Con Cripto-activos el trueque es peer to peer

Las monedas son la unidad para medir el precio de las cosas con la finalidad de facilitar las transacciones comerciales. Fíjense que para el concepto use el verbo medir. Podemos suponer que el precio de una cosa se puede equiparar con el peso del oro, y entonces diríamos que esa cosa vale su peso en oro, aunque esta frase tiene otras connotaciones.

Lo cierto es que las monedas de oro se pesaban, pues su valor no era exactamente el valor que se indicaba en su troquel, una circunstancia impráctica que obligó a usar monedas de otro metal, acero, latón, bronce en lugar de oro, con la finalidad de representar el valor del oro, este cambio tuvo sus detractores, y muchos prefirieron enterrar la botija de oro y registrar su ubicación en un mapa en lugar de resguardarlos en un banco a cambio de monedas de latón o papeles de pagaré y cheques.

Cuando el dinero comenzó a ser materializado como billetes de papel también hubo dudas razonables, ¿qué pasa si se moja, quema o se rompe el papel ese?, hubo que explicar muchas cosas para que se aceptara ese cambio.

Luego vino la moneda fiduciaria, la cual no se le explicó a nadie…bueno si se explicó en un minuto 33 segundos, y hasta se hizo una promesa, todavía incumplida, ver https://www.youtube.com/watch?v=JgpAl50UBuo . Por cierto, el prometedor del video fue uno de los más desprestigiados políticos de los EEUU, tanto así que fue obligado a renunciar al cargo de presidente y nunca jamás fue tomado en cuenta para algo, y ninguno de los que les sucedió en el cargo intentó cumplir la promesa de promover otro sistema monetario internacional, ¿Por qué?

Luego la transacción con el plástico y el punto de venta, un mecanismo que encarece mucho, pues cada quien carga en su cartera todo su dinero y lo puede gastar sin más esfuerzo que teclear 4 dígitos. -¿Cuánto cargas allí? Me preguntaban en mis tiempos mozos para salir por allí, -dos marrones, respondía. - Ok Chamo yo tengo uno, vamos a dale…Era bastante, uuuufff, pero era todo lo que uno podía disponer para inventar después de las cuatro de la tarde, cerrado los bancos y sin cajeros automáticos, para una Saturday night fever.

Estamos en el siglo XXI y ya tenemos otras formas de pago electrónico en donde no existe masa ni volumen para el dinero así que de seguro el dinero desaparecerá materialmente pero no su función como patrón para medir el valor, así que una cosa es el patrón (función) y otra cosa el medio para la transacción.

Las criptomonedas son simplemente monedas en otro tipo de presentación, cambio que causa tantas dudas como cuando se pasó de la moneda de oro a la de bronce, así que lo realmente novedoso y revolucionario es el protocolo de transmisión de datos denominado "CADENA DE BLOQUES", un medio de transacción nuevo, inédito. Un medio de transacción que sustituye a los bancos por una cadena de testigos presenciales de la transacción y prescinde de los bancos.

Las criptomonedas originarias de esta revolución transaccional tenían una connotación de fichas, como lo es el caso de las fichas para jugar póker, de tal manera que su valor estaba asociado a otra moneda emitida por algún sistema país, pues su función se limitaba a fluir por la web como las fichas en las mesas del juego de póker en lugar de enviar billetes o cheques por barco o por avión o utilizar un banco para el servicio de transferencia o intermediación en monedas de curso legal. En consecuencia las criptomonedas cumplen con las funciones de medida del valor, al ser equivalentes a otra moneda legal, pero con un medio independiente de circulación.

Ahora, la oportunidad de acumulación de criptomonedas mediante el premio que causa servir de testigo y libro contable en la web mediante la asociación en las cadenas de bloques, hacen que las criptomonedas adquieran la función de medio de acumulación o de atesoramiento, función que tendrá sentido siempre y cuando alguien acepte vender algo a cambio de la criptomoneda, o pueda transarse por dinero de curso legal de manera legal. En otras palabras, la criptomoneda sigue teniendo el mismo problema que cualquier moneda fiduciaria de cualquier país sometido al imperialismo de otro país, pues no tiene valor de uso y se soporta sobre una confianza que solo puede compararse con un sentimiento que genera frases como: a pesar del tiempo y pase lo que pase te sigo amando. Y respecto al valor de uso, y solo en el caso que existan materialmente, con muchas monedas de metal, incluyendo oro, se pueden hacer piezas y con muchos billetes una fogata, o tejer un morral, como lo están haciendo con nuestros billetes en la guajira colombiana.

El Bitcoin, como critomoneda, ha causado una revolución interesante, pues ha adquirido una connotación de dinero mercancía, y se cotiza en dólares, ciertamente, pero lo realmente cierto es que esta criptomoneda puede desmoronarse en cualquier momento, no hay nadie que dé la cara para respaldarla. Así que el día que una de las entidades comerciales que hoy aceptan pagos en Bitcoin coloquen un cartelito rechazándola hasta ese día existirá. Y ni piezas ni fogatas.

El Petro, nuestro Petro si apunta a ser la verdadera regeneración del dinero como activo, como medio de pago y como verdadero medio de acumulación y atesoramiento, pues es dinero real, vale lo que dice en barriles de petróleo, en consecuencia lo van a aceptar hasta los extraterrestres. Eso lo vi en la serie "Perdidos en el Espacio". Will Robinson, un inquieto muchacho que se la pasaba por allí en cualquier planetoide donde acampaban con el Jupiter 2, echando vaina con el robot y el Dr. Smith, fue capturado y convertido en esclavo por un comerciante interestelar. El irresponsable Dr. Smith lo había entregado a cambio de algo. El padre de Will, John Robinson tuvo que comprarle su hijo a ese comerciante interestelar, y como pago le ofreció el combustible del Jupiter 2, su nave espacial, y por supuesto no era petróleo sino una vaina radioactiva, algún mineral que luego él se encargaría de buscar o procesar para poder continuar su viaje de retorno a la Tierra. El comerciante acepto, pues el combustible siempre es bienvenido.

He escuchado a varias personas discutir si el Petro es o no una criptomoneda, y se ha difundido un debate entre criptomoneda y criptoactivo, interesante, pero lo cierto es que lo verdaderamente interesante es que al igual que John Robinson, con el Petro podemos pagar con petróleo, utilizando como medio la WWW facilitada por todo aquel que quiera acumular Petros en recompensa por servir de testigo cibernético de la transacción. Podremos comerciar, como país o como personas naturales, con el comerciante interestelar de forma peer to peer y ¡sin bancos gringos de por medio!

Y respecto al comentario, lógico por demás, que nos vamos a quedar sin petróleo, es cierto, de bolas que nos vamos a quedar sin petróleo, es un recurso natural no renovable, me lo dijo mi maestra Gladys en 5to grado. Así que es el mismo dilema que tenemos con el sistema financiero vigente en dólares, pues nosotros producimos petróleo no dólares. Así que no es ninguna tontería pensar en otras criptomonedas, como el Cripto-Oro, el Cripto-Aluminio o mejor, el Cripto-cacao, el Cripto-platano, el Cripto-casabe….que se yo, habrá que producirlas en cantidades suficientes para que nos sobren.

manuelgragirena1@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1338 veces.



Manuel Gragirena

Profesor Universitario. Ingeniero Electricista. Especialista en Telecomunicaciones. Diploma de Estudios Avanzados en Educación. Ex Sidorista

 manuelgragirena1@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Gragirena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Gragirena

Manuel Gragirena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas