Ministro Elias Jaua: You have got to be kidding, right? (I) (¿Ud esta echando broma?)

"Si el pueblo venezolano no comiera, seguramente los anaqueles estarían llenos"

Elías Jaua

"el lenguaje disfraza el pensamiento"

Wittgenstein (af: 4.002).

I. P si y solo si Q

El valor de verdad de un bicondicional "p si y solo si q" es verdadero cuando ambas proposiciones (p y q) tienen el mismo valor de verdad, es decir, ambas son verdaderas o falsas simultáneamente; de lo contrario, es falso. En efecto camarada Elías; el pueblo (sea lo que sea eso para usted) si "come"; pero come en menor cantidad y calidad que hace algunos años atrás. Usted sabe perfectamente que comer no necesariamente significa alimentarse. El pueblo está quasi-comiendo; pero muchos estamos pasando hambre (y no por gusto) y algunos están bien jodidos (Maduro dixit).Ministro usted es un hombre inteligente, con un corazón bueno (al menos así lo percibo yo); pero ¿Por qué ese empeño r de tapar el Sol con un dedo?

¡Las carencias y necesidades del pueblo (población) son abrumadoras!

Hace un tiempo escribí: "Vivimos un tiempo de mentiras permanentes, que enmascaran la verdad. Algunas personas están tan acostumbradas a la falsedad, que ya no son conscientes cuando son sinceras o hipócritas. Ya no es válido aducir ignorancia en descargo de nuestra irresponsabilidad, puesto que se trataría de una ignorancia dolosa y culpable."

II. Elías y el aforismo 7 del Tractatus

Con todo respeto Camarada Elías: "Sobre lo que no podemos hablar debemos guardar silencio". Esta frase es el último aforismo del Tractatus logico-philosophicus (1921) del filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein (1889-1951). En esta obra Wittgenstein trata de delimitar lo decible y lo indecible. La filosofía, piensa este autor, es fruto de equívocos en el lenguaje. Por ejemplo, el debate sobre Dios que ha ocupado a la filosofía desde sus orígenes parte del error de considerar que Dios es un objeto con propiedades extralingüísticas, si analizamos ese objeto para atribuirle las propiedades que no tiene sentido que posea o no, entramos en contradicciones y equívocos lingüísticos. Por esto, con el Tractatus el lingüista austriaco pretendió haber puesto fin a la filosofía y a su error de base: los equívocos del lenguaje. A partir de entonces, pensó, la filosofía debería dedicarse a "aclarar" el lenguaje y a descubrir los equívocos que han planteado problemas a lo largo de su historia. La frase que comento hoy es la que cierra la obra citada. Con ella Wittgenstein quiso decir que sobre los objetos extralingüísticos como Dios, mundo, libertad… etc. es mejor guardar silencio ya que son inasibles con el lenguaje y teorizar sobre ellos no genera más que equívocos. La propuesta del Tractatus prosperó en el ámbito anglosajón y fue uno de los libros de referencia para la filosofía analítica. El mismo Wittgenstein evolucionó y perfiló su postura, aunque siempre fue fiel a la idea de que hay cosas, probablemente las más importantes, de las que no se debe hablar a riesgo de aumentar la confusión del lenguaje.

«♦»Ministro Jaua, el punto es el siguiente:

  • ¿Ha entrado Usted últimamente en un Abasto Bicentenario?¿Que ha observado?

  • ¿Ha comprado algún producto de primera necesidad?

  • ¿Ha conseguido los productos "regulados" de la cesta básica?

Nota: Ayer el CM del Paraíso, tenía los anaqueles llenos de la llamada comida chatarra (cheese tris, doritos, lay, etc.), refrescos, cornflakes, pero los que componen la cesta básica, brillan por su ausencia, de hecho una forma de saber que no hay componentes de la referida cesta es la ausencia de público comprando, porque cuando hay, las colas son interminables.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2636 veces.



Luis Antonio Azócar Bates

Matemático y filósofo

 medida713@gmail.com

Visite el perfil de Luis Antonio Azócar Bates para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: