Así es como es

A raíz de estas elecciones presidenciales se ha desatado toda una polémica en el sector de los que nos consideramos pertenecer a la izquierda, ya que de per se, la derecha cantó fraude por adelantado, acompañado por el vocerío mundial de los gobiernos de derecha y algunos como los de Uruguay Ecuador, que diciéndose ser de izquierda actúan en materia política económica como uno más del corro de los países con gobiernos conservadores y serviles a las políticas de Washington.

Por otra parte en el campo de los que en uno u otro grado nos inclinamos por ir a votar a favor o en contra del estatus quo actual representado por Nicolás Maduro, nos encontramos con posiciones como la del guabinoso Henry Falcón, "que a veces aparenta ser chicha y otra limonada", el cual aduciendo ventajismo gubernamental ha desconocido el triunfo de Maduro; o como el predicador Bertucci que también aduce lo mismo pero reconoce el triunfo de Maduro, y el hasta ayer en silencio Reinaldo Quijada, que a mi juicio de manera táctica, acaba de reconocer el triunfo de Maduro, y la pulcritud del CNE. Candidato este último, con propuestas concretas y línea ética política definida, es decir al cual nadie puede catalogar en sus planteamientos como "más de lo mismo".

El otro "espectro político" y valga el doble significado de lo contenido dentro del encomillado anterior, es el sector que apoyando irrestrictamente la gestión gubernamental, intentó llenar el obvio vacio de la participación electoral con loas al bravo pueblo, que "valientemente" se volcó a votar por la "revolución bolivariana". Para este último grupo, solo el bloqueo económico, al cual últimamente ante la imposibilidad de negar la corrupción e ineficacia interna, le agregan "los infiltrados dentro del proceso", como si dichos infiltrados mágicamente entraron a formar parte de la Administración pública o la dirigencia del PSUV, y no como producto de la "conchupancia" complicidad y acomodo de la alta dirigencia "bolivariana", componendas estas muy lejanas de lo que significa una limpia gestión revolucionaria.

Pero volviendo al evento electoral en sí, ¿Qué significa el triunfo de Maduro y cuáles fueron los mecanismos que se activaron para lograrlo?

En primer lugar para ir con lo "positivo" adelante, existe un innegable aunque minoritario voto duro chavista, remanente a la gestión del comandante Chávez, producto de su reconocimiento al sector de la población que siempre estuvo excluido de los beneficios de la renta petrolera, y producto además de los beneficios a su vez obtenidos por este sector del gobierno chavista. Salvando todo tipo de distancias, algo así, como lo fue en su momento el voto a la reelección de Carlos Andrés Pérez, con el sueño popular de volver a la "Venezuela Saudita", producto del derroche de los dineros públicos en su primer gobierno, con las nefastas consecuencias posteriores para el país, y para la población en general, cuyo colofón terminó en este segundo periodo con el llamado "Caracazo". Si remontamos la historia en algunos años antes, nos encontramos con el fenómeno contrario: la aclamación a Pérez Jiménez por el pueblo llano, que incluso lo llevó al Senado de la República en un intento frustro (por los partidos del estatus de la época), de que volviera al poder, con la consigna de: "Pérez Jiménez perdónanos no sabíamos lo que hacíamos", en alusión a la participación popular en su derrocamiento.

Luego nos encontramos con el ventajismo y la coacción gubernamental. En el primer caso: el uso de los dineros públicos en las diarias y permanentes en el tiempo, de las alocuciones presidenciales por los canales del Estado, con abundantes cadenas televisivas y radioeléctricas, a lo cual se suma todos los mecanismos de control a través de los programas sociales, llámese otorgamiento de viviendas, Carnet de la patria, Clap.

Para nadie es un secreto la coacción a muchos de los beneficiarios del Clap con la amenaza de sacarlos de la lista de beneficiados si no iban a votar, además del mecanismo del carnet de la patria como control del voto gubernamental, en los puntos rojos aledaños a los centros de votación, al igual de la amenaza contra la estabilidad laboral de los funcionarios del Estado, condicionada esta a su asistencia a los actos partidistas y gubernamentales, y por supuesto su obligación de ir a votar, con el consiguiente control posterior. A esto se añade entre otros usos ilícitos del poder, el traslado en autobuses propiedad del Estado Venezolano de manifestantes, empleados públicos en su mayoría, a los mítines y eventos del partido de gobierno.

A su vez, mecanismos impuestos por el CNE, como la imposibilidad de poder votar con exclusividad por el candidato a la presidencia de la republica si no se incluía el voto lista a la Asamblea regional, y en el caso de Anzoátegui el voto indígena, lo cual significa un atentado más en contra de la voluntad del elector, ya que algunos candidatos como Reinaldo Quijada no tenían representación a estos organismos en todos los Estados. A todo esto se suma la composición de las mesas electorales con miembros a todas luces afectos al gobierno en casi su totalidad, ya que en mi caso especifico a la par de tratarse de personas nunca vistas en mi sector poblacional, ninguno acudió a respaldar mi reclamo por obligarme a votar por candidatos desconocidos a la Asamblea y al voto indígena, cuando mi deseo era solo votar por el candidato a la presidencia de la República; lo cual, volviendo al tema de a la ausencia en muchas de las mesas electorales de representantes y testigos de los partidos o candidatos no gubernamentales, se puede haber prestado para abultar las cifras de votantes en general y de los votantes a favor de Maduro en particular.

Es bien difícil, para no decir imposible, pensar como ciertas las cifras presentadas por el CNE, cuando a los ojos de la población se notó de manera obvia la ausencia de votantes en los centros electorales, a lo largo y ancho del país.

Una vez efectuado este breve análisis del hecho electoral próximo pasado, queda por abordar de manera general y según mi criterio el panorama socio político y económico del país:

Sobre un plano socio económico de una Venezuela empobrecida con altos niveles de pobreza y de pobreza crítica, y una inflación desatada, sin posibilidad ni voluntad de controlar por parte del gobierno, dado el alto índice de funcionario implicados en toda esta anomalía económica a favor de sus propios intereses particulares, donde el circulante monetario es acaparado por mafias que pululan dentro y fuera del gobierno; donde el ejemplo de la corrupción de los funcionarios públicos es un acicate para la niñez y la juventud, que dado el "éxito" económico de muchos de estos funcionarios, pueden considerar lógico seguir sus pasos para así ellos también enriquecerse (no recuerdo quien me hizo referencia de una encuesta en niños de primaria de escuela pública, que al ser interrogados acerca de que querían ser cuando crecieran, sus respuestas más abundantes fueron: Guardia Nacional, Político, Malandro, o Policía, siendo el enriquecimiento fácil la motivación que los movía para dichas escogencias; espero que esto no sea más que un bulo opositor, pero no descarto el que pueda ser cierto, lo cual sería catastrófico para el futuro de la patria). A lo anterior se suma el cerco económico a nivel mundial, propiciado al inicio por la derecha opositora y ya independiente del control sobre el mismo que esta pueda tener. Para su propio regocijo esa derecha opositora "sembró vientos y cosechó tempestades". El sector más recalcitrante de la misma sueña con una intervención foránea para salir de Maduro, pero no propone nada a cambio, sus planes políticos, que al menos públicamente, no pasan de la consigna: "Maduro vete ya".

Siguiendo en el orden de las ideas con la responsabilidad gubernamental, nos encontramos como después de la limpieza de PDVSA posterior al criminal paro petrolero, los pocos técnicos que lograron salvar a la empresa fueron desplazados progresivamente por burócratas "rojos rojitos", ignorantes hasta el extremo, del manejo de la empresa bandera del país, con las consecuencias que ya conocemos: la destrucción de la mayor fuente de ingresos para la Nación. No existiendo actualmente a mi criterio (así se quiera), posibilidad alguna de recuperarla; pienso terminaremos dándosela en concesión (en el mejor de los casos si se puede llamar esto así), a los Rusos o a los Chinos, espero no se les ocurra dárselas a los camaradas cubanos que dada su ignorancia en el manejo de la producción y comercialización del petróleo, terminarían por hundir el repele de lo que queda de la industria.

Lo más triste de todo es que ya desde los tiempos del comandante Chávez, a este gobierno dado la corrupción y el mal manejo en forma pluridimensional de la cosa pública, le ha tocado la maldición del rey Midas pero al revés, todo lo que toca e interviene termina volviéndolo "mierda".

El desprecio de los gobernantes hacia todo aquel que posee conocimientos científico técnicos, es un contrasentido difícil de entender, la inversión del país en la formación de profesionales ahora es usufructuada por países que no invirtieron ni medio para formarlos: En Alemania a los egresados de las principales universidades nuestras, no le piden para conseguir empleo, ni siquiera revalidar credenciales de estudio, el único requisito que le exigen es aprender alemán. En España nuestros médicos son recibidos con los brazos abiertos. El Perú les ha abierto sus puertas a profesionales y técnicos venezolanos. En Chile la Federación Médica, ha presionado al gobierno para que limite la atención médica privada a los médicos extranjeros (léase médicos venezolanos), dada la calificada competencia que para los médicos chilenos estos representan. Todas las grandes petroleras a nivel mundial aceptan al personal especializado en el área petrolera proveniente de nuestro país; es más, en Arabia Saudita, están contratando también a nuestro personal médico con jugosos contratos renovables.

Al sectario argumento de que todos estos profesionales son "escuálidos" (lo cual es una aberración más, dado que con todas sus innovaciones a favor de la participación popular, nuestra actual Constitución sigue en su base acogida a los principios de la democracia liberal), bien se le puede oponer la tesis de que al inicio de la revolución bolchevique en la URSS, fue profusa la utilización de profesionales y técnicos provenientes del zarismo incluso en el área militar, con su consiguiente vigilancia revolucionaria como debe ser, luego el gobierno revolucionario multiplicó los centros educativos profundizando y elevando los estándares de calidad en los conocimientos, jerarquizando la educación profesional acorde a la capacidad de entendimiento de cada grupo de educandos, es decir no se facilitó puerta abierta al más alto nivel profesional a aquel que no estuviera preparado para ello. Como resultado: aquel inmenso país rural, plagado de analfabetos, en relativo poco tiempo llegó a transformarse en una de las más grandes potencias mundiales.

Pero sin ir más lejos, el éxodo masivo de ecuatorianos durante años antes del gobierno de Correa, fue revertido por este ofreciendo trabajo a estos emigrados, sin parase a pensar si irían o no a votar por él o por su partido durante los procesos electorales.

Volviendo de nuevo al tema de PDVSA, ¿cuál ha debido ser la conducta a seguir posterior a la expulsión de los causantes del paro petrolero? La lógica nos dice que para poder fortificar a esta nuestra mayor fuente de ingresos, había que abrir concursos a nivel de cada una de las áreas de la industria que se necesitara, reservándose la Nación el manejo centralizado de las políticas económicas de la empresa.

La política económica desde la perspectiva del llamado proceso revolucionario bolivariano de Venezuela, fue la del reconocimiento por Chávez del 32 y algo más por ciento de la población, que según datos obtenidos por FUNDACREDESA, constituían para el momento de su llegada al poder el segmento de pobreza y pobreza crítica dentro de los estratos sociales del país. Sin lugar a dudas, el reconocimiento a este sector poblacional era una necesidad insoslayable para cualquier gobierno revolucionario, pero de ahí a propiciar una confrontación con el más o menos 70 por ciento del resto de la población, metiendo a la clase media en saco común con los dueños de los medios de producción (en el caso de nuestro país confundiendo en el mismo saco a la clase media profesional y la de pequeños y medianos comerciantes y productores nacionales, con la alta burguesía importadora y la burguesía financiera), fue y es un desatino que en grado superlativo nos ha llevado a la situación de miseria en la cual el país se encuentra sumergido.

Uno de los errores más relevantes desde el gobierno de Chávez fue el elevar a una serie de burócratas profesionalmente incapaces, y a un fuerte componente de la oficialidad militar, a ocupar cargos para lo cual no estaban preparados, en su gran mayoría revolucionarios de "boquilla", que rápidamente pasaron a constituir con las riquezas obtenidas con los dineros del Estado, el estrato social sabiamente catalogado por el pueblo como la "boliburguesía".

Es francamente obscena las fortunas acumuladas por muchos funcionarios (principalmente militares) quienes o han emigrado del país con su fortuna mal habida, o hacen ostentación de la misma en forma descarada dentro de un país plagado como nunca de miserias.

En resumidas cuentas: Aquí con la "revolución bolivariana" que a mi criterio comenzó con buen pie, no ha existido: ni una revolución educativa, ni una revolución productiva, sus características han degenerado en dos direcciones convergentes: El amarrar el voto de las clases desposeídas a base de prebendas (populismo en su mayor expresión), y en complacer fundamentalmente al estamento militar, promoviéndolo a controlar prácticamente toda la economía del país; no existiendo la posibilidad de desarrollar ninguna actividad tanto comercial como productiva, sin el oneroso pago de la comisión correspondiente; y no hablo del 16 por ciento de comisión que ya existía con la cuarta república, hablo de cifras fabulosas o de la asociación forzada en cualquier negocio, corrupción ésta que abarca desde una buena parte de altos funcionarios, hasta funcionarios de niveles medios, pagándose coima para cualquier tipo de actividad productiva o comercial, incluyendo insólitamente hasta para lo poquísimo que actualmente logramos exportar, lo cual se repite para sacar los productos importados de las aduanas, no existiendo la seguridad de que dichos productos no desaparezcan a manos de grupos distintos, o hasta del mismo grupo a los que se les pagó la comisión correspondiente.

A estos desafueros se une como algo ya tomado por la población como "natural", los abusos de los cuerpos policiales y sobre todo de la Guardia Nacional, pertenecientes a los niveles jerárquicos más bajos, entre los cuales se encuentra el consabido "impuesto" por protección a los comerciantes, contribuyendo así al encarecimiento de los productos básicos de consumo de la población.

En resumen: La desviación de la "revolución bonita" ante el fracaso de sus políticas económicas (plagada de todo tipo de aberraciones), es la de utilizar todos los medios a su alcance para mantenerse en el poder, lo cual podemos resumirlo como la lucha "de boquillas", contra el imperialismo, con la guerra económica como bandera, y la obtención del apoyo de un sector de los estratos pobres de la población a base de programas sociales, los cuales apenas palean precariamente la situación de miseria a la que una buena parte de ellos, se encuentran sometidos.

Para terminar quiero hacer la salvedad de que existen aun dentro del Chavismo algunos revolucionarios de obra y corazón, ajenos al mal manejo de la cosa pública, los cuales aún creen que con el gobierno actual la situación crítica del país pueda revertirse, de los cuales nos separa los que creemos que esta situación con los gobernantes actuales no es reversible.

A pesar de no creer en milagros, espero de todo corazón errar en mis apreciaciones, y que los que creen en un cambio interno dentro de este gobierno tengan razón.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1414 veces.



Arnaldo Cogorno


Visite el perfil de Arnaldo Cogorno para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Arnaldo Cogorno

Arnaldo Cogorno

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a263972.htmlCd0NV CAC = Y co = US