenciones de los malhechores, que los tribunales actúen rápidamente para ponerlos en libertad.

Sabemos de hecho que muchas de las actas incriminatorias, en algunos casos, no se levantan con las debidas normas que implican una buena actuación policial, pero al mismo tiempo los expedientes instruidos desde la fiscalía tampoco cumplen con el rigor, en situación similar, de estar bien sustanciados, como debería ser.

Quizás estos errores influyen de manera determinante para que los jueces que actúan apegados a la ley y al debido proceso, se vean en la necesidad de declarar la libertad del procesado, pero hay otros que solo esperan por el "cuánto hay para eso", para burlar la justicia.

Ante semejante situación, no queda de otra que el gobierno comience con firmeza, sin que le "tiemble el pulso", a revisar las actuaciones de los fiscales y de muchos jueces, porque de continuar esta situación el pueblo tendrá que salir a la calle a tomar justicia por sus propias manos, y esto sería grave.

Las actuaciones de las afamadas UBCH que dirige el partido Psuv, sin duda han venido siendo exitosas a la hora de captar los votos. Conocen al "dedillo" todo aquel que respalda el proceso revolucionario, pero al mismo tiempo a quienes lo adversan, de allí que siempre están prestos a ganar las batallas electorales.

Si esto es así, pues bien las UBCH, que están y operan en todas partes, deberían sumarse a la lucha para enfrentar a la delincuencia. Perfectamente pudieran identificar a los delincuentes en cada barrio, en cada urbanización, para que luego los cuerpos policiales procedan a su captura.

En lo personal hemos sido víctimas de la delincuencia que no deja que los productores operen en el campo.

Uno de estos delincuentes que nos sometió y nos mantuvo secuestrado en una granja, con apoyo de otros cuatro fuertemente armados y encapuchados, fue detenido por actuar similarmente en contra de una vecina, pero solo duró detenido dos meses y unos tantos días.

No más al verse en libertad, este delincuente, lo primero que hizo al regresar a su hogar fue darle una paliza a su progenitora, y golpear también a una hermana, mientras el padre se hace de la vista gorda.

¿Merece este degenerado estar en libertad?, preguntamos. Tendrán los vecinos del sector, igual que todos los productores que han sido víctimas de sus fechorías, tener que seguir soportándolo?. No cabe duda que algo habrá que hacer.

La muerte de los dos peloteros, en definitiva, nos debe llamar a la reflexión. Es necesario que el gobierno aplique, sin compasión, lo que previamente planificó e identificó con el nombre de Operación para la Liberación del Pueblo (OLP), que luego se le adicionó, para hacerla más benévola o compasiva, una frase relacionada con los derechos humanos.

El hecho que el país esté pasando por una crisis que nunca antes los venezolanos de esta generación la habíamos vivido, eso no le da derecho a ningún mortal de este país transgredir la ley, en perjuicio de otros, con la excusa que tiene necesidad de resolver a medias sus problemas.

Es hora que las generaciones bien encausadas o bien formadas de la nación se les garantice el derecho de gozar una vida plena, sin amenazas y sin restricciones, que le puedan cercenar su futuro.

Es tiempo también para la producción, pero al mismo tiempo al campesino, al agricultor, al ganadero, al comerciante, y al vecino, hay que garantizarle su seguridad y la de sus bienes, sin que se vea perjudicado todo lo que pueda producir, pues de lo contrario vamos camino a la anarquía, mientras el país irremediablemente lo veremos desapareciendo poco a poco.

*Periodista

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1974 veces.



Italo Urdaneta

Periodista, historiador y profesor universitario

 italourdaneta@gmail.com

Visite el perfil de Italo Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Italo Urdaneta

Italo Urdaneta

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a272858.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO