Los peligros nos acechan (II)

El fascismo (y el nazismo) es una dictadura, un fuerte autoritarismo, un militarismo descarnado, un Estado absolutista, con peculiaridades nacionales particulares, dictadura del capital financiero e hijo de la crisis cíclica del capitalismo de postguerra. Las consecuencias de la I Guerra Mundial: 1914-18, (Guerra de rapiña entre potencias. Guerra imperialista, de la que Rusia debe salir. Tesis de Abril. Lenin), afectaron a toda Europa. El Tratado de Versalles (1919), que pusó fin a la guerra, tocó fuertemente espacios sensibles de la cotidianidad Alemana e Italiana.

Una ola antiliberal sacudía a Europa, lo que preocupaba a la burguesía. Partidos de masas como el Popular y el Socialista, sacaron importante caudal de votos en las elecciones de 1919. El primero de tinte católico y el segundo una mézclote de varios tipos de "socialistas". En el Congreso de Livorno (1922), se terminó por imponer el grupo más socialdemócrata. Ese año se funda el Partido Comunista de Italia, donde Gramsci ocupó papel relevante. Esto no impidió el debilitamiento del movimiento obrero, ni el ascenso al poder de Mussolini. No olvidemos los nexos de Mussolini con la iglesia católica y particularmente con el Papa Pio XII, quien le bendijo las armas para que fuera a asesinar africanos a Etiopía. De anti partido, el fascismo pasó a partido único, y sus mejores éxitos fueron en el campo político. Esto se repetirá en Alemania.

El Partido Comunista Italiano, en su Comité Central, señaló que. "el fascismo es un intento de estabilización del capitalismo italiano…cuya economía es predominantemente agraria…el fascismo representa una forma capitalista superior de la organización estatal…mediante el cual el Estado se funde más estrechamente con los grupos dirigentes del capitalismo…" En verdad, el Estado fascista logra tener un fuerte impacto sobre las masas, pero se trata de un Estado controlado por la élite de la burguesía. El orden fascista, es el puño fuerte sobre el pueblo. La sangre, la raza, el honor, la patria, el trabajo, la familia, la propiedad, por sobre la razón. Lo emocional, la biología animal por sobre la cordura y sensatez humana. Se manipula el animal más ancestral que aún queda en la evolución de la especie humana; lo emotivo paraliza a la razón, la barbarie y el terror encuentran justificación. Una vez consolidado en el poder, Mussolini apoyó a la burguesía y a los terratenientes de manera firme. Podían dormir tranquilos, los peligros de la insurgencia popular se habían atenuado. Doce años en el gobierno de los fascistas, le dieron al capital un "aseguramiento". El movimiento obrero fue perdiendo fortaleza; era el deseo de la burguesía. El terror anti comunista tenía éxito.

La socialdemocracia venia manifestando desde décadas atrás, resquebrajamientos, distanciándose del interés popular y acercándose a la defensa del orden establecido, esto es, del capitalismo. Su ambigüedad teórica y práctica, fue hábilmente aprovechada por los fascistas, para culpabilizarlos de la crisis general que azotaba a Europa, que era una crisis cíclica del sistema capitalista, creando una confusión teórica con fuertes repercusiones prácticas, que movieron el electorado hacia la esquina fascista. Algunas empresas tomadas por sus trabajadores no representaban un serio peligro para la burguesía, pero "el culillo es libre" y porsiacaso, las derechas abiertas y las otras encubiertas, prepararon sus lanzas. El descontento iba en aumento, situación que aprovechó Mussolini para atraerse sectores de la clase obrera para luego destruirlos, de la pequeña burguesía afectados en sus aspiraciones, y de la clase media, factor trágico de la sociedad que por ser media clase, que le aterra mirar para atrás, y anhela subir socialmente, pero sus ingresos conspiran contra sus deseos. Esta misma clase media que había buscado anteriormente cobijo en el socialismo, pero tal y como es su naturaleza interesada, miedosa y altamente consumista, rápidamente se transfiguró en fascista; siempre están con el mejor postor Recordemos el presagio de Marx sobre la clase media. No es exactamente cierto que el fascismo sea "un movimiento de la clase media", percola hacia otros sectores sociales, incluso llega al proletariado y al lumpen. "El fascismo no lucha por unos principios, sino por unas posiciones"(A Tasca).

La alta burguesía italiana no tardó en entender que éste sería su benefactor. Los terratenientes vieron en el fascismo la tabla de salvación a sus intereses, pero igual proceder asumieron miles de campesinos. Estas contradicciones inmersas en el seno del fascismo, estimularían su posterior derrota. Mussolini fue claro: "Este plan se subordina a una premisa: que la nación será inevitablemente confrontada con la prueba de la guerra" En 1922 el fascismo italiano estaba en el poder. Ahora sus "Camisas Negras" o brigadas de choque harán su "agosto"; infundir el miedo con la práctica del terror, es su mejor arma. El orden fascista, es el orden del capital. Progresiva y rápidamente el anticomunismo de Mussolini se hace contagioso en el pueblo. Su confrontación contra La Internacional Comunista era visible. El fascismo era: "la política contra el primado de la economía, el Estado contra la sociedad, la nación contra el individuo aislado y la masa" (H Marcuse). "La heroificación del hombre" pretendió una metafísica convulsa que pronto lo dejó al desnudo.

"El fascismo es la plataforma, la tribuna y el carro de Mussolini" (J C Mariategui). Como afirma Mariategui, Mussolini es extremista; lo fue cuando estuvo en la izquierda y luego cuando estuvo y murió por la derecha. En 1910 lo encontramos de editor del periódico: "La lucha de clases" de inclinación socialista. Su conducta visceral prontamente lo llevó a la dirección del periódico socialista "Avanti", donde escribía Antonio Gramsci. Al estallar la I Guerra Mundial en 1914, Mussolini se declaró en su favor. Por su ímpetu en procura de la guerra, fue expulsado del Partido Socialista (como a Hitler). Su belicismo irá creciendo. Su sangre hervía, deja a "Avanti" y funda otro periódico que titula "El Pueblo de Italia", desde el cual proclama su radicalismo de derecha. Termina la guerra y pululan los soldados desempleados y desatendidos por el gobierno; era mano de obra barata que supo usar el fascismo en sus obras de infraestructura, generando empleo y atenuando la crisis social. Mussolini crea otro periódico: "El combatiente fascista". Vienen elecciones y los fascistas sacan 155 puestos en el Parlamento. Todo olía a descontento que empujaba hacia un peligroso chovinismo. Como siempre, la clase media oportunista, que gusta esconderse tras de los nacionalismos, grito Benito aquí estamos nosotros para empinarnos en tus luchas. Los logros conseguidos por la clase trabajadora producían encono en la clase media. Hasta "socialistas" inconformes fueron a parar al fascismo. Las hábiles mentiras, le dieron inicialmente a los fascistas una imagen de revolucionarios: Vociferaron consignas contra los ricos y en favor de los pobres. En poco tiempo Italia estaba al borde de la guerra civil. Financiados y controlados por la burguesía, los fascistas emprendieron batalla contra los socialistas. Su crecimiento fue vertiginoso, y ahora sus "Camisas Negras" estaban en capacidad de tomar el poder; vino la toma de Roma. (22-10-1922). Esta cuantiosa manifestación, impactó al Rey de Italia Víctor Manuel III, quien llama a Mussolini para que asuma el gobierno.

No era esto suficiente, el DUCE exige y consigue plenos poderes que le son otorgados por el Parlamento en 1924. En poco tiempo disuelve partidos y sindicatos y son válidos sólo los fascistas. El diputado Antonio Gramsci es detenido: "había que impedir que ese cerebro siguiera pensando". (Cuadernos de la Cárcel) Mussolini llegó a considerar a Gramsci: "El cerebro de la revolución italiana". Gramsci sostenía que el fascismo no es sólo de la clase media y alta, que también permea hacia abajo; hacia el proletariado, de igual manera afirmó que después del fascismo no necesariamente vendría el socialismo, podía ser otra modalidad del capitalismo. La "fase plebeya" del fascismo pasaba, venía ahora el fascismo descarnado. El fascismo es una modalidad férrea del capitalismo, el recurso al que apela cuando está verdaderamente en peligro. El liberalismo económico era enemigo del marxismo y también del fascismo. El "Estado totalitario", aparecía oculto tras la esperanza de reivindicaciones populares. Efectivamente inmediatamente llegado al poder, Mussolini comenzó a despachar órdenes y decretos proclives al interés de la burguesía.

Mussolini es voluntarioso, guerrero, emprendedor, extremista, organizador. Un pequeño avión le permitía estar aquí y allá y más allá en horas. Mariategui sostiene que Mussolini: "no fue el creador" del fascismo. Por el contrario esta marejada de descontento fue fértil territorio para el visceral Benito, así, Mariategui consideró que "el fascismo dio su espíritu a Mussolini". Esto le ayudó a fortalecer su anticomunismo. El chovinismo se vertía de la misma crisis económica de Italia. Mussolini renuncia públicamente de su pasado "socialista". "El socialismo no era en él un concepto sino una emoción" (Ob cit). La misma emoción dice Mariategui, impulsó a Mussolini por el fascismo. Es un personaje de emociones. Un mentiroso compulsivo, un manipulador de públicos, un político radical sin escrúpulos, un asesino sin miramientos. "Mussolini no le ha dictado al fascismo un verdadero programa; le ha dictado un plan de acción" (ob cit). Cumplió gustosamente el papel de mesías. Su histrionismo era emotivo más que conceptual. "Mussolini ha pasado del socialismo al fascismo, de la revolución a la reacción, por una vía sentimental, no por una vía conceptual" (Ob cit).

Inicialmente el fascismo más que un partido era un movimiento confuso, donde se reclutaba de todo. Clases diversas, obreros, empresarios, estudiantes, socialistas, reaccionarios, nacionalistas. Mussolini era "él y sus circunstancias" (Ortega), las circunstancias lo modelaban. En el poder, apeló a diferentes apoyos tanto parlamentarios como populares y burgueses. Esta complejidad clasista y de intereses opuestos, tempranamente inducia conflictos dentro del movimiento. De la acción, el fascismo va pasando a la teoría. En la contienda interna, Mussolini en sus inicios, procura estar en el centro, buscando el control político, para luego pasar al radicalismo sin miramientos. Los sectores más o menos liberales, libre pensadores o seudo democrático se salieron del movimiento. Mussolini se va radicalizando, la dinámica política pide definiciones. La crisis del capitalismo aumenta y la burguesía italiana entiende que puede salvarse ingresando y controlando este "movimiento" confuso y de muchos, pero había que darle coherencia y estabilidad de criterio doctrinal, así lo hizo.

Como el que mata a balas, hierro, torturas, crueldad y cañonazos, no puede morir a sombrerazos, Benito Mussolini murió como tenía que morir: ajusticiado por el pueblo, y exhibido públicamente (con la cabeza para abajo) como su mejor presea. (Junio del 43). (Continuará el próximo sábado).

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 947 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: