De cómo podríamos entrar en un callejón sin salida

Posibles escenarios constituyentes

Más allá del debate de si es correcto o no llamar a una constituyente y la forma en cómo se está convocando, Venezuela está experimentando una profunda crisis económica de carácter estructural, una crisis social cuya mayor expresión son las altas tasas de homicidios que tenemos desde los últimos años, una crisis política en donde las partes se desconocen mutuamente y ahora se presenta una escalada de violencia en todo el territorio nacional en la cual ya se cuentan decenas de muertos y centenas de heridos y detenidos. Sin duda los métodos que se han estado empleando por las direcciones en conflicto no han generado las soluciones a los problemas sino que se han incrementado.

Frente a esta innegable realidad de violencia, el Gobierno del Presidente Maduro decidió convocar a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), la cual es una herramienta establecida en el artículo 347 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) "con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución". EL Presidente Mauro sostiene que esta es la única manera de evitar una guerra civil, creando un gran dialogo nacional Constituyente. Debemos reconocer la intención del Presidente Maduro de frenar la violencia y de hacerlo entregando al Pueblo el poder de refundar la República. Sin embargo, ¿es esta la manera adecuada de hacerlo?

Hay que señalar que el artículo 349 de la Constitución deja bien claro que la ANC está por encima del resto de los poderes públicos cuando nos dice que "Los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente". Es decir, la agenda de debate y todo el destino del país, incluyendo los poderes públicos y la actual constitución, quedarán subordinados a las decisiones de esta ANC. No cabe duda que la tendencia mayoritaria que controle esta Asamblea tendrá un poder absoluto ya que ninguna otra institución podrá controlarla.

Dejando claro el carácter supremo de la ANC, debemos continuar por recordar que la Constitución es un pacto Social, un gran Consenso Nacional bajo la forma de una norma rectora que establece la arquitectura del estado que nos vamos a dar y las reglas de juego para la convivencia. Si una constitución no reúne gran consenso social, serán inevitables las confrontaciones. Así que uno de los objetivos primordiales de una constitución es lograr ese Consenso. La Constitución del 99, diseñada por el Presidente Chávez luego del agotamiento del Pacto de Punto Fijo y su Constitución, fue respaldada por todo el Chavismo y confrontada por la oposición. Hoy, 18 años después, tanto el Chavismo como la mayoría de la base de la oposición la reivindican. Esto es un gran punto de encuentro, de allí la frase del Presidente Chávez "Dentro de la Constitución todo, fuera de ella nada". Precisamente por esto es que estar dentro de la constitución es la mejor garantía de evitar una guerra civil. Luego, nos preguntamos ¿Una nueva Constitución va a garantizar un mayor consenso social que la actual para poder evitar una guerra civil y reducir el conflicto? O por el contrario ese proceso disuelve uno de los pocos consensos actualmente existentes. Esto sólo lo podemos responder analizando escenarios posibles.

Veamos, el planteamiento central del Presidente Maduro es que la ANC será una Asamblea popular, de movimientos Sociales, no de partidos. Para esto, 250 asambleístas serán electos por territorios, equivalente a la elección de diputados. Allí el PSUV moverá sus fórmulas electorales (kinos), concentrando los votos. Creo que no hay duda de eso, como tampoco la debe haber en que la MUD también hará sus kinos. Con esto queda claro que estos primeros Asambleístas serán determinados por las maquinarias partidistas, expertas en elecciones, así sean uninominal.


Luego, la esperanza del Poder Popular está depositada en los otros 250 asambleístas de los Movimientos Sociales, lo que el Presidente Nicolás llamo una Constituyente Popular. Sin embargo, frente al artículo 63 de la constitución y la Ley del Sufragio, se percata el Gobierno que no pueden ser elecciones de segundo grado sino universales, directas y secretas. A partir del día miércoles (03/05/17) en la noche, el Dr. Herman Escarra, Elías Jaua y el Ministro del Trabajo, entre otros, comenzaron a plantear que las votaciones serían directas, universales y secretas.

Supongamos que, más allá de las contradicciones, será así, entonces millones de trabajadores escogerán a sus Asambleístas. Lo mismo ocurrirá con las millones de mujeres, con los millones de jóvenes, con los millones de miembros de los Concejos Comunales, con los indígenas, empresarios, campesinos, etc. ¿Cómo hará el Gobierno para garantizar tener la mayoría de esta nueva ANC considerando que todas las encuestas, incluyendo las del propio Ejecutivo, revelan que hay un fuerte rechazo contra el Gobierno y podría expresarse nuevamente en un voto castigo, tal y como ocurrió el 6D del 2015? La respuesta es una sola, el PSUV estará obligado a construir kinos por sectores sociales y concentrar los votos, igual como lo tendrá que hacer para la escogencia de los asambleístas territoriales, y poder así enfrentar el Kino que también hará la MUD. El asunto es ¿dónde quedan entonces los movimientos sociales de base que no estén en el kino del PSUV ni de la MUD?, ¿Eso no va a generar una molestia gigantesca pues significa echar por tierra la promesa de ser esta una ANC Popular y de movimientos sociales, no partidista?, ¿Qué va a pasar cuando los miles de movimientos sociales se den cuenta que se enfrentan nuevamente a la maquinaria del PSUV, que como ha dicho Diosdado Cabello y otros dirigentes, se ha aislado del Pueblo por su sectarismo?, ¿Apoyaran ese Kino o dispersarán el voto como expresión de defensa de su dignidad?

Ahora, aun suponiendo que las direcciones regionales del PSUV logren construir kinos con el mayor consenso posible entre los movimientos sociales chavistas (cosa bien difícil dado la experiencia excluyente de los que piensan diferentes al PSUV) ¿Qué nos hace pensar que la MUD, también muy mal vista, no convertirá esto nuevamente en un plebiscito y construya su Kino al mejor estilo de "Todos contra la dictadura"?, ¿No es precisamente por esta razón que no se ha querido ir a las elecciones regionales? Luego, si se Polariza nuevamente esta elección ¿quién va a ganarla?

En estas circunstancias, la gente no va a votar por la MUD, la gente va a votar en contra del kino del Gobierno y la oposición hará lo mismo que hizo el 6D, convertir esto en un Plebiscito. Entonces para evitar una parcial derrota táctica (parcial porque se podrían perder entre 12 y 18 Gobernaciones) nos arriesgamos a perder todo en una derrota estratégica.

La única manera en que el Gobierno obtenga la mayoría de los constituyentitas y evitar que la oposición barra con el Gobierno, con todos los poderes y hasta con nuestra actual constitución, es que las bases comiciales no respeten el artículo 63 que establece las elecciones directas, universales y secretas, y francamente eso es imposible en este contexto nacional e internacional de confrontación. Es más, aun suponiendo que por la vía de la maniobra se logre ignorar el artículo 63 de la CRBV, el objetivo de una constituyente para generar un dialogo nacional y evitar una guerra civil, no solo no será alcanzado, sino que iremos en la dirección contraria.

En otro escenario, si la oposición obtiene la mayoría de la ANC y barre con los poderes y con los avances de la constitución, la conflictividad social se disparará e igual nos dirigiremos hacia una guerra civil. ¿Cómo tomaran los militares, por ejemplo, que le quiten su derecho al voto en una ANC controlada por la MUD?

Quienes le recomendaron este camino al Presidente Maduro, en una situación defensiva, no midieron bien sus pasos y lejos de evitar una guerra civil, nos acercan peligrosamente.

¿Qué hacer?

  1. En primer lugar volver a la Constitución. Parar esta convocatoria a Constituyente con el simple argumento que es el Pueblo que tiene el poder para Convocar de acuerdo al artículo 347 de la Constitución.
  2. Llamar a elecciones Regionales vencidas y publicar el cronograma electoral restante de acuerdo a la Constitución.
  3. Activar la mesa de diálogo y ampliarla con sectores sociales, bajo la misma argumentación que planteó el Presidente Maduro para la convocatoria a la Constituyente.
  4. Cambiar el lenguaje retador, ofensivo e irrespetuoso. Los líderes políticos deben llamar al reconocimiento y al respeto, no a la revancha. Sino reducimos el conflicto político no podremos resolver la crisis económica que si es lo que está devastando a las familias Venezolanas en este momento.
  5. Realizar un Plan de Estabilización Económica (Programa Mínimo) con el mayor consenso posible para detener el deterioro económico. Esa es la contradicción principal hoy a resolver.

Volvamos a la Constitución, este es el camino para evitar una guerra civil. Chávez nos dejó una hoja de ruta que, en esta configuración de fuerzas, de condiciones objetivas y subjetivas, es inmejorable. No la cambiemos, cumplámosla.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1607 veces.



Sergio Sánchez

Soñador, ingeniero, agricultor, músico y resiliente. Zurdo de corazón. Militante de las causas justas de la humanidad, crítico y autocrítico. Movimiento Por la Democracia.

 sergiocmb@gmail.com      @SSanchezVz

Visite el perfil de Sergio Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas