La mueca y facha de Judas...

Una Ciber-Crónica donde El Tal Cucho Berbín se mete en camisa de once varas judeo-cristianas.

A Paulo Coelho "le sonó la flauta" en materia novelística. Descubrió una forma de hacer novelas, un patrón narrativo que a la gente le gustó y de allá aquí, bestseller tras bestseller. El Bestseller -libro de ventas masivas-, es el libro que uno compraba en el supermercado (y no en El Templo Intelectual de La Librería) y metía en el carrito junto con los cereales Kellogs de los chamos, el cartón de Leche Carabobo, la Perrarina de Fluffy, La Gatarina de Jenny ... etcétera.

Todo bestseller que se respete no aguanta re-lecturas. Es literatura desechable, prescindible y para lectores poco exigentes. Y se lee en cuatro o más sentadas poceteriles. Vas desocupando porquería, abajo, por el esfínter anal -¡Jejeje!- ... y te vas te vas metiendo porquería literaria, arriba, en la mente, sesera, cacúmen o totora. El Bestseller: debe colocarse al lado del papel toilette, es su puesto más merecido.

Pues, por estos días me tocó vivir, ¡forzadamente!, unos días donde mi hermana. Coññño, drama mayúsculo:¡La compu de ellos dañada: ergo, cero Internet! Me veo obligado a jurungar Una Muy Pequeña y Esperrujida Biblioteca. Tienen pocos libros porque el vicio insaciable de la lectura lo tengo solo yo. Y me consigo una novela de Pablo Cohelo. "El Diablo y La Señorita No-Sé-Que-Carajo". "A falta de pan, buenas son tortas". La novela trata de un sujeto siniestro que llega a un pueblo perdido en la geografía, villorio habitado por puros pobres diablos aburridos y güelefritos arrastrados que admiran desmedidamente a los citadinos. Su misión (la del sujetazo siniestro y raroso) es demostrar que "La Maldad es Inherente a La Condición Humana". ¡No joda: echa caldo y miga arepa! A decir verdad, la novela no es del todo malucaza: dosifica el suspenso; aplica el milenario y muy efectivo recurso de Sherezada, La Jeva que le cuenta historias al Sultán en Las Mil y Una Noche.

Pero Pablo -¡también!- le mete a las parrafadas filosofadas, que va "entreverando" en la trama. Hay una historia de cuando Leonardo Da Vinci estaba pintando, por encargo, "La Última Cena". Se consiguió un joven bonitico, cuasi-rubio, delicado de maneras, full afeminamiento y -¡Juaaaooo!- pintó a Jesús. Con los otros ONCE Apóstoles no tuvo miramientos: alquiló unos gáifaros vagos en el mercado y los pintó.

Faltaba Judas Iscariote, El Máximo Traidor de La Antología, El tipo de Las Treinta Monedas, Fundador de La Muy Noble Estirpe de todos Los Bachaqueros Agallúos, Lambucios y Locheros. El Modelo de Judas, debía tener cara de mala-conducta, de bicharraco irredimible, capaz de vender a la mamá, a la abuela y a su madrina: ¡Tres por el precio de una, Señor Mercader! ¡Puede llevárselas, arrastrarlas por las greñas, azotarlas si protestan y esclavizarla y todo lo que quiera: eso sí, con disimulo y decoro!

En pos de El Modelo para Judas, Leonardo Da Vinci visitó mazmorras lúgubres, entrevistó condenados a la horca, el garrote vil o la hoguera de los herejes lenguarachos, los burdeles más abjectos y fétidos. Pero nanay-nanay. La culminación de la obra hubo de esperar seis años. Un día unos jaletis de El Papa se aparecieron arrastrando a un individuo en harapos, greñudo, fétido de alcohol, de sobacos melenudos, pestilentes ¡también!; chupado, desdentado, de sienes hundidas por el hambre, con el rostro poblado de rajaduras sanguinolentas y cicatrices sin curar. Explico este guiñapo humano que había recibido "coñazo parejo", empellones, desalojos, arañazos de mujeres pérfidas, patadas, desprecios mil. Pero también había ripostado y ... jodido a unos cuantos.

Leonardo se acercó pasmado. Quería un tipejo con cara de malo-malo. Pero este bicharengo como que se pasaba de maraca. Tentado por la curiosidad, le levantó la barbilla. Le contempló bien-bien, detenidamente el rostro. Y adivina-adivinador: era el mismo e idéntico joven que, seis años antes, le había servido para pintar ... ¡A Jesús de Nazareth, El Dulce Redentor!

La moraleja o moralina se la ahorro a mis ciber-lectores, dado que todos son muy inteligentes.

En La Política Venezolana no ha habido traiciones de verdad-verdad. De fuste y tronío. Así, Rosendo se le "volteó" a Chávez, en pleno Golpe Bufo de El Enanito Correlón Aquel. Después Nitu Pérez Osuna, que de él se burlaba ("Rosendo El Horrendo"; ¿Usan mantequilla para atapuzarte en el tanque de guerra de Los Desfiles?). Nitu, que entre otras anécdotas edificantes en su programa dominical de Globovisión, hablaba de "Vasito de Agua", La Diminuta Esposita de Rosendo. Así llamada, "Vasito de Agua" porque, según Nitu, a nadie se le negaba. Invitó a Rosendo a su programa (después de "la volteada") y por poco lo besa. Y ni siquiera le preguntó por la salud de "Vasito de Agua". Entre que entrepiernas andaba bailoteando. Porque nobleza obliga, Nitu ... ¿O no?.

El Tori-Pollo panga-panga de "la cual aceptó" tampoco tiene madera de traidor histórico. Por mucho que puje. Meses después, Chávez le ofreció La Embajada de Portugal, "la cual aceptó", prontamente. Ni güebeta que fuera. Peas voladoras de buenos vinos, finísimos condumios. Feliz como una lombris. Le creció panza porqueril de sinvergüenza.

Pancho Arias Cárdenas le salió a Chávez con aquello de que "tenía las manos manchados de sangre" y los comerciales de la campaña con la gallina. Inútilmente trataba de demostrar que a Chávez le faltaban güebas. Después fue a llorarle a Miraflores ("Mírame las manos, hermano: estoy pelando tanta bola que estoy sembrando limones"). Abrazo. Chávez lo premió con La Gobernación de El Zulia. Pancho, que es gocho, tomó un curso violento e intensivo de lenguaje maracucho. Nasalidad pronunciada, curvas entonacionales sui generis y -¡sopratutto!- la polisemia del terminacho verrrg***. Y se fue directo a El Saladillo: ¡Verrrgación: Mirá Pancho, cojé estos patacones, estos güebos chimbos y estas mandooocas!¡Pa'que vos probéis arrrgo verrrgataaario!

Chocolate Dulcito pretendió ponerse comiquita con Los Caimacanes de La MUD. ¿Motivo? Con un mohín lechugino-petrimetre, espetó: -"Yo no voy para allá mientras esté ese hombre ahí". Se refería a Nido de Paloma. Lo prensaron y le tocó sentarse justito al lado de Nido de Paloma. FOTOS. Y, después, Nido de Paloma, que YA tenía preparado "dejar el pelero" en La MUD le cantó a Chocolate Dulcito aquello de: "devuélveme mis peroles/devuélme mis corotos/ devuélveme aquella FOTO/ donde salimos los dos" (...)

Y Chocolate Dulcito llamó a Briquet, Su Alto Pana y le pidió La Flautita de Personaje de Hammelín. Y se fueron de lo más felices a La Mansión de Chocolate Dulcito, a jartarse media ponchera de "zaruápas" fritas. Chocolate Dulcito iba soplando melódicamente su flautita y Los Ratoncitos (mismos que cobran el gran billullo y no van a Europa a denunciar "El Neo-Totalitarismo", Doctor Vivas Santana), Los Ratoncitos, ya dije, iban bailando merengue rucaniao revuelto con danza apache,tras Chocolate Dulcito y Briquet.

Los Cohetes Quema'os de La MUD ("Topochito" Velásquez, El Tigre Fernández, Aveledo El Enchinchorrado, El Niche Claudio) no pueden traicionar a nadie porque, para empezar, no tienen gente ninguna. ¿Y Con qué futriaco se sienta La Cucaracha, jah?

María Corina-me-quiere-gobernar no puede traicionar a nadie. Menos que menos. Para traicionar hay que compartir causa, ser pana, camarada o amigo de alguien. Y Maria Corina-me-quiere-gobernar-y-

yo-le-sigo-le-sigo-la-corriente anda por ahí realenga y no le para bolas a nadie.

¡Y HASTA AQUÍ NOS TRAJO EL RÍO, CIBERLECTORES!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 581 veces.



Cruz Berbín Salazar


Visite el perfil de Cruz Berbín Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a270963.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO