(Basta de la autoflagelación)

De una derrota dolorosa a una victoria heroica

Hace apenas tres años el chavismo tuvo una contundente derrota ante la entonces Mesa de la Ultraderecha (MUD), quien se presentó unida en todo el país y con una campaña de enormes manipulaciones, milmillonaria y con todo el apoyo mediático nacional e internacional, más la ayuda de los sectores económicos apátridas de la nación lograron colocar contra la pared al proceso bolivariano al obtener una clamorosa victoria que ni ellos ni nosotros lo esperábamos. A pesar de la sorpresa, el gobierno de inmediato, sin ponerse a llorar, a rabiar, o a denunciar fraude general, aceptó la derrota y convocó a un diálogo nacional para lograr solventar los problemas que desde el 2013, se tenían en nuestra Patria.

En dichas elecciones la MUD obtuvo 7.726.066 votos, es decir un 56,22 %, mientras que el Gran Polo Patriótico obtuvo 5.622.844 votos con un 40,91% y por supuesto que la oposición dominaba la Asamblea Nacional casi que con las 2/3 partes de su composición. Ya la guerra económica comenzaba a hacer estragos en el pueblo venezolano quien en un gran porcentaje se abstuvo por los candidatos y candidatas del chavismo.

Esa victoria aplastante generó en la derecha unas ansias revanchistas enormes, una prepotencia y una soberbia propias del supremacismo derechista, creyendo que el gobierno estaba caído y que había que darle la estocada final. Vimos a Ramos Allup sacando de manera grosera los cuadros de Chávez y de Bolívar del recinto de la AN, https://www.youtube.com/watch?v=N_DZVcnctlw y luego planteando que en 6 meses sacarían al presidente Maduro de Miraflores.

Debemos tener siempre presente que en ese mismo año 2015, el inmerecido premio Nobel de la paz Barak Obama, publicó el infame Decreto en el que se determinó que la situación en Venezuela constituye "una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos", por lo que declaró "una emergencia nacional para lidiar con esa amenaza". El cual fue renovado en marzo de 2016 y que continúa afianzando actualmente el representante del "Ku Klux Klan" norteamericano Donald Trump con todas las sanciones económicas, financieras y comerciales que ello implica.

Luego fuimos testigos una vez más de la violencia desatada por la oposición, así como el reforzamiento de la guerra multifactorial que se ha generalizado contra el pueblo venezolano y que en anterior artículo describimos de la siguiente manera: "La derecha, ha hecho de todo para derrocar al gobierno bolivariano y sobre todo desde hace 4 años ha intensificado una guerra multifactorial para socavar el apoyo del pueblo hacia el chavismo y quien lo representa en la actualidad en la presidencia de la República Nicolás Maduro. Ha desatado una guerra inclemente contra la moneda venezolana, han acaparado medicinas, alimentos, productos de higiene personal y del hogar, para generar escasez y desabastecimiento y lograr la desesperación, incremento de las necesidades, neurosis social, han usado el mecanismo del contrabando de extracción hacia naciones fronterizas y se han llevado millones de toneladas de productos variados, alimentos y medicinas, se han llevado también los billetes, el dinero venezolano para causar la escasez de efectivo en el mercado venezolano y con todo ello han ocasionado una terrible situación social en la que se han incrementado las enfermedades, la malnutrición, la conflictividad social, el malestar generalizado y hasta la muerte de venezolanos y venezolanas, sin que esto les genere a sus causantes demostrando con ello su indolencia, su impiedad, su insensibilidad social, su desprecio a lo humano. Todo ello justificado a partir de la necesidad de derrocar al gobierno y apoderarse de las riquezas nacionales. Son hechos criminales que no deben quedar impunes y no se debe olvidar". https://www.aporrea.org/actualidad/a262819.html.

Entonces, en medio de la violencia política, del boicot económico y financiero, del acaparamiento bestial de alimentos y medicinas, de las amenazas imperiales y de grupos de naciones aliadas contra nuestra Patria, en Venezuela se han realizado 4 elecciones en 9 meses (las de la Asamblea Nacional Constituyente, de gobernadores, de alcaldes y ahora, las presidenciales y consejos legislativos regionales), obteniendo en cada una de ellas y con grados diferentes de participación y de ámbitos de actuación triunfos sólidos. Sobre todo, es digno de mencionar la heroicidad de nuestro pueblo al concurrir a unas elecciones altamente difíciles, sobre todo por la violencia que se vivía en el 2017 y las de ahora, pos estar en una situación socio-económica realmente comprometida y que amenaza la continuidad de nuestro proceso revolucionario.

Por supuesto que en el juego de los números hay mucho que analizar en el territorio nacional, en el campo del chavismo, en el campo de quienes diciéndose chavistas, se han alejado del gobierno bolivariano (ejemplo, el candidato Quijada a quien se le identifica con "Marea Socialista" obtuvo menos de 40 mil votos) y por supuesto, en el campo de las oposiciones que, como vemos hay allí varias tendencias. Por ejemplo, Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular deberán de nuevo recoger firmas si quieren volver a participar electoralmente. Fueron derrotados Lorenzo Mendoza, Enrique Capriles, Mará Machado, Antonio Ledezma. En el caso de Henry Falcón: En las elecciones regionales de octubre 2017 el chavismo (con la Almiranta Carmen Meléndez obtuvo 444.976 votos (57.65%), frente a los 315.907 votos (40.93%) de Henri Falcón, quien era gobernador del estado. En las elecciones presidenciales el chavismo obtuvo con el presidente Maduro un total de 428.587 votos para un (66,92%), mientras Henri Falcón obtuvo en Lara 160.469 votos (25.5%). Es decir, que ni siquiera en el estado de donde hasta hace poco era gobernador y hacía una campaña multimillonaria basada en publicidad, pintura y adornos, el pueblo le respaldó.

Respecto a la legitimidad del triunfo alcanzado por Maduro, a pesar que no participó el porcentaje al cual estamos acostumbrados los venezolanos en este tipo de eventos presidenciales, sin embargo, en un análisis comparativo tenemos que el siguiente cuadro elaborado por el prof. Freddy Jiménez de la UCLA, Barquisimeto:

ÚLTIMAS ELECCIONES PRESIDENCIALES EN ALGUNOS PAÍSES DE AMÉRICA

 

PAÍS

Ganador

AÑO

CARACTERÍSTICAS

%

PARTICIPACIÓN

% ABSTENCIÓN

% TRIUNFADOR

COLOMBIA

Juan M. Santos

2014

2da Vuelta

48

52

51

       

CHILE

Sebastián Piñera

2017

2da Vuelta

49

51

54

       

PERÚ

Pedro P Kuczynski

2018

2da Vuelta

80

20

50

       

ARGENTINA

Mauricio Macri

2015

2da Vuelta

81

19

51

       

GUATEMALA

Jimmy Morales

2015

2da Vuelta

56

44

65

       

PARAGUAY

Mario Benitez

2018

Única Vuelta

61

39

46

PANAMÁ

Juan C. Valera

2014

Única Vuelta

76

24

39

MÉXICO

Enrique P. Nieto

2012

Única Vuelta

63

37

38

HONDURAS

Juan O. Hernández

2017

Única Vuelta

59

41

43

USA

Donald Trump

Hilary Clinton

2016

Única Vuelta

55

45

46

48

VENEZUELA

Nicolás Maduro

2018

Única Vuelta

48

52

68

Por: Prof. Freddy Jiménez

 

De allí que consideremos que, más allá de la predecible abstención que ocurriría, como realmente ocurrió, la relegitimación del presidente Nicolás Maduro, convierte estas victorias y sobre todo esta última en una victoria heroica, que, como muy bien lo expresa el camarada José Sant Rotz; "Verdad también es que el gobierno debe entender que esta no es una victoria de los jefes del PSUV, ni de los burócratas de pasillo, ni de ciertos patiquines que se dicen de izquierda y que se pavonean con buenos carros y privilegios en las campañas oficiales. No, esta es una victoria del Gran COMANDANTE CHÁVEZ, otra vez, una victoria de los "pela-bolas", de los eternos humillados y muertos de hambre, que fueron muertos de hambre y siguen siéndolo a pesar de que se elevaron un poquito en el peldaño de la larga e histórica lucha social de nuestro pueblo".

Corresponde entonces al Comando Político de la Revolución, al presidente Nicolás Maduro, a los gobernadores y alcaldes, a los jefes ministeriales y de las diversas instituciones y empresas públicas nacionales, cumplirle a este noble pueblo venezolano que elecciones tras elecciones, día tras día arriesga hasta su vida por lograr el sueño de Bolívar y Chávez: una Patria libre, independiente, soberana y plena de justicia y equidad, valga decir, la Sociedad Socialista.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1633 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Cécil Gerardo Pérez

Cécil Gerardo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a263658.htmlCd0NV CAC = Y co = US