A propósito de tantas marchas en Venezuela

Aporrea: marcha pacifica por la humanidad y el planeta




Ante la posibilidad que abre un Mundo Globalizado, interconectado por haces de luz de energía, que permiten la sostenibilidad de las nuevas tecnologías de comunicación e información (NTICS), interconectándonos en un mágico NOSOTROS, mientras rompe las barreras del tiempo y el espacio, APORREA leal a su promesa de ser vanguardia de los sueños y esperanzas de los más oprimidos, los ciudadanos de a pie, los miserables, toma la decisión de seguir marchando subversivamente, pero no clandestinamente, porque la Nobleza ni la Verdad tienen porque esconderse.

Su marcha se caracteriza por ser pacifica, apegada a la convicción de que la palabra precisa en el momento adecuado, tiene más poder de contundencia que el choque violento entre los cuerpos físicos que originan la muerte, ya que el dolor de esta última solo genera un mal sin sentido, en cambio las palabras no se borran, dibujando la realidad más justa que la Humanidad en su conjunto tiene el deber de cristalizar.

Marchan los valientes, que ante la amenaza del miedo que tratan de imponer los que dudan de su razón, no logran atemorizar, por las calles de estos haces de luz logrando llegar al mundo entero, donde personas los leen izando sus banderas, con la certeza de que sus ideales son expresados y serán materializados.

La encaminan los que con certeza o sin ella tienen un corazón comprometido con el deber impostergable de construir este Paraíso prometido, donde la opresión de los brutalmente débiles de corazón sobre los noblemente fuertes en espíritu, pase a ser un pasaje oscuro por donde tuvieron que atravesar los seres humanos para lograr reconocer sus pasiones, desde las más inspiradoras y angelicales hasta las más endemoniadas.

Marchan con sus palabras escritas todos aquellos que se oponen a las diversas formas de represión, sustentadas en un Poder deshumanizante, tanto los que proyectan su voz por lo crueles sucesos que ocurren en Venezuela, como los que levantándose por encima de su realidad, logran observar que el mal infecta a todas las sociedades en el planeta, y no solo a Venezuela.

Al compás de esta marcha se suman los que han tratado de ser silenciados por las fuerzas imperiales, los que han sentido el ultraje de sus derechos sagrados de vida y felicidad, los que en su sabiduría e ímpetu han forjado su carácter, los que juegan en el terreno de la política para horizontalizar el triangulo del poder, los estudiantes, las madres y padres, los hijos, los jóvenes y los que la vejez ha delineado arrugas de largo caminar, los enamorados, los despechados, y los que siguen buscando enamorarse, los guerrilleros y los que lo fueron. Marchan los obreros, profesores, médicos, ingenieros, arquitectos, cocineros, sociólogos, economistas, estadistas, politólogos, músicos, directores, artistas, poetas, los chavistas, los de izquierda pero no chavistas, los maduristas, los anti maduristas, entre otros. Marchan las cooperativas, las fundaciones, sindicatos, los movimientos sociales, las radios comunitarias, las escuelas ideológicas, los partidos ancestrales y nuevos, nacionales e internacionales de izquierda, etc. Y también marchan los locos.
Todos con sus lanzas de palabras proyectando sus voces de: ataques a estas fuerzas imperiales bien sean las mundiales como Estados Unidos, Rusia, China, las grandes trasnacionales como las Gold Reserve. O las internas dentro de los países como Macri en Argentina y PDVSA o las políticas del gobierno “rojo rojito” actual en Venezuela. Los empoderíos económicos, como empresas nacionales y trasnacionales que en vez de aportar sabotean el sustento de las sociedades que le dan sentido a su existencia. Las denuncias por los atropellos cometidos a los más vulnerables, por el hambre, las faltas de medicinas, las muertes infantiles, la inseguridad, la violencia desatada. Los análisis políticos que se construyen a través del intento de desmontar el eje piramidal de poder, como el debate sobre la convocatoria a una Nueva Asamblea “Constituyente”, o el Ecocidio planeado con el Proyecto del Arco Minero. Los ataques feroces, con el don de la palabra, entre unos a otros, y los aplausos también. La poesía revitalizada a la vida. Y la fe.

Y LA MARCHA CONTINUARA…NO SE DETENDRÁ…NO LA DETENDRÁN…SEGUIREMOS TODOS UNIDOS LUCHANDO HASTA GANAR ESTA BATALLA DE LOS QUE APUESTAN POR UN MUNDO DONDE LO PRIORITARIO SEA EL SER HUMANO EN ARMONÍA CON LA VIDA DEL PLANETA Y NO LA EXPLOTACIÓN DE LAS POLÍTICAS CAPITALISTAS SOBRE LOS OPRIMIDOS.

SILENCIAR A APORREA ES SILENCIAR LA VOZ DE TODO UN PUEBLO.
FELIZ CUMPLEAÑOS EN TUS HISTÓRICOS QUINCE.
SIGAMOS MARCHANDO.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 870 veces.



María Cristina Berrizbeitia Rivas

Ex Militante de Marea Socialista y Ex Militante del MDI. Socióloga UCV, estudiante de Derecho, defensora de los Derechos Humanos. Fundadora de la Escuela de Comunicación Popular Fabricio Ojeda.

 crberrizbeitiar@gmail.com

Visite el perfil de María Cristina Berrizbeitia Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: