La genialidad y ganas de crear de este venezolano, asombraron al mundo artístico (XVIII)

El pintor Arturo Michelena, en solo 15 años, produce más de 60 pinturas de magnitud bastante significativa, entre ellas van a destacar 38 obras que son admiradas por gran cantidad de público de diversas nacionalidades. En el escrito anterior dejamos a nuestro personaje residenciado en París, Francia. Y su regreso a Venezuela se tramita por Cancillería el 20 de enero de 1887, pero Michelena decide a última hora permanecer un tiempo más en la capital francesa. A mediados de ese año, 1887, participa en el Salón de Artistas Franceses con El Niño Enfermo, esta pintura recibe medalla en segunda clase, la más alta distinción concedida a los artistas extranjeros. El original de El Niño Enfermo se desconoce su paradero hasta hoy 2018, mientras que en Venezuela solo se conoce una copia, o boceto definitivo, realizada por el mismo pintor en un formato de menor tamaño. Ese año de 1887, Michelena realiza el retrato de su maestro Laurens y Leda, y El Cisne. En 1888 expone La Caridad y el Retrato Ecuestre de Bolívar. De ese mismo año es su Autorretrato. Por esta época inicia una singular serie de cuadros orientales, El Joven Árabe, 1889, Fantasía Árabe, 1889 y Soldados Árabes, 1890, estos dos últimos cuadros de gran temperamento plástico; por entonces Michelena tiene su taller en París en el Boulevard Raspail 221. En 1889 expone La Joven Madre y El granizo de Reims, y concluye Carlota Corday camino al Cadalso, obra que exhibe en la "Exposición universal internacional" de París, esta obra recibe la medalla de oro en primera clase; ese año también concluye El Paso de Los Andes. El 9 de octubre de 1889, ahora si parte de Francia con rumbo a Venezuela

El 3 de enero de 1890 se le rinde honores en Venezuela e inmediatamente se pone a trabajar. Realiza los retratos del Presidente Andueza Palacio, del General José Ramón Tello y concluye con el Vuelvan Caras, una de sus obras más célebres, obsequiada a la Municipalidad de Nueva York, y actualmente pertenece a la Colección del Círculo Militar de Caracas. El 17 de julio de ese año contrae matrimonio con Lastenia Tello, siendo uno de los testigos el propio Presidente Andueza. Durante su estadía en Caracas realiza paisajes locales, entre ellos Paisaje de El Paraíso. El 8 de agosto de 1890 regresa a París e instala su taller en la Avenida Wagram, allí recibe la comisión para ilustrar el Hernani de Víctor Hugo y realiza sus bocetos para Lucrecia Borgia y también de Víctor Hugo, este proyecto editorial que no llegó a concretarse. En 1891 concluye Escena de Circo y El Campo de Marte, e inicia numerosos estudios preparatorios para Pentesilea, su obra de dimensiones más monumentales, 435 x 650 cm, que se envía al Salón de Artistas Franceses de 1891. Su Retrato de Una Joven, 1891, que recuerda a Manet, deja ver su interés por la composición impresionista. Al año siguiente concluye La Vara Rota, tema taurino, de la cual existe una interesante serie de estudios preparatorios. A finales de ese año de 1891 los médicos le diagnostican tuberculosis y le prescriben temperar, Michelena viaja a Normandía y allí realiza obras como Paisaje de Playa y Pareja en la Playa.

Ese año, 1892, regresa a Venezuela en busca de un clima más propicio para sobrellevar la enfermedad, y durante ese tiempo pinta Paisaje de Los Teques y Flores de Mayo. En 1893 participa por última vez en el Salón de Artistas Franceses con Los Morochos Aguerrevere. En ese mismo año el gobierno venezolano le comisiona la Alegoría de Colón con motivo de celebrarse la "Exposición mundial colombina" en Chicago, EE.UU., ese mismo año. Junto a Pentesilea y otras obras, sus pinturas son merecedoras de una medalla de honor. En ese año realiza su célebre retrato de Arístides Rojas en su Despacho, llamado también El Desván del Anticuario, así como un pequeño Paisaje de San Bernardino. Michelena divide su tiempo entre Caracas, Antímano y Los Teques, pero en 1894 se muda a la esquina de Urapal en La Pastora, Caracas, y allí recibe los encargos de retratos, cuadros oficiales y pinturas de cualquier género. A comienzos de 1895 concluye un retrato de tamaño natural de Simón Bolívar en traje de campaña para, en aquel tiempo, Edo. Bermúdez, cuya capital era Barcelona, La Apoteosis de Sucre y también realiza La muerte de Sucre en Berruecos. En ocasión de la Apoteosis de Miranda, con motivo de los 80 años del fallecimiento del Precursor, constituye una de sus obras más resaltantes, Miranda en La Carraca, 1896. A finales del mes de marzo de ese año, abre las clases de dibujo y pintura en su taller de la Pastora. Aficionado a las carreras de caballos, Michelena realiza una serie de escenas hípicas, entre ellas Hipódromo de Sabana Grande. En 1896 pinta el retrato José Manuel de los Ríos, y colabora en las decoraciones del Palacio de Miraflores, que construía a sus expensas Joaquín Crespo, con obras de tema simbolista: Diana la Cazadora, La Primavera y El Otoño, y Flora y Pomona. De ese período es su Retrato Ecuestre de Crespo, 1897, y ese mismo año pinta La Multiplicación de los Panes y de los Peces y Las bodas de Caná. Inicia su obra El Panteón de los Héroes en junio de 1898 (sin concluir) La Última Cena, 1898, encomendada por el arzobispo Uzcátegui, que también quedará inconclusa. El 29 de julio de 1898 fallece Arturo Michelena a los 35 años de edad y sus restos serían trasladados el 29 de julio de 1948 para ser sepultados en el Panteón Nacional de Venezuela.

Enero de 2018



Esta nota ha sido leída aproximadamente 424 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a258594.htmlCd0NV CAC = Y co = US