Fiebre del oro en Carabobo

Ha estallado la fiebre del oro en el municipio Libertador del estado Carabobo, sector La Lagunita...era un secreto a voces, pero lo cierto es que en cualquier momento de esta época, de tanta penuria para el pueblo venezolano, en los poblados estados del centro del país, centenares de buscadores de oro aparecerían en la cuenca del rio Pao, cuyas aguas cada vez más precarias surten al acueducto regional del centro para suministrar el líquido elemento a 3 millones de personas.

Hubo un operativo militar en la primera semana de febrero de 2018 y fueron detenidas cincuenta personas, entre ellas tres mujeres embarazadas. Presuroso, el gobernador Lacava obtuvo la autorización mediante punto de cuenta para la creación de la Corporación de la minería del oro para el estado Carabobo.

Algunas cuestiones deben aplicar porque se trata nada más y nada menos, que un mineral estratégico, que en este momento está afianzando la nueva criptomoneda venezolana.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ordena los debidos estudios de impacto ambiental para cualquier acción de intervención del medio ambiente y especialmente, cuando se trata de actividades de extracción de oro, las cuales son altamente contaminantes, especialmente si se trata de una cuenca de agua dulce en el centro del país.

Observé la euforia del Gobernador Lacava, en el momento en que el presidente Maduro firmaba el punto de cuenta, autorizando la creación de esa nueva corporación de minería de oro y me pregunto si esa competencia exclusiva del Ejecutivo Nacional fue delegada por decreto ley al estado Carabobo.

Hago votos porque este nuevo frente de actividad extrtivista, no prevista en el vigente Plan de la Patria, surta los mejores efectos al pueblo carabobeño y no se transforme en una quimera del oro más que ha arruinado a pueblos enteros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1729 veces.



Feijoo Colomine


Visite el perfil de Feijoo Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: