La clase obrera por la Constituyente

Nuestra clase obrera siempre ha luchado por la defensa de los derechos laborales y del pueblo. En la cuarta república nos concentramos en alcanzar conquistas económicas y en defendernos de los planes capitalistas por desmontar o destruir nuestras reivindicaciones, al mismo tiempo que denunciábamos la inviabilidad política del capitalismo para sacar a los pueblos de la pobreza y la miseria.

Cuando el Comandante Chávez logra que la revolución triunfe, gran parte de nuestras reivindicaciones históricas fueron honradas, y hoy son conquistas permanentes del pueblo venezolano que vamos a defender como lo hicimos en contra El Carmonazo y el paro sabotaje.

Todos los intentos de la derecha por derrotar la revolución tienen como objetivo acabar con estos logros alcanzados, para que dejemos de ser soberanos en la administración de la riqueza petrolera y otros recursos mineros y biodiversos. Quieren liquidar nuestras conquistas laborales en contrataciones colectivas y de carácter social como las pensiones, asistencia sanitaria, educación universal y gratuita, tal como ocurre en otros países en donde son los capitalistas los que dirigen sus gobiernos.

Toda la violencia generada obedece a los apetitos económicos y hegemónicos de las transnacionales y sus títeres nacionales. Como clase no podemos dejar que triunfen porque los resultados serian catastróficos. Ya hemos sido testigos del odio profundo con el que actúan, de sus formas sanguinarias de protestar y de cómo justifican acciones criminales o las reivindican. Todo lo que conocemos de la represión y persecución pinochetista se queda corto con lo que la extrema derecha tiene en sus fantasías para el pueblo venezolano.

Ante la ruptura de cualquier posibilidad de entendimiento, ante la negativa de la oposición de dialogar, ante las acciones internacionales que pretenden justificar un golpe de estado contra el presidente Nicolás Maduro; nuestro camarada por el contrario, continua planteando la necesidad de restablecer la paz y el debate franco y abierto.

La ruptura del diálogo por parte de la derecha es de tal magnitud que en el desglose de su discurso queda evidenciado que ellos consideran a una barricada con guaya incluida como legítima, mientras que la convocatoria a elecciones para escoger constituyentes lo asume como una expresión dictatorial. Esta derecha digiere que trancar por varios días el acceso al hogar y al libre tránsito es una forma democrática para alcanzar sus objetivos, mientras regurgita a quien se inscriba de candidato a la constituyente como un traidor. Estas disrupciones en los códigos de comprensión política son más que justificativos para la invocación de la ANC.

Podemos decir con muchísima satisfacción que hemos realizado más de mil asambleas en todo el país, congregado en portones y auditorios a casi medio millón de trabajadores y trabajadoras, en dichos escenarios nuestros compañeros obreros también están de acuerdo con Nicolás. En los debates nos plantean que es correcto invocar al magno parlamento nacional como ente decisorio que ponga orden en la locura que han sembrado en distintas partes del país.

Mientras la derecha se desinfla en las calles han incrementado la disociación y el terrorismo, mientras más violentos se ponen más necesaria es la Constituyente; por todo esto, por las generaciones actuales y futuras, la clase obrera revolucionaria le manifiesta al mundo que respaldamos la constituyente y que miles de compatriotas en todo el país se están inscribiendo para ser candidatos y ser electos por votación directa, universal y directa.

Al cierre de este artículo la dirigencia de la MUD se mantiene en contra de la constituyente y con un discurso de mantener sus alicaídas protestas en la calle. Si hubiese participado tendría una buena representación para influir en el magno parlamento. Cuando la ANC sea electa y empiece a tomar decisiones por la paz no valdrán sus discusiones bizantinas ni los onanismos mentales de la derecha. Ya se abstuvieron en 2010 y luego muchos se lamentaron (y también muchos se la mentaron).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1366 veces.



José Ramón Rivero

Viceministro para el Sistema Integrado de Inspección Laboral y de la Seguridad Social. Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo

 mejansen.sppp@gmail.com      @joseramonrivero

Visite el perfil de José Ramón Rivero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas