Memorias y olvidos constituyentes: similitudes contemporáneas en Venezuela. (1999-2017)

El proceso para una Asamblea Nacional Constituyente con iniciativa del presidente Nicolás Maduro, en base a lo que establece el artículo 348 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ha supuesto un impulso para el diálogo, pues, quiérase o no, quienes niegan y quienes afirman esta necesidad, entran en debate. El hecho que no se de cara a cara, el que un sector se mantenga en el foquismo y vaya de frente con su terrorismo cada vez escualizandose en cuanto a su convoctoria, no borra lo que acontece; que es una Venezuela movilizada en discusión a favor, en contra, con interrogantes, consideraciones y acotaciones en cuanto a la Asamblea Nacional Constituyente.

Los (as) que dicen yo no voy a hablar de la Asamblea Nacional Constituyente porque esta es, (...), entran en diálogo de la constituyente, quienes hablan y escriben que la Asamblea Nacional Constituyente es una trampa porque (...) y explican como quedan entrampados en una dialógica constituyente, quienes expresan que Maduro no puede convocar, ni presentar esas bases comiciales porque (...) dan sus "razones" y asi, en esa secuencia se va construyendo la urdimbre dialógica de quienes diciendo no, entran en el si, algo como; "cuando digo soy quiero decir somos", necesario de una Venezuela que no ha dejado de dialogar desde el decreto tres del presidente Chávez, en febrero de 1999, que posibilitó que la institución electoral de la cuarta república convocara para dos meses después, el referéndum inicial y lo más importante, el diálogo recomponedor de la Venezuela existente.

Quien no pierde la memoria puede intelegir que con la constitución del 1961 de la República de Venezuela, no era posible unas elecciones a constituyente por la inexistencia de la misma y sólo la opción del mecanismo de referéndum en una ley de descentralización de la década de los ochenta del siglo pasado, pudo abrir esa rendija, de donde ha brotado la posibilidad política de la refundación de la patria.

El llamado de Chávez permitió los desencuentros y encuentros en el gran diálogo de la propuesta. Las tensiones y pulsiones, expresiones de la lucha de clases fue desencadenando la institucionalización de la vida en el contrato social roussoniano de genéro popular. Algo similar ocurre 18 años después, cuando la revolución entra en la mayoría de edad, y el debate continúa.

La oposición de aquel crono sigue siendo la misma de hoy, con algunas variantes, unos(as) que otros(as) actores(as) deslocalizados(as), desplazados(as), convidados(as), pero que además caen en su mismísima lúdica. Hoy y como un juego de truco, con las mismas barajas se presenta nuevamente y por continuo histórico la situación; sin reservada ni flor, sin perico ni perica, sin envite, sin espadilla ni bastillo, sólo le quedan las cartas de pasar, les queda el atajo, el fiao.

La oposición como hace dieciocho años no ha aprendido la lección, ahora peor aún, su vale juego no tiene sustento real y depende sólo de los mirones, de los que están afuera del juego que saben las cartas de cada quien y no pueden hablar, de quienes están fuera de nuestras fronteras, a quienes ellos les hacen lobbys, de los que les mecen la cuna.

Su opción está en generar el miedo, el terror, la destrucción; los argumentos se retiraron, ya no calzan, implicando, quiérase o no, consciente o no, un elogio a la irracionalidad, y con ello, la realidad es su negación, pero siendo como no es..., ES. Están apoyados por los mirones extra territorial, no por el pueblo.

El mundo de las mediaciones los tiene a su favor, no anclan en la realidad, pero mediadas por redes desterritorializadas, hacen de la postverdad, ... su verdad y con ello... su marketing y cierto raiting que vale en un sector del mundo, cuya impronta de esfera pública está en el homoviden y no en la palabra, ni en la coherencia, ni en la política.

En este año (2017), y producto de la Constitución nacida de aquel hermoso proceso beligerante y deliberante del pueblo venezolano, con iniciativa de Chávez y convocado por el decreto de él mismo, el testigo lo asume el presidente Nicolás Alejandro Maduro Moros, que por voluntad del pueblo, (redundancia en Venezula pero la situación obliga al énfasis), está obligado a ser el paladín de la paz y crear condiciones de desarrollo, profundización y radicalización para la consolidación del proyecto historíco por el que combatimos, que denominamos bolivarianismo y que se recoge jurídicamente con algunos gazapos de intereses de momentos (denunciados por Chávez), gazapos de contextos (avances y progresos no añadidos constitucionalmente), en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

Hoy como hace 18 años el ritornelo discursivo de la oposición se mantiene:

Ocho frases de la oposición que valieron para 1999 y que le dan la misma valoración en el 2017:

1) "No necesitamos otra constitución sino que haya comida, seguridad, etc". (ayer y hoy igual).

2)"No necesitamos otra constitución sino que la gente se ponga a trabajar, que haya trabajo no nueva constitución" ( hoy con el mismo significado de ayer, no necesitamos nueva constitución sino que haya producción).

3)"La constituyente es para eternizar en el poder al teniente coronel".(ahora al autobusero).

4) "Una constituyente para legalizar el castro/comunismo" (ahora la dictadura).

5)"Una constituyente para que haya un solo partido". (Ayer y hoy igual).

6)"Una constutyente para eliminar la educación privada". (Ayer y hoy igual).

7)"Una constituyente para un solo pensamiento". (Ayer y hoy igual).

8)"La constituyente es antidemocrática". (Ayer y hoy igual).

Dos posturas ultra, hiper y epi sorprendente de la oposición en el 2017:

1) Una nueva constitución es ir contra Chávez. ( les falta decir es un atentado al "legado de nuestro comandante eterno").

2) Defenderemos la actual constitución de la República Bolivariana de Venezuela con todo los que esté a nuestro alcance. (Algo como decir que la actual constitución salió por parto feliz de la actual oposición).

Cuatro datos necesarios de 1999:

1) El 25 de abril de 1999 la revolución gana el referémdun con el 82% del voto popular.

2) La revolución gana las elecciones constituyentes del 25 de julio de 1999, donde el Polo Patriótico obtuvo 119 de los 131 curules con 67% de los votos.

3) En diciembre de 1999 (después que la asamblea había finalizado con su trabajo), el referéndum para ratificar la nueva constitución, fue aprobado con 71% de los votos, la oposición votó en contra.

4) La asamblea estuvo deliberando, desde el 3 de agosto hasta el 12 de noviembre de 1999.

No olvidemos las instituciones hostiles a la constituyente en 1999 y en 2017:

-1999. Congreso de la República, llamaron a una sesión de emergencia considerando que la democracia estaba en peligro.

-1999. Corte Suprema de Justicia, hasta el punto que el presidente de esta renunció como protesta.

-2017. La Fiscal General de la Repúbica, que ya ha incoado varios recursos jurídicos en contra.

Tanto en 1999 como en el 2017 nada de ello procedió.

Posibles similitudes electorales en consideración a lo ocurrido:

-El 30 de julio del año 2000 se celebraron las megaelecciones y las gana el Polo Patriótico con Chávez como candidato obteniendo el 60% de los votos.

-En el año 2018 se celebrarán las elecciones presidenciales y ya parece haberse cuajado que la candidatura opositora será un premio a la traición y vendrá nuevamente de quienes han hecho fila en el chavismo.

Diez logros qué no apunta a ser cambiado de lo alcanzado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999:

1)La nueva constitución dió un nuevo nombre al país.

2)La condición de estado social, democrático y de derecho.

3)Asamblea nacional unicameral.

4)Tribunal Supremo de Justicia.

5)Consejo Nacional Electoral.

6) Un sistema de democracia participativa y protagónica.

7) El derecho a revocar a todos los funcionarios electos.

8) El período presidencial a seis años con opción de una reelección.

9) La creación del Poder Electoral (Consejo Nacional Electoral).

10) La creación del Poder Moral o Ciudadano (conformado por el Defensor del Pueblo, el Fiscal General y el Contralor General de la República).


marcanofernandez@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 864 veces.



Jesús Alejandro Marcano Fernández

Profesor titular de la Universidad Bolivariana de Venezuela UBV. Doctor en Educación en Uiversidad Pedagógica Experimental Libertador.

 marcanofernandez@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Alejandro Marcano Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas