El colapso económico y moral de venezolana

"A mí me toca hablar sobre la agonía, la crisis y el colapso de lo que de una manera emblemática se ha llamado el Pacto de Punto Fijo, para referirse al conjunto de acuerdos políticos que dieron lugar a que, en 1958 y en adelante, se instalara en Venezuela una democracia representativa. Hoy en día, por abreviar, digámoslo así, nosotros llamamos a eso la democracia puntofijista. Pero la democracia representativa, que fue lo que se instauró en Venezuela a partir del 23 de enero de 1958, fue el resultado de un conjunto de acuerdos y negociaciones entre diversas fuerzas sociales y políticas. El Pacto de Punto Fijo fue uno de esos acuerdos, el más famoso, en la casa del doctor Rafael Caldera, entre los partidos AD, COPEI y URD. Además de ese Pacto hubo varios acuerdos, algunos de ellos fueron explícitos, otros fueron implícitos, entre lo que podríamos considerar que era el bloque hegemónico del momento y el que hegemonizó el proceso político venezolano" (Margarita López-Maya, 2004, "Crisis del Pacto de Punto Fijo", en: Seminario. ¿De dónde viene nuestra revolución? Movimiento Quinta República. Dirección de Ideología y Formación. Caracas. P. 27-43).

Es indudable el colapso económico y moral de Venezuela hoy. En efecto, al ir a hacer las mínimas compras de víveres en la media mañana de este sábado nos encontramos que los precios de éstos, que ya eran altos, se duplicaron, dígame el jabón y el pollo que ya sobrepasan el millón de bolívares. ¡Qué es esto, Dios mío!

En la cola para pagar se percibe el alto descontento y malestar psicológico que nos aflige, ¿por qué como sociedad somos tan débiles? Igualmente, mientras pergeño estas líneas de reflexión veo La Hojilla, el conocido programa que conduce el actual constituyente Mario Silva en VTV, quien tiene invitado al Comisario Freddy Bernal y éste da cuenta de cómo los delitos se multiplican en la frontera colombo-venezolana, donde se encuentran involucrados diversos funcionarios civiles como registradores públicos, fiscales y algunos miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, lamentablemente; pero eso de la viveza criollo es de vieja data.

El colapso no es sólo en el plano económico sino moral. Todas las instituciones destinadas a la socialización primaria del niño nuestro han fracasado: la familia, la escuela, la iglesia, las diversas entidades públicas, las organizaciones con fines políticos y culturales, no se ha logrado construir una nueva actitud cívica en Venezuela, no hay conciencia.

Los líderes políticos actuales de ambos sectores (gobierno y oposición) tienen en ese sentido graves responsabilidades, ¿tendrán conciencia de ello? Sorprende, además, cómo la Revolución Bolivariana ha sido increíblemente permeada por ese virus de la corrupción, ¿por qué costará tanto a nuestros líderes seleccionar al funcionariado del Estado? ¿Qué no será porque el amiguismo y compadrazgo o, dicho, en otros términos, las relaciones primarias propias de las sociedades tradicionales y pre modernas, dominan en la estructuración de la misma?

La democracia, que es el mejor sistema de gobierno, tiene hoy grandes retos en Venezuela. Sin embargo, el común de los ciudadanos, que recorremos los mercados buscando cómo resistir a esta crisis tan grave que estamos padeciendo en lo económico y social, que hasta andamos pasando hambre literalmente, con un salario que se vapora como el agua ante el Sol intenso; y que a muchos ha quebrado ideológicamente y han pasado a renegar de su antigua querencia por la Revolución Bolivariana y Chavista, sabemos que nada es absoluto: esto también pasará y volviendo a citar como empezamos a la historiadora Margarita López Maya (ob cit), ésta remata su ponencia denunciando que:

"La nueva alianza de factores de poder y de grupos políticos y sociales ofrece a la sociedad venezolana la profundización de la democracia, a través de la formula, ya no representativa, sino de una participativa que quedó consagrada en la Constitución de 1999" (ibídem. P. 43).

Con excepción de contadas experiencias de trabajo comunitario y formación de nueva ciudadanía, la vieja "cultura organizacional" de la democracia representativa sigue predominando y no se diga ya sus vicios, principalmente los de la corrupción y como sostiene Axel Capriles (2011) en una obra de Psicología social cuyo subtítulo ya es toda una proclama, véase sino: "Fantasías de Juan Bimba. Mitos que nos dominan. Estereotipos que nos confunden", falta mucho por hacer. ¿cambiará todo esto después del próximo 20 de mayo?, donde unos presidenciales proponen recetas económicas neoliberales y ser un aliado estratégico del "hermano mayor" de Latinoamérica y el Caribe que es Estados Unidos de Norte América, como sostuvo estos días en la televisora alemana la presentadora del programa "Aquí estoy", ¿tipo Panamá, Puerto Rico, Ecuador, Perú cuya moneda corriente es el dólar o Colombia con sus nueve bases militares?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1611 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a263084.htmlCd0NV CAC = Y co = US