La imagen del enemigo fantasmagórico y el mensajero de la empresa privada (3)

Siguiendo con descubrimiento del enemigo, ese enemigo fantasmagórico, que se disfraz y hace actos de camuflajes, no podemos omitirlo ideológicamente, todavía el capitalismo venezolano goza de "buena salud" sobre todo en el contexto de la despiadada guerra económica, sobre todo en los últimos tres o cuatros años de Maduro en el Poder, a causa de la muerte de Chávez, aparte de los errores del chavismo y de los chavistas, se benefició mucho del "verdor de los dólares" (4) como dice Valderrama , de la asignación de divisas, de los dólares del pueblo, sin que estos retribuyeran mayor beneficios a la sociedad, por el contrario, la mayoría dejaron en el exterior miles de millones dólares, colocados en la banca internacional del capitalismo con graves consecuencias sociales al modelo productivo del país.

De manera pues; el pueblo no se puede confundir, el determinismo económico no crea la conciencia social, aunque refleja determinadas formas de las relaciones sociales de producción, la conciencia ética revolucionaria es un proceso mucho más complejo, tiene que ver con la formación ideológica del individuo, la creación de valores socialistas, independientemente de la base material, de los beneficios sociales, de los programas económicos y políticos, está ligado a la lucha de las masas desposeídas, de las luchas contra la rapiña imperialista, de la defensa nacional de la Patria por ejercer la soberanía., por tanto eso pasa por el empoderamiento popular, la conciencia revolucionaria, la acumulación de fuerzas sociales sobre todo contra la restauración del neoliberalismo, de resistencia a las agresiones del imperialismo y su burguesía que pretenden bloquear, asfixiar y anular la revolución bolivariana y chavista.

Frente a esta crisis librada por la guerra económica de clase contra la revolución bolivariana, chavista y socialista, ¿qué significa "la solución mercantil"? primero, estamos claro que no es con una "caja de amor del Clap", de productos regulados es que lo vamos a construir el socialismo, tan solo eso es una paliativo a la emergencia económica, tampoco construiremos el socialismo porque el gobierno "regale una casa, autos Orinoquia, Canaimas, o se redistribuya la renta petrolera a manera de aparentar practicas socialdemócratas, no es comprando conciencia social, supuestamente enrumbándonos hacia la tercera vía, la cruz del populismo, solo lo lo construiremos cuando el pueblo decida asumirlo, construir su propia sociedad, hacerse cargo responsablemente, conscientemente de las empresas, de las industrias, de la fabricas, de los bancos, de las escuelas, de las universidades, de los hospitales, etc., responsable de toda la sociedad.

Cuando el pueblo se haga cargo del nuevo modelo productivo, de un modelo rebelde contra el egoísmo, el individualismo, cuando recupere su decoro y dignidad social, la libertad social, la participación consciente en los asuntos de la república, velando por la producción social, darle a cada uno lo que necesita para vivir socialmente, para vivir sin incertidumbre, sin miedo, teniendo Patria, teniendo el control de las fuerzas sociales, de las fuerzas productivas de la sociedad, sometiendo las fuerzas de la naturaleza a los designios de la humanidad en armonía, solo así estaremos construyendo el socialismo, en una fase de transición de confianza en el futuro, de esperanza y libertad.

Pero volvamos al punto, agotemos el problema, ¿puede el socialismo cohabitar, convivir pacíficamente con el capitalismo, siguiendo los preceptos de la CRBV con las bases económicas del capital teniendo como papel hegemónico al partido de la clase trabajadora, al partido socialista? Para Valderrama, dicha posibilidad niega el socialismo, es una traición según él a los clásicos, a Marx y Engels, aspirar a un "capitalismo controlable" (5), no es posible, más aún, si denunciamos a una fracción de esa clase social, que nos hace la guerra económica ¿cómo es posible que cohabitemos con esa clase social explotadora?. Como dijimos al inicio, teniendo nervios políticos de acero, teniendo políticas económicas coherentes, aprovechando en la transición al socialismo esas fuerzas productivas hasta tanto se decida el conflicto histórico, asuma la clase trabajadora la madurez de construir el socialismo, de defender su sociedad, su propiedad social, el socialismo. Y esta decisión no es de socialdemócrata, menos de conciliación de clases, en una situación de emergencia económica, si se quiere es una tregua en la guerra, mientras se reorganiza el proletariado y su vanguardia,

Referencias:

1.-Luna, Marcos "Mario Silva, el socialismo y la ´guerra económica´", Aporrea, 12/02/2017

2.- Valderrama, Toby "El chavismo debe enfrentar el capitalismo del gobierno y de la oposición", Aporrea, 23/11/2016

3.-Valderrama, Toby "¡Este gobierno es chavista, es socialista?, Aporrea, 06/03/2016

5.-Valderrma, T. y Aponte Antonio, "La inútil pretensión de construir un capitalismo bueno, productivo", Aporrea, 20/02/2016


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 657 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a241865.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO