Alí Rodríguez y Francisco Pividal

Tuve la suerte de conocer al camarada Alí Rodríguez Araque, primero por referencias de dos de sus compañeros guerrilleros que aún viven en la Sierra de Falcón, luego por intercambios de mensajes de textos, después por conversaciones telefónicas y finalmente por un encuentro personal.

Todo comenzó cuando en diciembre de 2.012 iniciamos la etapa investigativa que concluyó en septiembre de 2.013 con la publicación del libro "De Cabure a la Azulita, Tras la Huella de la Guerrilla de los Años de Mil Novecientos Sesenta".

En esa oportunidad entrevistamos en el caserío Murucusa del Municipio Petit del Estado Falcón, al compatriota Armando Barrientos, popularmente conocido como "Angelito" por el seudónimo que utilizó cuando se incorporó a la guerrilla con apenas 15 años de edad, aventura subversiva que compartió plenamente con Ali Rodríguez, con quien mantuvo permanente comunicación hasta el momento de la muerte del Comandante Fausto, el pasado 19-11-2.018.

Me consta de esa muy cercana amistad. Cuando el Presidente Chávez autorizó por decreto el pago de las pensiones del Seguro Social, para los que no tenían completamente canceladas las cotizaciones, "angelito" fue uno de los primeros en obtener este beneficio, gracias a la gestión personal que le hizo el propio Ali Rodríguez.

En esos mismos días de diciembre de 2012, igualmente conocimos en el sector La Vega del Municipio Sucre, también del Estado Falcón, al camarada Ferbón Lugo, quien utilizando el seudónimo de "Delio", siendo muy adolecente, formó parte del grupo de 4 personas que acompañó a Rodríguez Araque durante sus desplazamientos como Jefe Guerrillero en la Sierra falconiana. "Angelito" y "Delio", recordaron al líder rebelde con gran afecto y grata recordación.

El libro de "Cabure a la Azulita", se presentó en la Capital del Municipio Petit el domingo 13 de abril del 2.014. El día anterior, Ali Rodríguez me llamó para excusarse por no poder estar presente en el acto, pero que había comisionado al Comandante Magoya para asistiera por él. En esta actividad nos acompañó el Lic. Rene Mesa, representante diplomático de la Embajada de Cuba para los Estados Falcón, Lara, Yaracuy y Zulia.

El viernes 1 de Agosto de 2.014 a las 10 am., en la Torre Este de PDVSA-La Campiña, me reuní en compañía de Edward Ysea con Alí Rodríguez, días antes de asumir las funciones de Embajador de Venezuela en Cuba. El motivo de la reunión fue para tratar de programar con la debida antelación, el centenario del natalicio del historiador Francisco Pividal, primer Embajador designado por la revolución Cubana.

En esa ocasión, cuando le entregue un ejemplar del Texto de "Cabure a la Azulita", lo primero que de sus labios salieron, fueron palabras para preguntar qué sabia de la vida de "Angelito" y Ferbon Lugo. Sobre el planteamiento de no dejar pasar por alto la figura centenaria de Pividal, estuvo totalmente de acuerdo Rodríguez Araque en conmemorar con diversos eventos, este muy significativo onomástico.

Curiosamente en la fecha de esta reunión, durante mi estadía en Caracas, compartí una habitación en el Hotel "El Conde", con el camarada Roberto Chinea, Jefe del grupo de cubanos que participaban en la Misión "Guacaipuro". Al compañero Chinea le comenté que en este mismo recinto capitalino, bajo el auspicio y con el impulso del Dr. Pividal, se firmó el domingo 20 de junio de 1.958, el llamado Pacto de Caracas, mediante el cual la FEU, Organización Autentica, Directorio Revolucionario y el Movimiento 26 de Julio, se comprometían a unificar esfuerzos contra el dictador Batista, proclamando al Dr. Manuel Urrutia Lleo como Presidente de la República de Cuba en Armas.

Según nos comunicó Ali, él conoció personalmente al Dr. Pividal, a quien le reconoció meritos como consecuente intelectual y revolucionario. Ambos por las trayectorias académicas, políticas y diplomáticas, serán recordados siempre por sus conductas apegadas fervientemente al bien común, al desempeño transparente y honestidad a toda prueba en las funciones públicas que les toco asumir. Pividal fue el Primer Embajador designado por la revolución cubana en Venezuela y Ali Rodríguez murió siendo Embajador de Venezuela en Cuba. Que el ejemplo de estos dos hombres, nos sirvan de guía para seguir luchando por la patria grande que soñaron Bolívar, Martí, Fidel y Chávez, y ahora en la misma senda Miguel Díaz- Canel y Nicolás Maduro.

*Abogado memorialista.

alirioalmao@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 702 veces.



Alirio Almao

Abogado Memorialista.

 alirioalmao@hotmail.com      @AlirioAlmao

Visite el perfil de Alirio Almao para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: