¿Aporrea nos “obliga” a ser críticos o se nos “olvida” ser autocríticos? (I)

-Ayer asistí a un curso de crítica constructiva.

-¿Y qué tal?

-No sirvió para nada

Chiste en las redes.

¿SOMOS O NO CO-RESPONSABLES?

Voy a tratar de hablar en primera persona para ser coherente con lo que voy a escribir. No hay cosa más fácil para mí que criticar ¡Que cosa más sabrosa! ¿No les ocurre a ustedes amig@s de Aporrea? Criticar a los demás, sobre todo si es al gobierno, es casi mí "deporte" preferido y, tal vez, el de much@s de ustedes. Por supuesto, siempre hay niveles, grados y excepciones ¡Claro, la autocrítica es otra disciplina más exigente! Esa es más difícil y hasta casi me es imposible practicarla. Nos es más fácil reprochar a los demás, e incluso a nosotr@s mism@s, que salir todas las mañanas a caminar -aunque sea una media hora - para mantenernos en forma. Disculpen, dije que escribiría en primera persona: vale, la autocrítica. Corrijo: ¡Como nos cuesta! Perdón: ¡Cómo me cuesta!

En definitiva: Nos cuesta y me cuesta ser AUTOCRÍTICO. Al menos, a la mayoría: ¿Cierto? ¿O me equivoco?

Cuestionar, regañar, emplazar, amonestar, reprender, sermonear, corregir, exigir, demandar, reclamar, requerir…en fin: CRITICAR, es como una costumbre adquirida muy difícil de cambiar. Es algo que llevamos much@s de nosotr@s en los tuétanos. Es como si fuera una "maldición generacional" para much@s de nosotr@s. Al menos, para mí es algo como incontrolable. No sé si para quien ahora lee esta CRÍTICA que hago en "voz alta" y, a veces, en LETRAS GRANDES.

¿CÓMO SE APRENDE SOBRE AUTOCRÍTICA?

Quisiera aprender más sobre el tema de la AUTOCRÍTICA para hacérmela con mayor regularidad. Me cuesta aprender a reconocer mis errores, fallas, desaciertos e insuficiencias. Siempre quiero tener la razón. Y lo peor o lo mejor, del caso, es que casi siempre la tengo ¿A ustedes no les pasa? Mi verdad es, generalmente, LA VERDAD. Aunque, de vez en cuando, la disfrace con una mentirita piadosa o la condimente con medias verdades y verdades a medias.

A pesar de que todas las mañanas al dar gracias a Dios pido perdón y ofrezco disculpas por los "pecados", errores, fallas y desaciertos cometidos y me dirijo con respeto y humildad a quienes he ofendido, o herido, con mis palabras, acciones, omisiones o con el pensamiento; me cuesta mucho dejar de tener siempre la razón. Y es que,por lo general, la tengo. Incluso, ustedes habrán notado que todo lo que han leído es una verdad incuestionable por lo que sería difícil que pudieran rebatirme lo que estoy tratando de decir. Al menos, en este mismísimo instante, en el que usted lee, aunque sea con dudas, se estará repitiendo dentro de sí, estoy seguro: "Caramba, tiene razón" ¿Alguien puede refutarme? Estoy seguro que nadie lo puede hacer, al menos, críticamente.

LOS GOBERNANTES ESTÁN IMBUIDOS DE ESTA GRAN VERDAD

¡Qué difícil es corregir y cambiar de hábitos! ¿Será eso lo que le ocurre a nuestros gobernantes? ¿Acaso hacemos proyección en ellos de lo que nos incomoda de nosotr@s mism@s? ¿Vemos reflejados en ell@s nuestras propias debilidades y falencias? Es posible ¿Cierto? A más de un@ he visto, incluyéndome a mí mismo, que cuando llegan a ocupar un cargo de mucha, mediana o poca importancia, dejan de criticar lo que antes criticaban y reconocen que "la vaina es difícil": "no era como yo pensaba" -se dicen para sus adentros- y como poseíd@s, comienzan a criticar a l@s que les critican porque "ell@s no saben cómo es la cosa". Ya me imagino a cada un@ de l@s que escriben en Aporrea asumiendo un cargo o responsabilidad pública y desde ese cargo -no cuando están por botarlo o lo hayan sacado del cargo- hacer críticas contundentes y menos, mucho menos, hacerse una AUTOCRÍTICA. A ver, l@s reto a hacerlo aunque no tengan ningún cargo: sería un buen ejercicio ¿Será que nos inventamos un día del año para celebrar el día de la AUTOCRÍTICA?

NO HAY NADA EN LA VIDA QUE NO PUEDA SER CRITICADA

Mi estructura mental -no sé si la de much@s de ustedes - está diseñada, creo yo, para percibir, analizar, contrastar con mis modelos mentales y zuas: aparece la crítica. El contraste perfecto entre el SER y el DEBE SER, nos da una evaluación crítica de lo que no debería ser. Por eso, quizás, soy experto en conseguir defectos y defecticos: en la comida, en la forma de vestirse o hablar otra persona, en las acciones que toma el Presidente y su equipo de gobierno, e incluso, en los disparates de la oposición ¿dije disparates, verdad?

En fin, veo detalles que no me gustan en la programación de los canales de televisión y, sobre todo, capto defectos y me incomodan algunas actitudes de mis amigos y seres queridos. Soy especialista en verle defectos a mi pareja, a mis hij@s y hasta a l@s vecin@s. Por eso, probablemente, he cambiado tanto de parejas, aunque mantengo a l@s amig@s, porque soportan mejor mis críticas ¿Quién aguanta tanta "criticadera" todo el santo día? ¿Es que no hay nada bueno que reconocer y admirar? me han dicho las susodichas. Si me equivoco y digo algún disparate: disculpen. No me critiquen y me señalen con el índice porque recuerden que cuatro dedos les están apuntando.

¿NO LES RESULTA CONOCIDAS ESTAS EXPRESIONES?

Mij@, no pongas eso allí.

Epa, cuidado y te caes.

Lo estás haciendo mal.

Eso no es así.

Cuidadito y lo haces de esa manera porque es incorrecto.

Mejor te callas porque estás hablando puras sandeces.

Oye le echaste demasiados condimentos a esta comida.

Carajo, no te dije que no hicieras eso porque no se hacía así

¡Por Dios! no hagas eso.

Caramba, tú sí que criticas: ¿Ahora te vas a poner a criticar a l@s que critican?

EL PENSAMIENTO CRÍTICO EN EL CURRICULUM INTEGRAL

No sé dónde, cuándo y cómo aprendí a criticar. Recuerdo que en la Universidad el pensum decía que debían formarnos como "estudiantes críticos" para lograr graduar "profesionales críticos", porque ese era el "perfil deseable" para los profesionales que irían al "mercado de trabajo" a enfrentar la dependencia, el subdesarrollo y yo no sé cuentas otras otras cosas que los miembros de la Comisión Central del Curriculum habían descubierto después de analizar y CRITICAR, los curricula existentes por lo que decidieron rediseñarlos para hacer un verdadero Curriculum Integral.

Y ahora que somos críticos nos critican por tanta "criticadera"

¿Entonces? ¿En qué quedamos?

La culpa, como dicen algún@s no es de Aporrea, ese espacio comunicacional, que se ha convertido en un espacio de lamentos, criticaderas, cuestionamientos, reflexiones críticas y de opinadores de oficio que parecen o son, en la práctica, de oposición (anti-oficiales) Me toca ser duramente crítico por lo que voy críticamente a asegurar:

CRITICAMOS PARA AFUERA Y NO HEMOS OLVIDADO DE LA AUTOCRÍTICA

El problema es que se nos ha olvidado hacernos la AUTOCRÍTICA necesaria, sin llegar a los extremos.

Esa es mi CRÍTICA y AUTOCRÍTICA de hoy.

Disculpen mis herrores ortojráficos, ermeneúticos, espistemollógicos, paradicmáticos, sintáxticos, prosopopéllicos… La verdad es que ya me estoy cansando de tanto CRÍTICA y como que voy a tratar de asumir, en adelante, la AUTOCRÍTICA, para no dejar de CRITICAR, pues no puedo dejar de hacerlo, sólo que ahora en lugar de mirar para afuera, lo haré para adentro: CRITICA INTERNA, pues. Bueno, vamos a ver si puedo y por cuanto tiempo nos mantenemos sin CRITICAR a los demás, al entorno, al sistema político, a l@s traidores...

VOY A HACER UN ESFUERZO POR PASAR DE LA CRÍTICA A LA AUTOCRÍTICA

Debemos tener cuidado y no pasar a extremos, porque como dijera Zig Ziglar: "La persona más influenciable con la que hablaras todo el dia eres tú. Ten cuidado entonces acerca de lo que te dices a ti mismo." porque si aplicamos la crítica ácida nos puede hacer daño. Imagínense, sólo por un instante, a cada uno de los escribidores y escribidoras (¿se puede decir así?) de Aporrea, haciéndose una autocrítica a sí mismo, a su familia, a la institución dónde trabaja...con la misma fuerza con la que lo hace en Aporrea. Ya quisiera yo ver a Don Pepe Grillo (Toby Valderrama) criticando fuertemente el Arado y el Mar, a Jesús Silva reconociendo sus fallas y limitaciones, a Eligio Damas si me lo imagino porque "más sabe el diablo por viejo..." y en fin, a tantos y tantas que critican, a veces destructivamente y otras en forma constructiva, haciéndose su propia autocrítica con la misma fuerza con la que hacen sus críticas ¿No sería interesante?

Así que, para dar el ejemplo - aunque supongo que en Aporrea ya hay muchos ejemplos de quienes lo han hecho antes - en uno de mis próximos artículos hablaré AUTOCRITICAMENTE, de por qué pienso que algunas cosas que me he planteado en la vida, como la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG) no ha tenido los resultados esperados. Pienso, en este momento que tal vez sea porque me he pasado buena parte del tiempo criticando a aquell@s que pudieron habernos ayudado y no lo hicieron y se me ha olvidado hacerme la necesaria AUTOCRÍTICA,

Tome conciencia, cuando vi que el artículo de ayer, casi nadie lo leyó y no recibí ni un comentario de mis amig@s Matusian@s.

Me pregunté: ¿Qué pasó? Y comencé a hacerme la AUTOCRÍTICA necesaria.

Fue así como decidí, esta mañana, sin pensarlo mucho, escribir una serie de artículos sobre la CRITICA Y LA AUTOCRÍTICA para animar a otr@s de nuestr@s compañer@s en Aporrea a reflexionar, críticamente, sobre el tema de la CRÍTICA y la AUTOCRÍTICA.

Tal vez, en ese artículo, he exagerado algunas cosas de mi propia autocrítica o ¿quién sabe? me he quedado corto.

Como dice la expresión muy conocida: "Viví con el pa´que veáis"

Acepto la crítica y asumo la AUTOCRÍTICA.

Continuaremos…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 974 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a256844.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO