La pena de Rafael Ramírez

No me gusta reprochar o dirigirme de manera directa a los articulista de Aporrea, sino mas bien confrontar sus escritos. De igual manera, no soy el más indicado para defender a este gobierno, porque he sido crítico hasta el hastío de su escalofriante desempeño, sobre todo en materia de ineficiencia y de la maldita corrupción, como causas primarias, que dan como resultado las consecuencias que están ahí a la vista de todos. Pero en el caso de Rafael Ramírez, voy hacer una deshonrosa excepción porque el representa y encarna gran parte de las causas de esta cruel situación que sufrimos como venezolano.

Dan lástima tus largas y descaradas elucubraciones para desentenderte de las consecuencias de tu aciaga gerencia del otrora imperio petrolero que pertenecía al soberano pueblo de Venezuela y que tú manejabas a tu antojo como cualquier innoble Zar. Familias enteras allegadas a tu entorno y cuestionadas públicamente por el presidente Chávez se enriquecieron de manera brutal con nuestra industria petrolera y ahora tratas de confundir a la gente queriendo ligar tu infausta administración con la presidencia nacional del Comandante Chávez. Es decir, ¿tu infortunado proceder de burócrata, es culpa de aquel que depositó toda su confianza en ti? Y si ese es el punto de vista de tu último escrito; “Hombre en llamas” hasta razón tendrás (https://www.aporrea.org/energia/a264287.html). Pero, aquí no se habla de Chávez, se habla de la poderosa PDVSA y su omnipotente presidencia desde donde se inicio el derrumbe de ese poderío energético y sobre todo, económico en el país.

Ramírez, hablas del “desmantelamiento del que ha sido objeto y su consecuente colapso en la producción de petróleo” cuando esa vaina la iniciaste tu, porque cuando tuvimos un ingente ingreso de ese enorme rédito petrolero, no hubo reinversión para nuevas refinerías ni adecuación de las viejas para actualizar tecnológicamente su capacidad operativa y productiva, ni de que hablar de la distribución y comercialización debida. Si eso hubiese sido así, estuviéramos boyantes porque tendríamos inmensos volúmenes de gasolina y gas y no importaría que el hijo de puta imperio norteamericano nos bloqueara. Pero en lo único en que se invirtió con celeridad y eficiencia fue en adquirir las enormes flotas de vehículos que hoy están en ruinas o desaparecieron o en el mantenimiento y compra de aeronaves para uso personal o la gran cantidad de agasajos y boletos en primera clase o de los contratos para obras inconclusas, o los buques para transporte de crudo que ya eran chatarra, o las tuberías y válvulas para transportar los fluido y gases de los hidrocarburos que estaban deterioradas y ni que hablar de aquellos famosos taladros y barcazas “made in Venezuela” que nunca se dieron y que nada esto tu "te dabas cuenta". Son miles y miles de millones de dólares que se esfumaron, que se quemaron como se quema el gas en los “mechurrios” de las cuencas petrolíferas y no en las cocinas de los hogares venezolanos. Y sigues manipulando al decir “que ha estigmatizado como "corruptos" a nuestros trabajadores”, cuando en verdad los corruptos de la industria petrolera ya tienen nombre ¿No crees Rafael Ramírez?

Yo también estoy de acuerdo contigo en que en el país se “debe abrir una discusión acerca de qué pasó en PDVSA” pero, con tu presencia, porque estas reconociendo tu papel en la conversa política y la responsabilidad que tienes en explicarle al pueblo venezolano tu actuar y consecuencias del mismo y además, que reconoces públicamente que “tengo toda la información de lo que digo debidamente soportada, respaldada en documentos: puntos de cuenta, decisiones, instrucciones, por lo que puedo hablar y comentar con bastante autoridad” y que esa información que dices tener a “buen resguardo” se hago pública y no se siga con la manipulación de supuesto, El pueblo decidirá si esa “aparente” e importante información es valedera y servirá para confrontar la crisis o será para escribir una novela o se creará alguna infame leyenda urbana.

De nuevo coincido contigo con el final de tu escrito “Hombre en llamas” porque el gobierno con su actuar díscolo deja libre a una serie de individuos que cometieron crímenes de lesa humanidad y que de manera alegre y permisiva los catalogan como presos políticos, ni siquiera como políticos presos y que seguramente volverán a las andadas con mayor ganas. Pero acuérdate que el general Baduel, del cual pides su libertad, fue enjuiciado durante el gobierno del Comandante Chávez y no fue por cuestiones políticas, sino la sentencia fue por corrupción. Y los corruptos, deben estar presos ¿no crees tu?

Finalmente, Rafael Ramírez, no será fácil para ti deslastrarte de toda estas circunstancias que sufrimos de manera inmisericorde los venezolanos. Tuviste la confianza de Chávez y la de Maduro por mas años que la vida de mi hijo menor y ahora te lavas la mano y te eriges como victima y salvador, de una situación de la cual formaste parte y ¡en que medida compañero! Si tienes algo que aportar, regresa al país y te traes esas buenas nuevas que tienes protegidas en tu blindado archivo y que puedan ayudar a paliar gran parte de esta crisis. Dios y la patria os premiarán…mientras tanto os demandan.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3197 veces.



Carlos Contreras


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Contreras

Carlos Contreras

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a264339.htmlCd0NV CAC = Y co = US