Doscientos años de traición

Después de más de doscientos años, se siguen desatando los demonios de la traición contra el sueño del Libertador Simón Bolívar de construir la gran patria de nuestra América.

Los vasallos al servicio de las fuerzas imperiales vuelven a tratar de implosionar el proyecto bolivariano, retomado con amor y gallardía por el comandante Chávez, para continuar como perritos falderos (con perdón de los perros) reviviendo la doctrina Monroe de "américa pa los gringos".

Nuevamente tratan de poner a pelear a los chilenos con los bolivianos, como lo hicieron hace más de cien años. Atacan a los gobiernos progresistas y crean todo tipo de conflictos, recordemos la flagrante violación del territorio ecuatoriano cometida por Colombia, cuando bombardearon la selva del Ecuador para asesinar a miembros de las F.A.R.C., y Entre Guyana, (hoy dirigida por un militar entrenado en la escuela de las américas al servicio de exxon) y Venezuela. Contra esa misma Venezuela revolucionaria lanzan a una Colombia doblegada, con siete bases gringas contaminando su sagrado territorio.

Los oligarcas hoy forman una nueva y maquiavélica triple alianza entre la Argentina del corrupto neoliberal Macri, el Brasil del usurpador y también corrupto Temer y un Paraguay entregado a las transnacionales del no menos corrupto y neoliberal Cartes, para tratar de someter a la patria de Bolívar. La misma receta imperial de siempre "divide y vencerás".

Igual fórmula utilizan en nuestro país, para tratar de destruir por dentro a la revolución bolivariana. Desde el norte siguen fluyendo los dólares para financiar a las O.N.Gs cooptadas por el imperio y a los prostituidos medios de información, y para fortalecer a los ineptos partidos de oposición y sus vándalos. Esos mismos dólares son usados para comprar conciencias y corromper gente a todos los niveles, buscando siempre las pugnas internas, la inestabilidad y si fuera posible, una sangrienta explosión social en la que solo saldrían beneficiadas las transnacionales y las familias acaudaladas de siempre.

Cabría preguntarse… si el gobierno revolucionario y sus fuerzas armadas han abandonado por completo el sendero revolucionario y son tan corruptos como nos tratan de hacer creer, porque nos atacan tanto? porque un personaje como Almagro es capaz de violar los propias normas internas de la O.E.A., para difamar y tratar por todos los medios de lograr una intervención en nuestro país? SI proyectos como la A.L.B.A, Petrocaribe o el Celac, que promueven formas más justas y complementarias de relacionarse, no ofrecieran una alternativa viable al mundo unipolar imperialista y a la mala cultura hegemónica del capitalismo, porque se invierten millones de dólares, y una cantidad monstruosa de energía en tratar de evitar a toda costa la unión de los estados nación de nuestra América?

Mosca, no niego que existan cantidad de problemas y que la integración estaba apenas comenzando antes de la arremetida imperial. Entre los problemas por supuesto, la corrupción, y estamos claros que erradicar este y otros vicios profundamente arraigados en nuestros pueblos no es ni será tarea fácil, pero comparado con Colombia, México, honduras, Brasil, o incluso con países como España y los mismísimos Estados Unidos , la corrupción en Venezuela palidece. Al igual que los niveles reales de inseguridad, violación de derechos humanos, tráfico de drogas y los ataques a periodistas y activistas que en muchos países (como por ejemplo México y honduras) superan con creces a los de Venezuela, aunque oculten la verdad y traten de confundirnos con sus campañas de falsas noticias y rumores.

Hoy se vuelven a enfrentar dos propuestas, dos posibilidades de mundo, uno el que ya conocemos, patriarcal y autoritario, con su egoísmo y su individualismo enfermizo, el otro uno por construirse, basado en la solidaridad, la justicia y el bienestar de todos. Uno sigue representando la caduca doctrina imperialista proclamada en la infame "doctrina Monroe", el otro inspirado en los sueños de libertad y felicidad social del libertador Simón bolívar, una visión revolucionaria y feminista, que busca construir un mundo multipolar y diverso, "un mundo donde quepan muchos mundos", parafraseando a nuestros hermanos zapatistas.

El apóstol de la gloriosa Cuba libre, José Martí, escribió: "los hombres se dividen en dos bandos los que aman y fundan, y los que odian y destruyen"

De qué lado estamos?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 693 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Corma

Gustavo Corma

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a243160.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO