¡El viejito que es llorón y Lorenzo que lo pellizca!

Estimo que sacarle el cuerpo a dificultad alguna no es lo más pertinente, antes por el contrario, entromparla de alguna manera más o menos inteligente y, vencerla, es lo más apropiado.

Entiendo que cuando alguien ha trabajado honestamente durante años productivos y le llega el inexorable momento de colgar los callos tiene a su favor el derecho social y político de disfrutar su pensión del Seguro Social, mas, eso no es todo porque un viejito hablando bolserías se ve ridículo. Los viejos deben exhibir notas de sensatez y de sabiduría, no de necedades y, sobre todo, cuando ejercen liderazgos.

Por ahí anda un viejito ique (dizque) jefe de los pensionados del Seguro Social echando pestes porque según él la mesada no le alcanza ni para comprar un ¼ de kilo de jamón.

Convengo que así sea pero esa es una verdad con piquete puesto que la culpa de tan frustrada inequidad no debe tomarse a la ligera; el sujeto no le dice nada a Lorenzo Mendoza, por antonomasia el que aumenta los precios cada vez que Maduro le proporciona una búsqueda al problema del desabastecimiento y la especulación que diluye el dinero del pueblo; no, el sujeto tal ique jefe de los viejitos le echa pestes a quien precisamente trata de solucionar el problema pero soslaya la causa de la especulación y eso a mí me parece una bolsería; luego, con líderes así se encarata el asunto y eso me huele a maniobra política de mal gusto.

El viejito que es llorón y Lorenzo que lo pellizca y por ese camino nunca vamos a entendernos; pienso que lo apropiado es esclarecer la verdad; me consta in situ de muchos viejitos que trabajan como burros para compensar la situación y en vez de quejarse como un camión de cochinos meten el hombro para producir alguito y tratar de sacar el país adelante, en vez de echarse a llorar.

Ah, pero para eso hay que armarse de consciencia, salvo que se tenga una cabeza hueca.

Está bien la queja del referido líder pero hay que exhibir razones, no hacerse el motolito; verdades a medias no son buenas, con líderes así no se llega a ninguna parte. ¿Acaso Maduro es quien aumenta el precio del tan preciado jamón para que dicho viejito sufra tanto, quién aumenta y aumenta el precio del jamón, Maduro o Lorenzo, ah, quién?

Tengo entendido que lo que Maduro aumenta es la pensión de los viejitos, no el precio del jamón; y, ¿por qué el viejito de marras no le tira pedradas a Lorenzo sino a Maduro? Me huele que dicho viejito anda buscando lo que no se le ha perdido.

De todas maneras ofrezco que dicho viejito venga a casa para yo regalarle aunque sea medio kilo de malacho y una penca de atún, con tal de que no pase tanta hambre, y le aseguro que eso no me lo gané hablando bolserías ni me lo regaló Maduro sino que yo me lo gané sudando mis bolas y como soy solidario comparto lo poco que tengo inclusive con viejitos llorones.

¡Ah, ese gran hombre Mauro de Catia, ese sí fue un prototipo de líder!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1078 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a256849.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO