Diez consideraciones sobre la crisis y la Constituyente

En Noviembre de 2015, recibí una invitación de la Asociación Nacional de Redes y Organizaciones Sociales (ANROS), para dar unas conferencias en todo el país que nos permitiera convencer y persuadir a los electores de la necesidad de apoyar a l@s candidat@s, del PSUV y del GPP, a las elecciones del seis de diciembre (6D) de 2015; esto me permitió realizar un resumen de nuestra intervención en diez puntos que ahora, año y medio después, deseo hacer públicas y compartir con tod@s ustedes – con unos pequeños ajustes – y aprovechar su publicación, para relacionar estas reflexiones con el proceso constituyente y, además, para reafirmar mi decisión de distanciarme de ANROS como movimiento u organización social, que aprecié y valoré, pues era una importante simiente para contribuir al proceso de formación y organización del Poder Popular.

Faltó, tal vez, realizar un "referéndum consultivo" en ANROS antes que, nuestro apreciado "Chino" Ferrer, se pronunciara públicamente y ¿quién sabe si? debía haberse realizado, también, un "referéndum consultivo" dentro de la Fiscalía, antes de que la Fiscal, en nombre de la Fiscalía, como institución del Estado, se pronunciara. Creo que se cometió un grave error, coyuntural, al involucrar a ANROS, en la decisión y posición de la respetada Fiscal General, Luisa Ortega Díaz y del Diputado Germán Ferrer, quien fue el creador e impulsor de ANROS. A ambos, los seguiré apreciando y respetando, a pesar de nuestras actuales diferencias. Ya lo sabemos: "la racionalidad de las decisiones de hoy, depende de lo que ocurra mañana", como nos enseñó Carlos Matus. Les deseo suerte.

Espero que estas reflexiones, puedan ser de utilidad para comprender y actuar en la actual etapa de crisis que hoy vivimos en Venezuela, cuyos síntomas, causas y consecuencias, han cambiado, aunque muchas de ellas se mantienen o se han agudizado. Los actores siguen siendo los mismos.

  1. Una crisis es un desajuste, desviación o brecha, entre lo que deseamos y aspiramos y lo que realmente ocurre en la realidad y abofetea nuestros sentidos y expectativas. Es, en definitiva, un problema. Tal vez, histórico, estructural, circunstancial, tendencial y, generalmente, de importante magnitud y diversa naturaleza. Siendo un problema, es una ROCA, es decir: un Reto u Oportunidad Creativa de Aprendizaje Significativo (ROCAS). Parodiando a Albert Einstein, pudiéramos inferir que, una CRISIS podría convertirse en una excelente circunstancia para SER MÁS CREATIVOS E INNOVADORES. O como nos reclamara y exigiera, en el siglo XIX, nuestro recordado maestro Simón Rodríguez, la CRISIS, puede ser la encrucijada para ser realmente ORIGINALES, para inventar y crear, en lugar de continuar errando. La Crisis, que hoy vivimos, puede ser nuestra gran oportunidad.

  2. Vivimos para una buena parte de la población, sin lugar a dudas, en medio de una crisis. La misma es, o puede ser, multifactorial y de diversa naturaleza: económica, política, social, ambiental… Hay quienes sostienen que hoy es, fundamentalmente, de carácter ético, moral y espiritual. Es una crisis de principios y valores. Reconocerla y aceptarla, es un primer paso para enfrentar con éxito la crisis. Toda crisis puede ser captada, analizada o percibida, al menos, desde tres perspectivas: oficial, anti-oficial y oscilante.

  3. Una de las principales causas claves, o nudo crítico, de la actual crisis, es que no hemos logrado superar la BAJA CAPACIDAD GERENCIAL Y DE GOBIERNO para administrar, liderar, dirigir, conducir, gerenciar o gobernar –con éxito– en medio de condiciones cambiantes, complejas y plenas de incertidumbre. Es decir, quienes acceden a los cargos de dirección política y de gobierno (tanto del Chavismo, como de la oposición) aún carecen de suficientes conocimientos –adecuados y actualizados– de experiencia útil acumulada y de un verdadero liderazgo situacional, integral y efectivo. Por supuesto, esta no es la única causa clave o nudo crítico, a la vez, para nosotros, debe ser una de las más importantes a resolver, en el corto plazo, sin más dilación.

  4. La crisis no es sólo local, regional o nacional es, sobre todo, de carácter mundial. Y tiene tiempo andando y por estallar. Recién, en Venezuela, estamos recibiendo sus coletazos e influencias. Hay importantes factores del entorno mundial que influyen sobre nuestra crisis. A la vez, no hay duda, nuestra crisis interna influye sobre la crisis mundial y la agudiza. Por tanto: la crisis nacional es inducida, también, desde afuera: no estamos solos. Hay otros que ayudan a generar las crisis y a beneficiarse de ellas.

  5. La crisis interna, es decir, aquella que obedece a factores intrínsecos, propios o nacionales; no debemos achacársela sólo a factores exógenos, aunque todos sabemos que existen. Muchas veces, el peor enemigo, oponente, obstáculo y generador de nuestra crisis SOMOS NOSOTROS MISMOS. No podemos seguir eludiendo nuestra propia RESPONSABILIDAD. Por supuesto, así como hay quienes ayudan a generar la crisis, hay quienes se benefician de las mismas. Chavistas, independientes y opositores, son co-responsables de la actual crisis, por acción, reacción u omisión.

  6. Hemos alcanzado grandes logros, a la vez, necesario es reconocerlo: hemos incumplido, errado y fallado, muchas veces. Nos hemos comprometido a rectificar, reajustar, retroalimentarnos, redefinir, rediseñar, reingeniar, relanzar, reimpulsar y aplicar el "Golpe de Timón", al que nos llamó el Presidente Chávez… y, NO HEMOS CUMPLIDO, como nos habíamos comprometido y, lo hemos hecho, algunas veces, mal o muy mal. Los logros, muchas veces, son desconocidos. Por otra parte, ha existido una falla de política comunicacional a pesar de todos los esfuerzos realizados. Cada uno de nosotros, en su área de trabajo, en su vivencia y su nivel de información, debe sacar su balance. Confrontarlo con los otros y sacar nuestra ajustada conclusión. Si es un balance desfavorable, seguramente que, allí está otra de las causas de esta crisis. Hemos propuesto planes ambiciosos y hemos incumplido muchos de los objetivos y metas propuestos. ¿Cuáles son las causas del incumplimiento de los planes y proyectos? ¿Por qué fracasan? ¿Cuándo y cómo corregiremos? ¿Lo haremos a tiempo?

  7. Cualquiera que sea el balance o las conclusiones. Si usted de verdad, ha internalizado y tiene conocimiento de los esfuerzos realizados, durante este proceso, sobre todo por parte del Presidente Hugo Chávez, del propio Presidente Maduro y por la mayoría de nuestro pueblo, está obligado, por GRATITUD, LEALTAD, SOLIDARIDAD… y por respeto a su propia CONCIENCIA, a apoyar, aunque sea críticamente, a quienes hoy representan el rescate de la dignidad, la soberanía e independencia y, sobre todo, la alegría y esperanza de nuestro pueblo humilde, sencillo, noble, solidario y comprometido. (NN: Hoy, 09/07/17, pudiéramos aplicar esta recomendación para llamar a votar a favor de los y las candidat@s a la Asamblea Nacional Constituyente)

  8. Frente a la posible disyuntiva: ¿A quién apoyar? o ¿Por quién voto? Nunca se debe olvidar, de dónde venimos, cuál es nuestra extracción u origen de clase social, dónde y cómo nos encontrábamos aquel otro 6D, de 1998, o tiempos antes, y deberíamos preguntarnos además, si, a pesar de la difícil situación que hoy vivimos, estábamos mejor antes que ahora, como nación, como pueblo, como familia, como institución o en lo personal. Y si hay algo que corregir, AYUDEMOS A HACERLO YA. Nos está prohibido olvidar que muchísimas cosas eran inaceptables. Tampoco podemos olvidar, no sólo el Caracazo, el 4F o el 27N, sino todas las luchas libertarias y la sangre derramada por millones de hombres y mujeres, por ver realizado como ahora, muchos sueños que, estamos persuadidos, aún faltan por realizar.

  9. Frente a la pregunta: ¿Qué hacer frente a la crisis y la cercanía del 6D 2015? (Hoy: Frente a las elecciones del 30/07/2017) No dudamos un instante en sostener que la consigna debe ser: ESTUDIAR E INVESTIGAR, TRABAJAR Y LUCHAR, todos los días, hasta ¡VENCER! Y hacerlo con CREATIVIDAD y VOLUNTAD, siempre pensando en los intereses sagrados de la Nación y de los excluidos de nuestro pueblo ¿Lo hemos estado haciendo?

  10. El 6D de 2015, puede ser el final de un sueño y de un esfuerzo colectivo, bien intencionado, o el comienzo de un nuevo despertar, para que los PODERES CREADORES DEL PUEBLO se activen y mejoremos lo que haya que mejorar. Y logremos, cuanto antes, construir el verdadero SOCIALISMO que garantice la necesaria estabilidad política, estabilidad social y económica y, en especial, la verdadera FELICIDAD SOCIAL. Por eso, sostenemos y así los animamos a actuar, frente a la posibilidad de abstenerse, votar por la oposición o el anti-oficialismo, que es necesario armarse de fe, esperanza, voluntad y pasión, para votar y continuar trabajando, consciente y responsablemente, a favor de una nueva y, tal vez, la última oportunidad sino corregimos a tiempo, para quienes hoy representan la valentía, el coraje, el pundonor y los ideales de justicia y dignidad social, por los que lucharon: Mara, Guaicaipuro, Urdaneta, Sucre, Bolívar, Fabricio Ojeda, Argimiro Gabaldón, Alberto Lovera, Jorge Rodríguez, Hugo Chávez y tantos hombres y mujeres, anónimos o clandestinos, que han luchado o entregaron su vida a favor de lo que hoy disfrutamos, aún con problemas o crisis. TÚ DECIDES. Nadie puede decidir por ti. NO SEAMOS PARTE DE LA CRISIS, SINO DE SU SOLUCIÓN… pronta y definitiva.

Preparémonos para vencer, cualquiera sean los resultados.

NOTA FINAL COMPLEMENTARIA: Cada vez que viene un proceso electoral, en el país, siempre solemos pensar, y decir, que esta será la batalla decisiva y esta sí será la definitiva: la que marcará la victoria final, de nuestra total y completa independencia. Pues bien: ni la batalla de Carabobo lo fue, ni la del 6D de 2015 lo ha sido y, por lo visto, la del 30 de julio de 2017, si se realiza, como se espera, no será la definitiva. Creo que nuestro apego a posiciones de poder, la urgencia histórica de querer lograr rápido la construcción de una sociedad diferente, más justa socialmente, nos hace pensar que si no lo logramos ahora, todo está perdido. Es la influencia del pensamiento dualista, "dialéctico", dialógico, dicotómico…que no nos permite aceptar que una "derrota" puede ser un triunfo diferido. Ojalá, la derrota del 6D de 2015 se convierta en una victoria el 30 de julio de 2017. Ojalá. Si llegamos a celebrar la elección.

Ojalá, podamos lograr una salida negociada, antes del 15/07/2017, para evitar la confrontación y la agudización de las acciones violentas que parecen venir en camino como parte de la estratagema del Plebiscito y la de la Asamblea Nacional Constituyente. Esa ha sido y es, mi principal pre-ocupación, ocupación actual y, de ser necesario pos-ocupación.

Estamos jugándonos, no sólo a Rosalinda sino al futuro de la patria y ¿quién sabe si…? indirectamente, del Planeta Tierra. Ojalá me equivoque.

Quiero finalizar esta NOTA, con unos fragmentos o párrafos, recogidos de una ponencia del Vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera:

"Son tiempos difíciles, interesantes y exigentes para los revolucionarios. Las fuerzas reaccionarias de la derecha quieren retomar la iniciativa política y, en algunos lugares, lo han logrado aprovechando nuestras debilidades. ¿Qué va a pasar? ¿En qué momento nos encontramos? ¿Qué se viene a futuro?

No debemos asustarnos ni ser pesimistas ante el futuro, ante las batallas que se vienen. Cuando Marx analizaba los procesos revolucionarios, en 1848, siempre hablaba de la revolución como un proceso por oleadas, nunca como un proceso ascendente o continuo, permanentemente en ofensiva. La realidad de entonces y la actual muestran que las clases subalternas organizan sus iniciativas históricas por temporalidades, por oleadas: ascendentes un tiempo, con repliegues temporales después, para luego asumir, nuevamente, grandes iniciativas históricas. Así, una y otra vez, hasta que el curso de la historia y las necesidades colectivas encuentran el cauce de satisfacción para ese descontento y creatividad social.

Me atrevo a pensar que estamos ante el fin de la primera oleada y que estamos viviendo un repliegue cuya duración se extenderá por meses o años. No lo sabemos con precisión. Sin embargo, está claro que como se trata de un proceso, que aún no ha agotado su potencial ni resuelto las causas más profundas que lo llevaron a manifestarse, tendremos una segunda oleada que intentará ser el escenario de resolución de las demandas y necesidades históricas que permitieron el estallido de la primera y que todavía no han sido ni serán satisfechas en el escenario de este repliegue restaurador."

"Por tanto, lo que tenemos que hacer es prepararnos para las batallas en este escenario de repliegue temporal de la oleada revolucionaria, debatir abiertamente qué cosas se hicieron mal en la primera oleada, en qué se falló, dónde se cometieron errores y qué faltó hacer a fin de enmendar inmediatamente estas debilidades y comprometerse, de manera práctica y también inmediata, para que cuando se dé la segunda oleada, los procesos revolucionarios continentales puedan llegar mucho más lejos y mucho más arriba de lo que lo hicieron en la primera oleada. La crítica y la autocrítica deben ser revolucionarias, es decir, no buscar culpables y lavarse las manos de las responsabilidades que cada uno y todos tenemos con la producción del destino que construimos. Este es el proceder típico de la izquierda deslactosada que observó impotente y ajena, desde palco, el despliegue de los procesos revolucionarios y que, ahora, desde el mismo palco –financiado, claro está, por gratificantes remuneraciones externas– divaga impotentemente acerca de lo que otros debieran haber hecho. ¡Eso no sirve para nada! La autocrítica es práctica, sirve para la acción inmediata, porque el momento de repliegue requiere acciones prácticas de resistencia, de reorganización y de búsqueda de nuevas iniciativas por parte de los sectores populares. Esta segunda oleada continental podrá ir más lejos porque tendrá unos soportes, unos puntos de partida que no se pueden ceder; tendrá a una Cuba, una Bolivia, una Venezuela y un Ecuador firmes, que permitirán avanzar hacia el resto del continente y más allá de su extensión territorial.

Nos tocan tiempos difíciles, pero para un revolucionario los tiempos difíciles son su aire y su alimento; de eso vivimos y nos alimentamos, de los tiempos difíciles. ¿Acaso no venimos de abajo? ¿Acaso no somos los perseguidos, los torturados y los marginados de los tiempos neoliberales?" (Subrayados nuestros)

No tengamos temor a perder, no siempre se puede ganar. Es la dicotomía GANAR-PERDER, lo que nos puede tener entrampad@s. Muchas veces, se pierde ganando y se gana perdiendo. Otras, ni ganamos, ni perdemos: EMPATAMOS. Es el juego trialéctico de la vida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1097 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a248979.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO