A 28 Años de su fallecimiento

Luis Hómez: gigante zuliano con dimensión latinoamericana

Conocí a Luis Hómez a comienzo de 1.974, recién finalizadas las elecciones Presidenciales del 73. Fue en el desarrollo de una pequeña reunión en algún lugar de Maracaibo convocada para analizar los resultados electorales de aquellos comicios y la forma como debíamos insertarnos en la lucha política y social de aquel momento. El transcurso del tiempo tan temerario con la memoria, me impide ubicar con exactitud el sitio de aquel memorable encuentro.

Desde esa fecha hasta el día de su muerte (28-08-1.990), fuimos grandes amigos, camaradería que con el correr de los años terminó convirtiéndose en hermandad. Y cuando hablo de hermandad, no es retórica. Al nacer mi única hija Aliana en 1.981, Luis nos llevó donde su padrino el Dr. Máximo Arteaga Pérez, eminente médico pediatra zuliano, quien se encargó de practicarle todas sus vacunas y controles de salud de su infantil edad. Arteaga Pérez, nunca nos cobró por sus consultas médicas.

Por su enorme popularidad, honradez y valentía, fue bautizado como el "defensor del Zulia", alcanzando como unos de sus grandes méritos, reivindicar la ética como componente indispensable en el accionar político y haber quebrado la hegemonía de AD y Copey en la década de los 80 del siglo pasado.

Proveniente de una familia de cómoda posición económica, su vida transcurrió dentro de una gran sencillez y enorme austeridad, enemigo acérrimo del consumismo derrochador. No por casualidad su residencia se identifica con el singular nombre de "La Chivera", por su habitual costumbre de recuperar muebles y otros bienes que sus familiares desincorporaban.

Desprendido totalmente de los valores materiales de la vida, siendo diputado a la Asamblea Legislativa, con frecuencia se quedaba sin dinero al donárselo a gente pobre para medicinas y otras necesidades, de cuyos gestos solidarios fui testigo de excepción.

Perdí la cuenta de las veces que le dimos la vuelta al Zulia en giras organizativas del MAS, en ocasiones en su camioneta "Alfonsina" o en mi carrito Dodge Dart 77. En una oportunidad encontrándonos en Santa Bárbara del Zulia, debió regresar apresuradamente por avión a Maracaibo, al adelantarse prematuramente el nacimiento de su segundo hijo, Juan Carlos Hómez.

Cuando enfermó Luis y ya bastante afectado en sus condiciones físicas, antes de ir a los E.E.U.U., para exámenes médicos, fue con Lucrecia a nuestra casa para llevarle un regalo a Aliana con motivo de su cumpleaños, el 6 de diciembre de 1.989, tres días después de los primeros comicios regionales para elegir gobernadores de Estado, cuyo triunfo le fue arrebatado fraudulentamente. Inolvidables sus palabras balbuceantes de aquella noche.

He sostenido reiteradamente que de no haber fallecido tan tempranamente, Luis una vez elegido Gobernador, como en efecto lo fue, poseía todas las cualidades y potencialidades para llegar a la Presidencia de la República. Tenía ascendencia y lo respetaba el liderazgo emergente de su tiempo: Carlos Tablante, Orlando Fernández, Walter Márquez, Armando Salazar, Andrés Velásquez entre otros.

Igualmente era respetado y logró simpatías en el mundo militar y representantes de la Iglesia católica y protestantes. Su carisma era definitivamente extraordinariamente desbordante. Con un líder de estas características dentro de sus filas, el MAS no se hubiese tirado la "parada" que efectuó, apoyando la candidatura de Rafael Caldera.

Escribir sobre la trayectoria de este ejemplarizante personaje, es un compromiso bastante exigente por sus múltiples facetas particulares: políglota, músico, escritor, profesor universitario, amante del béisbol y de la gaita, excelente jugador del ajedrez y del domino.

Consiente de tamaña envergadura, he terminado un libro titulado "Luis Hómez, Gigante Zuliano con Dimensión Latinoamericana", donde narro los episodios más importantes desarrollados durante su gestión pública como parlamentario regional entre los años 1.984 y 1.989, en cuya tarea lo acompañé como su asistente personal.

En dicha publicación también hago un estudio comparativo del perfil académico, trayectoria política y anécdotas del malogrado dirigente socialista zuliano, con líderes latinoamericanos de la talla de. Jorge Eliecer Gaitán, Salvador Allende, José "Pepe" Mujica y Rafael Correa, resultando asombroso las similitudes del desempeño que estos tienen, con el comportamiento vertical y tenaz de Hómez..

Este esfuerzo editorial tiene por finalidad reivindicar la memoria de quien demostró que se puede transitar con éxito el camino de la lucha política desde una posición profundamente ética y de austeridad, sin manipulaciones de la conciencia colectiva, cuyo ejemplo debe tomarse como norma de conducta para quienes aspiran dirigir los destinos de la patria, y lo que es más importante, ganarse el cariño y el reconocimiento de su pueblo.

Quien tuvo la suerte de compartir sus ideales, sus luchas con sus triunfos y adversidades, en ocasión de cumplirse cabalísticamente este martes 28-8-18, 28 años de su desaparición física, estima que cumplidas las formalidades de tiempo que exige la ley, es hora de comenzar el proceso de su traslado al Panteón Regional del Estado Zulia, como genuino reconocimiento al hijo que sentó cátedra de decencia en su comportamiento como hombre público y que resultó electo como el Primer Gobernador de esta entidad federal, arrebatada fraudulentamente esta voluntad popular, mediante la célebre figura de "acta mata voto"

Abogado Memorialista.alirioalmao@hotmail.com.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1512 veces.



Alirio Almao

Abogado Memorialista.

 alirioalmao@hotmail.com      @AlirioAlmao

Visite el perfil de Alirio Almao para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: