El Presidente en su Jaula de Cristal (III) y la autocrítica necesaria (II)

"Todos deben ejercer, en alguna medida, la actividad del halago, con mayor o menor moderación. Los servidores críticos (Ministros, Asesores, equipo de apoyo…) son desagradables y rápidamente pierden su empleo; se aíslan de los más complacientes"

Carlos Matus, "El Líder sin Estado Mayor".

LA CRÍTICA COMIENZA POR CASA

Con este artículo aspiro darle continuidad al artículo anterior (1), en el que inicié algunas reflexiones sobre la CRÍTICA y la imperiosa necesidad de la AUTOCRÍTICA (esta es la parte II). A la vez, aprovecharé para seguir la secuencia al resumen que prometí culminar, para el 21/12/2017, sobre el libro "El Líder sin Estado Mayor"(2) (esta es la parte III), del Dr. Carlos Matus Romo, de quien se cumplió un aniversario más de su fallecimiento hace dos días(3). Con esto doy continuidad a la serie iniciada.

Comenzaré, tal como lo anuncié, haciendo mis propias autocríticas, con la esperanza de animar a otr@s a que también lo hagan, con su estilo particular. Ojalá. Incluso, me encantaría, que lo siguieran haciendo – como lo han hecho ya – algunos líderes de oposición y del gobierno. Y ¿por qué no? También los líderes de los oscilantes o anti-polarizados o quienes se ofrecen como una alternativa diferente dentro del chavismo o de la misma oposición ¡Sería bacano! como dicen l@s colombian@s.

Dicho esto, ofrezco disculpas y asumo autocríticamente – sin que nadie me las esté exigiendo – que fallé al compromiso público, a través de este medio, de terminar de publicar el resumen de uno de los libros, más difundidos en el país, del Dr. Carlos Matus, titulado "El Líder sin Estado Mayor". No he podido cumplir con lo ofrecido: es una promesa y un compromiso incumplido. Me avergüenza que así sea. Aunque nadie me lo haya reclamado e incluso, probablemente, no se hayan dado ni cuenta.

PERDEMOS CREDIBILIDAD SI INCUMPLIMOS CON LO OFRECIDO

No me gusta fallar. Me hace sentir bien conmigo mismo, cuando cumplo la palabra empeñada. Siempre he pensado que si no cumplimos, lo que prometemos, vamos perdiendo credibilidad, gradualmente, con los demás. Así le sucede a los gobernantes que ofrecen y no cumplen sus compromisos y su palabra, muchas veces, autoimpuesta. Quizás por eso, nuestro recordado Bolívar dijo alguna vez: "Me sentiría un hombre indigno, si fuera capaz de asegurar lo que no estoy cierto a cumplir".

Reconozco con vergüenza mi falla. Tengo como justificarme y puedo explicar las razones. Como he dicho en algún artículo: No hay excusas que valgan (4). Es importante, al menos, reconocer nuestros errores con tiempo y rendir cuentas a quien corresponda. Nos las exijan o no. Es una obligación. Sería rutinario hacerlo si existiera, bien diseñado y en operación, como lo hemos indicado en otra oportunidad, un buen SISTEMA DE PETICIÓN Y RENDICIÓN DE CUENTAS POR DESEMPEÑO Y RESULTADOS (SPRCR) que estuviera en sintonía, diacrónica y sincrónica, con una bien diseñada SALA DE CONTROL DE GESTIÓN DE RESPONSABILIDAD COMPARTIDA (SCGRC) en la que estuviera incorporada el seguimiento, monitoreo, análisis y evaluación de los ACTOS DE HABLA (aserciones, directivas, compromisos…) de los líderes. Esto permitiría hacer, oportunamente, los correctivos necesarios. Aplicando la "Teoría de las Conversaciones".

¿EL PRESIDENTE EN SU JAULA DE CRISTAL?

Los líderes, como expresa el Dr. Carlos Matus, en "El Líder sin Estado Mayor", tiende a encerrarse en una especie de jaula de cristal en el que sólo podemos percibir una parte de su cotidianidad (pública y privada) pues, una serie de "filtros" o "anillos de seguridad", dificultan el acceso de la población y de los medios de comunicación a su actividad diaria.

Que sea el propio Matus, quien nos oriente con su alto nivel de abstracción, cuando teoriza sobre la actuación de los líderes, a partir no sólo de su formación teórica y sus lecturas, sino de la oportunidad privilegiada que tuvo de estar cerca como Ministro y luego de asesorar Presidentes, Gobernadores, Alcaldes y demás líderes políticos.

"Escuchemos" la voz del maestro y relacionemos esta reflexión con el Presidente Maduro o cualquiera de los gobernantes que hemos tenido. Incluso con el Presidente Chávez, quien tuvo la oportunidad de leer este libro y recomendarlo, como comentaremos más adelante. Veamos:

"El líder está en una jaula, aislado, prisionero de la corte complaciente que controla los accesos a su importante persona. Su jaula es de cristal, transparente y bien iluminada, aunque algunas zonas pequeñas, opacas y sombrías, lo protegen de la observación pública. Es un hombre sin vida privada, siempre en la vitrina de la opinión ciudadana. El palacio de gobierno es cómodo y dorado, tan amplio como un país, pero tenso, vulnerable y acosado. En él, la vida del líder se asemeja a una actuación teatral agotadora, interminable. Está obligado a representar un papel que no tiene horario. No puede aparecer siempre ante los ciudadanos que representa y dirige como realmente es, ni transparentar sus estados de ánimo. Debe fingir y disimular. A veces debe engañar y mentir como un actor habituado a protagonizar con fidelidad y maestría distintos papeles. La verdad no es su objetivo, es un recurso que utiliza según sea su eficacia en cada momento. Debe elegir entre la verdad, la mentira y el silencio, de acuerdo a los costos y los beneficios. Sabe que no tiene vida privada y hasta el menor detalle de sus actos puede convertirse en noticia y crítica. Todo lo que hace tiene un costo y un premio que aumenta o disminuye su capital político. Cada minuto de su vida pesa en el examen que rinde ante diversos jurados. Todo error es explotado y todo acierto es devaluado por sus oponentes. Ninguna actuación suya escapa a este juicio implacable. Y ese juicio es con frecuencia irresponsable, parcial, apasionado y, a veces, cruel, además de injusto. El gobernante es objeto de la calumnia y del elogio exagerado. El error, propio de cualquier humano, se explota como escándalo en el caso del líder. El mundo de la política no es generoso ni solidario; es competitivo más allá de los límites de la ética. Aún para el líder más duro, esta tensión sería mortal si no pudiera refugiarse esporádicamente en la intimidad de su camarín, la pequeña zona opaca de su jaula. Allí están sus placeres y sus vergüenzas, junto con su círculo de amistades que le ofrece soporte emocional cálido y privacidad. De manera que el dirigente alterna su trabajo agobiante entre la salida a escena, cegado por las luces que iluminan el teatro de su representación política, y el refugio que le depara la intimidad de su círculo de protegidos en la medialuz tenue de un rincón de la jaula de cristal. Allí descansa, se retira de escena y deja de actuar. Pero él no puede elegir la duración y oportunidad de cada salida a escena ni el tiempo de cada momento de refugio y descanso. Tiene sólo un control parcial de su tiempo y de su atención. Su vida le pertenece a medias. El público que sigue su representación entra en su casa y en su oficina, comparte su vida con el ídolo que admira o la cabeza visible que odia. Y si la organización del líder es deficiente, ese control de su tiempo y su privacidad es muy débil. Es un hombre acosado por las presiones y las urgencias (…) Tiene las mismas 24 horas que el
ciudadano común, aunque acumula sobre sí los problemas más diversos,
pequeños, grandes, rutinarios, nuevos y sorprendentes que afectan el
colectivo social. Comparte los problemas de muchos hombres y esos hombres adquieren derechos sobre su tiempo y su vida privada. Acepta y ofrece compromisos cumplibles e incumplibles. Con esa sobrecarga de
atención sobre su vida diaria, sólo capta algunos problemas, quizá los
menos importantes, si ellos explotan ruidosamente y golpean por penetrar el cerco que protege el uso de su tiempo." ( NOTA: los destacados son nuestros)

A LOS INTELECTUALES Y ACADÉMICOS LES FALTA ACTUAR EN LA VIDA POLÍTICA PRÁCTICA PARA COMPRENDER MEJOR

¡Qué interesante! ¿verdad? El Presidente es un prisionero. Alguna vez, en Miraflores le escuché decir esta expresión a Chávez. "Somos prisioneros de nuestros compromisos". El Presidente debe representar su papel, bajo un guión pre-establecido que, a veces, sufre ajustes por los imprevistos. La verdad no es su objetivo, como lo sería para un investigador o académico. De allí la diferencia entre un "hombre o mujer de acción" y un "hombre o mujer intelectual, académica o simple investigador". No están sometidos a las mismas presiones y su percepción de la realidad es muy diferente. Está "situado" de manera distinta en la realidad. Por eso, muchas veces, no coincidimos con el Presidente. Cualquiera quien este sea. Ofrecer algo y no cumplirlo, es casi un ritual cotidiano para muchos líderes. Como no existen mecanismos para controlar o requerir este cumplimiento, da igual si se cumple o no. Por cierto: ¿A quienes les llegó el combo Navideño? Jajaja. Bueno, suficiente si les llegó el pernil.

Como dice Matus, y nosotros lo hemos verificado infinidad de veces:

Todo Líder o gobernante: "sólo capta algunos problemas, quizá los
menos importantes, si ellos explotan ruidosamente y golpean por penetrar el cerco que protege el uso de su tiempo".

Ya lo hemos dicho, en algún otro artículo, recordando y enriqueciendo una tesis o expresión que le escuchamos decir a Matus:

Ningún gobierno es mejor que la identificación, selección y procesamiento que hace de sus problemas prioritarios.

Por tanto, esta es una de las tareas más importantes de cualquier gobernante, sobre todo si comienza su gestión: Tomen nota l@s nuevas Alcaldes y Gobernadores. Los reincidentes ya lo deben haber aprendido.

LOS MÁS GRAVES PROBLEMAS ESTÁN OCULTOS Y REVIENTAN EXPLOSIVAMENTE CUANDO MENOS LO ESPERAMOS

A continuación Matus, en su libro, nos hace caer en cuenta que:

"Las señales de alarma del sistema político son inversamente proporcionales a la importancia de los problemas. Los problemas menores son ruidosos y molestan persistentemente, llaman de inmediato la atención del gobernante y de la prensa. En cambio, los grandes problemas ceban en silencio su bomba de tiempo. Lo que va silenciosamente mal, pasa desapercibido a pesar de su trascendencia. En cambio, los pequeños problemas se agrandan amplificados por las señales de alarma, la proclividad al inmediatismo y la superficialidad de los medios de comunicación."

UNA REFLEXIÓN SOBRE PDVSA A PARTIR DE ESTE PÁRRAFO

Sin dudas, hemos estado más preocupados por el contrabando de gasolina y las largas colas - que hoy existen para obtenerla - que en lo que ocurría desde hace larga data y lentamente en PDVSA. Pocos se dieron cuenta que PDVSA sufría de un cáncer que avanzaba a paso lento y que no fue diagnosticado a tiempo: la ineficiencia y la corrupción.

Lo que hoy vemos con asombro en PDVSA es una "enfermedad" que venía andando desde hace muchos años, por circunstancias vividas como condicionantes históricas (ejemplo: paro petrolero del 2002), decisiones equivocadas en los últimos años (distorsión de la organización en relación a su Misión fundamental, fallas en los procesos de selección y capacitación del personal, fallas de mantenimiento correctivo y preventivo, etc, etc, etc), asi como de hechos contrarios a la moral pública (actos de corrupción generalizados, en buena parte de la organización) ¿Podremos detener este mal que viene desde hace años? Incluso, se vienen arrastrando problemas de la IV República, aunque suene feo decirlo ahora, porque parece que queremos eludir responsabilidades.

¿CUÁNDO REVENTARÁ EN PEQUIVEN LO QUE YA SE SABE?

¿Nos hemos percatado que en PEQUIVEN y en otras empresas del Estado, también debemos hacer limpieza e investigar que ha sucedido, antes que paguen los platos rotos quienes hoy la dirigen?

¡Ojo! Rubén Ávila Ávila, apreciado amigo. No te vaya a pasar lo que les pasó a otros Presidentes, mientras quienes hicieron y deshicieron ni los nombran. Asumo plena responsabilidad de lo que alerto. Por cierto:

A VECES, QUIENES MENOS PENSAMOS, NOS ALERTAN

La oposición –y algún día nos ha tocado y nos pudiera tocar- que está obligada a funcionar como mecanismo regulador y de control, nos lo advirtió en varias oportunidades: "PDVSA está mal y hay corrupción". Hay que reconoce que lo dijeron con tiempo. Incluso, Leocenis y el Padre Palmar, nos lo restregaban en la cara. Otra cosa era con qué intención lo hacían. No siempre se critica, alerta o denuncia con "buenas intenciones".

Ahora bien:

Ustedes recuerdan aquel famoso video que nos presentaba Joel Barcker, sobre los paradigmas y la "parálisis paradigmática", en el que un conductor vio salir de una curva, a los lejos, un vehículo que venía a alta velocidad y que casi choca con él -al tratar de enderezar el volante- y al pasar a su lado le grito: ¡VACA! y éste sólo atinó a responderle, en respuesta a su osado "insulto": ¡CERDO! y muy molesto aceleró, agarró la curva y ¡cataplum!…CHOCO CONTRA UNA VACA. ¿Se recuerdan? Si no lo han visto búsquenlo. Creo que el comentario final, a partir de esta imagen visual, sino recuerdo mal, era algo así:

En los próximos años mucha gente va a estar alertándonos sobre cosas que pueden ocurrir; sino estamos preparados para saber escuchar lo que el entorno y los otros nos dicen, vamos a estar escuchando insultos, denuncias, amenazas o críticas destructivas, donde sólo hay es una advertencia, una alerta temprana o un aporte constructivo para que no fallemos ¿Cómo saber distinguir el uno del otro?

La propia oposición nos ha advertido de algunas cosas y nosotros a ellos. Y ninguno de los dos, le hacemos caso al otro. Recuerdo a Henry Ramos Allup, diciéndole en su toma de posesión al Presidente Maduro: "Presidente rectifique en esto y esto…y haga esto" y al Presidente Maduro decirle a la oposición: "Acepten el diálogo y pónganse a trabajar con nosotros para que no suframos las consecuencias…" Y ninguno de los dos bandos polarizados se han escuchado. Todos quieren tener la razón. Como me sucede a mí, muchas veces y, ¿quién sabe? Le sucede a usted amiga o amigo lector ¿Cierto o no?

TODA ACCIÓN TIENE UNA REACCIÓN

Es bien ilustrativo de cómo, la otredad o las circunstancias y el entorno, nos emiten señales de alarma y nosotros en lugar de detenernos a pensar ¿Por qué nos dicen esto y cuánto hay de verdad? Como un mecanismo de reacción inmediata o de "solidaridad automática" respondemos a una denuncia o una agresión, del otro o de la otra, con una reafirmación de nuestra solidaridad o le damos un mejor cargo o lo defendemos por la ofensa recibida ¿No se les parece a cosas que suceden en Venezuela?

¿Qué hacía Chávez cuando criticaban y atacaban la gestión de Rafael Ramírez? Lo defendía y lo ratificaba en su cargo. El más interesado en que la oposición lo atacara y lo denunciara ¿Quién era? Yo no. Yo, siguiendo los pasos de Chávez y por mi gratitud con RRC, también lo defendía. ¿Por qué ahora no lo hacemos y lo hacen otros? ¿¡Misterios de la Ciencia!? o ¿toma de consciencia? Atento, señor Presidente, no siempre la oposición está equivocada. Aprendamos a escuchar los latidos del corazón del pueblo, sean estos chavistas o no ¿Está de acuerdo?

CHÁVEZ LEYÓ ESTE LIBRO Y LO TOMÓ MUY EN CUENTA

En el libro de Martha Harnecker (MH) publicado en el 2004, titulado: "Un Líder: Un Pueblo", esta le hace la siguiente pregunta al Presidente:

¿Cómo un gobernante logra tener una información objetiva de lo que ocurre en su país cuando, por una parte, suele ocurrir que las personas que lo rodean para complacerlo, para no preocuparlo o por oportunismo, evitan informarle de los problemas, transmitiéndole una información edulcorada? y, por otra, sucede también que la propia actitud del gobernante le lleva a no atender las informaciones críticas…¿Qué mecanismo hay para evitar lo que Eduardo Galeano, alguna vez conversando, señalaba como el problema del eco, el gobernante y su eco?...

Y el Presidente Hugo Chávez le responde:

"O como dice Matus: el líder y su jaula de cristal... Y, por otra parte, Marta, yo tiendo a escaparme del encierro de la jaula de cristal de la que habla Matus, para lograr un contacto directo con la gente. Recibo una enorme cantidad de papeles y cartas. [...]"

Chávez se refiería al primer capítulo del libro "El líder sin Estado Mayor" del Dr. Matus, que trata del tema del aislamiento del líder con su realidad, tal como lo hemos comentado.

RECOMENDACIÓN DE CHÁVEZ Y LA HACEMOS NUESTRA:

Chávez varias veces recomendó la lectura de "El Líder sin Estado Mayor", libro al que hemos estado haciendo referencia y del que aún nos falta considerar muchos otros importantes aspectos que trataremos en otros artículos posteriores. Recordemos, nuevamente:

En la Sesión Extraordinaria de la Asamblea Nacional, del 15 de enero de 2004, con motivo del Mensaje Anual del Presidente de la República, el Presidente Chávez, al referirse al maestro Carlos Matus expresó:

"Aquel chileno a quien conocí no personalmente pero sí lo he leído mucho desde hace años, Carlos Matus, murió aquí por cierto hace pocos años, profesor universitario, conocido por muchos de ustedes estoy seguro, en la Universidad Central, en el Zulia hizo escuela Carlos Matus, es más me atrevo a recomendarle a todos los que aquí están ejerciendo funciones de gobierno, en cualquier nivel, señores Alcaldes, Alcaldesas, gobernadores, gobernadoras, ministros, ministras, les recomiendo las lecturas de Carlos Matus. Uno de ellos se llama "El líder sin Estado Mayor" y tiene que ver, precisamente, con la oficina del gobernante, como funciona la oficina de un gobernante en cualquier nivel. Son buenos métodos sobre todo para incrementar la eficiencia de la toma de decisiones, del flujo de las informaciones y del impacto de esas decisiones sobre una realidad a transformar..."

Alguien, en el gobierno, en lugar de encargarse de divulgar las publicaciones del Dr. Carlos Matus, tal como lo demandaba, exigía o recomendaba el Presidente Chávez, se dio a la tarea no sólo de no hacerlo, sino de anular o "invisibilizar" todo lo que oliera a Matus. Sus discípulos, "fans" o promotores, estuvieron en la lista negra y perdimos esa pelea. Al menos ¡Por Ahora! ¿Quién sabe lo que vendrá en el futuro? En fin:

Para quienes deseen leer el primer capítulo del libro "El Líder sin Estado Mayor" y, eventualmente, comprarlo, sugerimos visitar el sitio de la Fundación CIGOB, publicados en español, desde Argentina, en:

http://cigob.org.ar/wp-content/uploads/2016/07/Lider-web.pdf

O bien, para los que deseen leerlos en portugués o ¿portuñol? puede usted visitar la página del Instituto Carlos Matus que dirige, nuestro apreciado amigo, Ari Moura, en: http://institutocarlosmatus.com/

ME DESPIDO HASTA MAÑANA: ¡FELIZ NAVIDAD!

Para poder colaborar a hacer las hallaquitas del año, a pesar de las limitaciones económicas que existen, me retiro de ustedes hasta la próxima oportunidad en la que continuaremos reflexionando sobre el libro del Dr. Matus y sobre el tema de la Crítica y la Autocrítica. Aún hay una kilométrica tela que cortar, para poder hacer el traje a la medida.

A veces, emitimos juicios o sentenciamos verdades, que no podemos fundamentar, a priori, tan fácilmente. Esto nos pasa cuando sabemos lo que decimos porque "tenemos los pelos en la mano". Espero que podamos explicarnos adecuada y oportunamente, para que, al menos, se comprenda porque decimos lo que decimos.

Feliz Navidad, amig@s lectores y a todo el equipo de Aporrea.

¡Muchas gracias! Por brindarnos esta nueva oportunidad de expresar, con total libertad, lo que pensamos, aunque hayan existido, a veces, contradicciones, diferencias y hasta censuras. Disculpen nuestros errores, fallas, desaciertos e insuficiencias. Somos humanos. Queremos aprender a ser sabios…antes de partir. Muchas Gracias

Referencias citadas:

(1) "¿Aporrea no "obliga" a ser críticos o se nos "olvida" ser autocríticos?"(I) www.aporrea.org/ideologia/a256844.html

(2) "El Líder sin Estado Mayor" (I) y (II) www.aporrea.org/actualidad/a255943.html

www.aporrea.org/ideologia/a256124.html

(3) "El legado de un latinoamericano excepcional: Carlos Matus" www.aporrea.org/ideologia/a256792.html

(4) "No hay excusas: O hacemos un Buen Gobierno o perderemos en el 2018" www.aporrea.org/actualidad/a256415



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2289 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a256884.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO