La culpa no es de los arboles; es de los cables

¡No eres tu...Soy yo!

La culpa no es de los arboles; es de los cables.

Un inadecuado modelo de desarrollo destruye el patrimonio natural de los venezolanos.

Cortemos ese árbol; está dañando los cables… Tumbemos esa mata, las hojas me ensucian el frente de la casa. La alcaldía cortará los arboles de la avenida… ¡Qué bueno, porque ahí, se suben los malandros a esperar a la gente!..

¿Cuántas de estas justificaciones y comentarios, escuchamos a diario, en nuestras comunidades?

Con toda seguridad, un sinfín de acusaciones contra los arboles. En las ciudades y pueblos, "todo el mundo" tiene una escusa y un hacha, machete o motosierra para derribarlos.

Árbol podado en escuela Stella Cechini de Barquisimeto. Fotografía de José Infante 2017

Las plantas son seres vivos, pero sin capacidad de moverse, ni mucho menos defenderse. Además que no tienen la culpa de los que se les acusa. Son las tristes historias de los árboles de nuestras zonas urbanas y rurales. Aquellos que en tiempos pasados, nos brindaron los mejores servicios ambientales como oxigeno, purificación atmosférica o control de la contaminación, sombra, frutos, flores, refugio de especies, y paisajismo. Pero hoy nos estorban o "dañan" nuestros cables, aceras, avenidas, casas y letreros.

Nuestra sociedad con todos los avances tecnológicos que posee, con el gran desarrollo de los medios de comunicación y redes sociales; aunado a que somos el país que realiza la más grande inversión en el sistema educativo; pero con todo esto, no logramos inculcarle a nuestros ciudadanos, el valor vital de los arboles, sus beneficios ecológicos, y reconocerlos como patrimonio urbano, tan importantes como una escuela, una parada de taxi o un edificio histórico.

Olvidan nuestros gobernantes, empresas, ciudadanos y líderes comunales, todos los hechos históricos fraguados debajo de los árboles (así lo reflejaron los pintores de la época). Olvidamos también, lo que cuesta a la naturaleza hacer crecer a un samán, una ceiba o un araguaney de 10 o 15 metros de altura, se requieren no menos de 30 años para lograrlo. Algunos árboles tienen más de 70 a 80 años o alturas que superan los treinta metros y podrían seguir creciendo y aportando sus servicios ambientales.

C:UsersinfanteDesktopGOBER Y MIMOIMG_20170313_141355.jpg

Olvidan también que en todas las obras publicas los contratistas derriban arboles y siembran nuevos, pues por cortarlos reciben un dinero, por sembrarlos otro tanto, más las concesiones por riego. Esto quiere decir que los arboles fueron pagados con los dineros de nuestros impuestos y nuestro petróleo y que por tanto adquieren la condición de bien público.

Olvidan el aspecto ético y moral: ¿quiénes somos para disponer la vida de un árbol, por escusas como el cableado, el letrero, el sucio o que los arboles estorban para la nueva vía o vivienda?

Se añade ahora el tema de la seguridad: que si son utilizados como guaridas y que los "malandros caen de los arboles" para asaltar a los desprevenidos ciudadanos. No se resolverá la delincuencia en un sector culpabilizando a los arboles; este gran flagelo requiere soluciones de manera estructural como mayor presencia policial, prevención del delito, educación y formación para el trabajo, recomposición del núcleo familiar y el rescate de los valores sociales.

Concretamente sobre el tema de los cables y los árboles hay que puntualizar lo siguiente: es inaceptable que todavía nuestras ciudades estén atravesadas por una horrible maraña de cables, que impide que los niños jueguen papagayos, (cometas o petacas), por temor a dañar los cables o riesgo eléctrico. Los delincuentes de hoy viven de robar este cableado.

C:UsersinfanteDesktopGOBER Y MIMOIMG_20170313_140856.jpg

Más aun podemos preguntar:

¿Porque Corpoelec y sus contratistas no entierran esos cables como los hacen con la fibra óptica?

¿Porque un país que se manifiesta ecosocialista y que tiene un plan de la patria con un V objetivo, (el cual apoyamos totalmente) sigue entregando viviendas sin colocar paneles solares?.

¿Porque en las zonas rurales se cometen gigantescos daños ambientales para llevar el cableado a través de montañas, bosques y ecosistemas de todo tipo y en especial cruzando las ABRAE (Áreas bajo régimen de administración especial) como parques nacionales, monumentos naturales, refugios, reservas, santuarios de fauna, reservas de biosfera, zonas protectoras asociadas a estos espacios y los parques urbanos.?

C:UsersinfanteDesktopGOBER Y MIMOIMG_20170307_123937.jpg

Lo que sobra en Venezuela es una fuerte irradiación solar todo el año lo que permite el desarrollo de parques eólicos o paneles solares en todas las comunidades. Recuérdese el tendido eléctrico de 14 km que cruzó el refugio de fauna de Cuare, generando mortandad de aves al chocar contra el cableado y el tendido eléctrico en la gran Sabana. Además recordemos los daños generados por la apertura y mantenimiento de picas, para el tendido eléctrico y torres de alta tensión.

Corpoelec, sus contratistas y ciudadanos, mutilan los arboles, lo cual en algunos casos, se requería una poda simple. El asunto es iniciar un proceso nacional o activar aquellos que tal vez alguna organización impulso en algún momento y solicitar como proyecto de sociedad ecosocialista lo siguiente:

  1. La sustitución del cableado aéreo en todas las ciudades del país; así se evitarían el robo de los cables para obtener el valioso y estratégico cobre.

  2. El millón y medio de viviendas nuevas construidas por la gran misión vivienda Venezuela debe incorporarse paneles solares para aliviar la carga del sistema eléctrico nacional. Hoy día; hay déficit eléctrico y en algunas regiones un racionamiento obligado.

  3. Instalar paneles solares los cuales se pueden descontar mes a mes en el recibo del servicio. Una deuda a largo plazo (20 años) equiparable a los créditos hipotecarios.

  4. Un financiamiento especial bancario con tasa de interés preferencial de 5% como en los créditos agrícolas para que los interesados instalen sus paneles solares, principalmente en fincas, casas rurales y las nuevas comunidades que se van fundando.

  5. La prohibición por ley, de cruzar las ABRAE mencionadas anteriormente y las plazas y parques urbanos, con el cableado eléctrico; para obligar al menos en estos espacios naturales a la colocación de cables bajo tierra o paneles solares.

  6. Destinar recursos para que en el plan de obras públicas y en las obras realizadas por municipios y gobernaciones, se des-cableticen ó se humanicen los espacios públicos.

  7. Reimpulso a la misión árbol, incorporando el elemento de guardería ambiental y regulación del corte de arboles.

  8. Quitar la competencia a los municipios de dar permiso de poda o corte, pues el resultado ha sido fatal para el patrimonio natural.

  9. De manera general sustituir el inadecuado modelo desarrollista e impulsar el Ecosocialismo de verdad; más allá de simples consignas o franelas timbradas. Implementarlo en cada política y obra pública.

Los árboles, no son culpables de la delincuencia, ni de dañar los cables, aceras, avenidas o casas. No son culpables de nada. Somos nosotros y nuestro inadecuado modelo de desarrollo, nuestra sociedad deshumanizada, nuestro modelo consumista, capitalista y un modelo socialista, que intenta copiar lo peor, de ese modelo. Queridos árboles, son nuestros aliados, no nuestros enemigos.

Perdón a los arboles

Querido árbol, si pudieras escuchar, te pediría perdón por los daños ocasionados.

Nos comprometemos, a no cortar más los arboles y menos por motivos fútiles e innobles.

Mucho menos, a cambiar un árbol por un cable, por un letrero o un cultivo.

Tus hojas, frutos o semillas no ensucian la ciudad, constituyen elementos del paisaje y parte de tu ciclo vital

Cambiaremos nuestro modelo de desarrollo, respetando la existencia de los arboles.

Querido árbol, no tienes la culpa de nada. Somos los culpables de nuestros problemas por formar una sociedad deshumanizada

Querido árbol: ¡No eres tu...Soy yo!.** Somos todos.

**Frase tomada de la obra homónima, de Luis Fernández (el esposo de Mimí Lazo, como él se autodenomina).

ecoinfante@gmail.com

guardeamvenezuela@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1089 veces.



José Gregorio Infante

Licenciado en Estudios Ambientales. Abogado. Comunicador Social

 ecoinfante@gmail.com      @joseinfante2016

Visite el perfil de José Gregorio Infante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Gregorio Infante

José Gregorio Infante

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a244054.htmlCd0NV CAC = Y co = US