¿Este gobierno es “culillúo”?

Una persona amiga me preguntó sobre qué impedía que Leopoldo López pagase su condena en otro penal, como cualquier ciudadano. O sea, cualquier venezolano. O sea, como cualquiera hijo de Petra, Jacinta, Eustaquia o Sinforosa. Elemental mi querido Watson, le respondí: porque no es hijo de ninguno de esos nombres. Pero sobre todo porque aquí lo que campea es el miedo. Sí, señor. Miedo elevado a la enésima potencia. Recuerdo que una vez intentaron llevarlo a la Penitenciaría General de Venezuela. O sea la cárcel de San Juan de los Morros. Se armó el alboroto y rapidito lo trajeron de nuevo al hotel Ramo Verde. ¿Qué vaina, no? El culillo es libre, pero, en este caso es raro. Es como te condeno, pero no te condeno. Te tengo preso, pero no te tengo. Eres culpable, pero no eres culpable. ¡Carajo! Así, así, así no se gobierna.

El presidente de Turquía, Taryip Erdogan, estuvo a punto de que lo derrocaran. Estuvo dando vueltas en un avión, sin que le permitieran aterrizar en algunos países limítrofes. Se mantuvo en el aire, y luego aterrizó en su país. Asumió el control de la revuelta. E hizo lo que tenía que hacer. Mano dura contra los conspiradores. Presos, bien presos. No quedó uno sólo libre. ¿Y qué pasó? Nada. Nadie, internacionalmente, dijo nada. Se metieron la lengua en un bolsillo. A Erdorgan, le importaron un pito los organismos internacionales. Y allí está, gobernando con más poder. Y los conspiradores, bien presos.

Aquí, en Venezuela, hay leyes, por demás. Pero no se aplican. Sobre todo los dos gobiernos revolucionarios. ¿Qué pasó con el intento de golpe contra Hugo Chávez? Regresó triunfante de la isla La Orchila. Y una vez en Miraflores, sacó un cristo. Y lo enseñó. Llamó a la paz y al diálogo. Y los conspiradores, bien gracias. Por allí andan, como perros por su casa. Perdonó a medio "mundachi". Y meses después le metieron una huelga petrolera. Casi lo tumban de nuevo. Y otra vez el perdón. La impunidad. ¿Y qué paso, luego, después que él murió? Vino Maduro. Con la misma tónica del diálogo, y de la paz. Un dialogante solo. Sin interlocutor. ¿Qué le hicieron al presidente Maduro? Le aplicaron una guerra económica que aún está vigente. Guarimbas por todos lados, actos vandálicos de todo tipo, y terroristas de los más atroces. En otras palabras, en este país todo el mundo hace lo que le da la gana, mientras las autoridades, en general, se limpian las uñas, y voltean la cabeza para un lado, haciéndose los locos. La Fiscalía… ¿Dónde está el ministerio público?

La Fiscal General de la República Bolivariana de Venezuela, guarda silencio. Mientras tanto un gobernador, y dos o tres alcaldes lideran actos violentos, cierran calles, avenidas y autopistas. Aúpan a su gente, desquiciada, por cierto, a cometer incendios, destrucción de bienes públicos y privados. Los encapuchados se ríen del gobierno, en actos de provocación. Sin que se les haga nada. ¡Aquí, en mi país, no pasa nada! Pregunto: este gobierno ¿es o no es culillúo? Claro que lo es. Tiene miedo de actuar, aún con la verdad de su parte. Pero le teme al imperio. Cree que si hace esto o aquello nos van a invadir y a desaparecer al chavismo. ¡Carajo!, con miedo no se gobierna. Así, así, así no se gobierna…

Agregado:

Se quiere gobernar bajo el manto de la democracia y el respeto por los derechos humanos. Está bien, que así sea. Pero ni tan calvo ni con dos pelucas. ¿Cómo es eso que un grupo minúsculo de gente desquiciada va a poner en jaque a un gobierno elegido democráticamente, mediante el voto? Eso sólo se ve en Venezuela. Repito: esa vaina sólo sucede en este país. Mantener las manos arriba en aras de la paz, mientras otros destruyen al país… ¡La locura! El costo de ese ese culillo, le está costando a Venezuela grandes daños, casi irreparables. Leopoldo López, desde la cárcel, y su señora esposa, mantienen en jaque al gobierno. ¿O no es así? El faso positivo de Leopoldo Castillo, fue acordado entre ellos. Pero la impunidad no toca a Castillo. ¿Por qué? Por el culillo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3160 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a245651.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO