"En el 2019 o Venezuela es un país socialista o nosotros seremos mártires

¡Así lo quiero poner! O socialismo o mártires 2019" Hugo Chávez. I Congreso Extraordinario del PSUV.

Estas palabras hoy resultan de difícil cumplimiento. Hoy nos topamos con salidas reformistas y socialdemócratas, que distan mucho de ser el camino hacia el socialismo. Sofismas tácticos parecen justificar desviaciones estratégicas. Freud estudió, como los deseos pueden estar inconscientes en las acciones. Los acontecimientos pudieran testimoniar, que no hubo deseos verdaderos de ir al socialismo. Ciertamente la oposición endógena y exógena ha radicalizado sus malévolas acciones desestabilizadoras, pero necesario es decirlo, no hemos sabido dar respuestas revolucionarias a estos ataques reaccionarios. El socialismo es la antípoda al capitalismo, es imposible llegar al socialismo sin tener en cuenta y aplicar las particulares y universales propuesta del marxismo. Conformes con llegar al "progresismo" (estado de bienestar), el socialismo queda pospuesto para las futuras generaciones.

La tentación y puesta en marcha de la falaz propuesta de que nuestro problema es fundamentalmente económico (debe serlo también CULTURAL, es decir conducta humana), y que respuestas económicas son las que hay que dar, así, nuestro gobierno está plantado sólo en la resistencia, no pasa al ataque, no avanzan las conquistas populares radicales, los perversos comerciantes le perdieron el miedo a la autoridad Estatal. El gobierno no articula lo económico con lo político, y en caso de mal hacerlo, se queda en lo electoral. Desesperadamente pone en circulación dinero que se lo tragará la insaciable voracidad del capital. Frente a las exiguas reservas económicas públicas, producto del saqueo incesante por cien años de la renta petrolera (Más de 500 mil millones de dólares, llevados fuera del país solo en los últimos años), el Presidente Maduro acertadamente llamado "aprobado", apela a la peligrosa medida de lanzar a la calle dinero inorgánico. A este error, debemos acotarle el acrecentamiento de la deuda externa, cuyo monto real no conocemos y suponemos es en mayoría fraudulenta, la corrupción que parece haberse apoderado de la administración pública, el desorden y "bochinche" administrativo en las instituciones del Estado, los estragos que está haciendo la burocracia, y como si esto fuera poco, el gobierno no se detiene en la equivocadísima práctica de tener por aliado táctico a la burguesía nacional, la misma que por más de cien años ha recibido créditos que no paga, y dólares preferenciales que sacan del país, fingiendo una industrialización. Son impostores. Pero el gobierno se auto engaña.

El Presidente Chávez en aquel memorable discurso analítico afirmó: "Ninguna revolución se hace por autopista", pero, advirtió: "No es el camino del capitalismo o del reformismo el que tenemos que seguir. Cuidado con el reformismo. No es reforma lo que estamos haciendo aquí. Es una revolución". Con el énfasis que le era cotidiano señaló: "No es una economía de mercado, ni capitalismo" lo que aquí se debe hacer. Por cualquier duda dejó suficientemente claro el propósito de su liderazgo: "Para nosotros la patria o es socialista o no será patria". Cada día nos alejamos más de este anhelo del Comandante y del pueblo.

Estudioso como lo fue, Chávez invoca a ese revolucionario que se llamó Alfredo Maneiro: "La vanguardia es un proceso…interacción….entre base popular….movimientos y liderazgos, cuya mejor expresión no es exactamente la oportunidad comicial o electoral". Ciertamente, Chávez nos convocó al ejercicio electoral y dejó claras pruebas de su llamado; diez y seis elecciones durante su mandado testimonian su talante democrático. Pero él bien lo sabía, las elecciones no son la única vía al poder, otras alternativas no pueden descartarse. En fin de cuentas, lo electoral es una vía inventada por el capital, impulsada por la socialdemocracia y aceptada como único camino, por la izquierda "progresista". Carlos Marx advirtió que "La sociedad nueva nace contaminada" de los defectos de la vieja sociedad. No se pasa velozmente un hacha y se hacen cortes sociales instantáneos. La convergencia de lo "objetivo" con lo "subjetivo" implica trashumancia de la historia. Este viejo debate sobre "La transición" en el seno del marxismo, debemos reinstalarlo en nuestro puntal interés, en todas las instancias de la sociedad, en particular, en los espacios donde la explotación y la injusticia pululan, esto es, en el pueblo. "Somos un acumulado" apuntaba certeramente el "arañero", pues nuestra lucha es larga frondosa y en tiempo cruel y dura. La oposición no quiere que hablemos de nuestro pretérito histórico, porque nuestro pasado está lleno de heroísmo, y el de ellos de oprobio.

Chávez entendió el papel del Partido en un proceso revolucionario: "Nuestro PsuV no lo organizamos para INICIAR una revolución. Lo estamos organizando, lo estamos construyendo, estamos comenzando a construirlo COMO RESULTADO de una Revolución que ya lleva cierto grado de desarrollo". Sin embargo su mesianismo, su híper liderazgo, en momentos construido por sus acólitos y en otros por su propia iniciativa, la manera como el PsuV ha devenido en un partido sumiso al gobierno cooptado por sus líderes, colocan a Chávez y al chavismo en una situación de apremio.

En aquella intervención pública el día 21 de Noviembre de 2009, Chávez invoca situaciones y circunstancias medulares para el proceso que él engendró; es el socialismo y no otro modelo el que él propone. "El Golpe de Timón" es claro llamado a redoblar el paso revolucionario. Si bien es cierto que no hay una historia universal, y cada sociedad tiene sus peculiaridades, no serán reformas al sistema capitalista, no serán híper liderazgos, sino "procesos" "Interacciones" entre pueblo y sus líderes, originados en su propio seno, como construiremos el socialismo. El Estado es la mayor representación de la sociedad escindida en clases sociales antagónicas, que defiende y naturaliza los intereses del poder económico. La abolición del Estado burgués es condicionante para abordar el socialismo. Revolución es ir a la raíz, para que lo nuevo no sea "contaminado" con lo viejo, y "lo viejo termine de morir"

A cuatro años de su "Siembra", si pretendemos ser como él, estamos comprometidos con el verdadero socialismo. Los jóvenes que hoy son mayoría, desconocen la Venezuela de ayer. Cuarta y Quinta República, Punto Fijismo y Socialismo, pareciera no decirles nada. Llevamos 17 años perdonando a nuestros enemigos políticos y de clase. Aquello del Libertador de que "a cada perdón una nueva conspiración", sencillamente no le paramos. Vivimos de bonche en bonche y no nos damos cuenta del peligrosísimo terreno que estamos pisando. Lo tremebundo no es de nuestro interés. "Sólo una revolución de la conciencia puede ponerle freno a esa avalancha ideológica (falsa conciencia) y a ese vasallaje cultural" Ludovico Silva. La Tesis XI de Marx sigue de pie y nos espera. Sólo coronaríamos con éxito la tarea revolucionaria, si develáramos la realidad, es decir la des ideologizáramos, para radicalmente transformarla; empecemos por nosotros mismos, pues "toda revolución se pierde o gana es en la cultura", esto es, en las prácticas humanas. Evidencias sobran; no siempre lo material crea consciencia social. Pretender solucionarle los problemas materiales al pueblo, sin cambiarle sus hábitos, es decir su cultura, ni les solucionas todos sus problemas que son de naturaleza estructural, ni es garantía de hacerlo revolucionario. La revolución si lo es socialista, desde su vientre social deberá construir el Partido que aglutine a los revolucionarios, y nos organice en la tarea de cambiarlo todo para que el pasado no nos persiga. No es el partido el que hace la revolución, es la revolución la que construye su partido revolucionario. "Socialismo o mártires". Nos encontraremos el próximo sábado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1832 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: