La agenda de los excluidos del "Pacto del Meliá"

El llamado "Pacto del Meliá" (léase los acuerdos suscritos por el gobierno y la MUD en el Hotel Meliá Caracas, que constituye un nuevo régimen político), que parte del "Pacto del polvo cósmico y la arena de playa" (a partir del planteamiento expresado por Ramos Allup a principios del 2015 de que todo aquel que asistiera o intentara asistir a las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015 fuera de la polarización, sería convertido en "polvo cósmico ya arena de playa), lo que ratifica es la exclusión de la mayoría del país que hoy no se siente representada ni política ni ideológicamente con el Psuv (Gobierno) y la Mud ( la oposición oficial).

Estos excluidos, no sólo son partidos políticos legales o proscritos, sino sectores de las fuerzas vivas del país que hoy viven un profundo nivel de deterioro organizacional. Asociaciones civiles, federaciones, frentes, coordinadoras, sindicatos, confederaciones, movimientos, comunas, consejos comunales y pare usted de contar, hoy no tienen capacidad de expresión y menos interlocución en el nuevo pacto.

Esto sin duda obliga, en el marco de las más profundas y disímiles diferencias, a generar un espacio que permita no solo el debate sino la expresión de algún o de algunos puntos en común que puedan existir sobre la nueva reconfiguración de actores y fuerzas políticos.

A título estrictamente personal, creo que la pendejada de que si alguien del gobierno se reúne con Shannon, Kerry, o con Chúo Torrealba u Ocaríz, es un acto revolucionario, cuando en realidad están negociando de una manera poco transparente, debe ser no sólo superada sino desmontada como una estrategia de extorsión ante un sector que cada vez más deja de creer en el gobierno.

Y en ese mismo sentido, si desde los sectores críticos de izquierda, nos dejamos de pendejadas y empezamos a reunirnos pública y transparentemente con sectores críticos que aún giran en torno al gobierno, y sectores críticos de centro y derecha, con el fin de debatir y articular esfuerzos en contra de la negociación que hoy se hace para garantizar el pago de la deuda externa a expensas del hambre y la mengua de nuestro pueblo, estoy convencido que nadie podrá criticar y menos señalar éticamente dicha acción.

La extorsión psicológica, a través de vetustos aparatos de adoctrinamiento estalinistas que niegan el diálogo con los otros al menos que el aparato lo permita, y que genera contradicciones tan bárbaras como el impedir que se pueda coincidir en puntos referidos a la realidad nacional a pesar de ser adversarios políticos, al menos que sea manejado por las cúpulas como un éxito revolucionario, ya ha roto todo patrón de racionalidad y es por eso que ya la mayoría del país no les cree a bodrios comunicacionales que alimentan el odio y la exclusión, tales como el Mazo, la Hojilla o la Zurda, todos palangristas comunicacionales que entre medias verdades y medias mentiras, tienen como fin profundizar la disociación cognitiva de una población cada vez más alérgica a estos métodos.

Es por eso que la agenda de los excluidos, debe no sólo preservar y cuidar las diferencias, sino que debe nutrirse de ellas, debe ser pública, y consagrada a un fin superior: que el sujeto político del debate sea exclusivamente aquel que vive de su trabajo, o trata de hacerlo, y aquel que nuevamente está excluido del sistema como consecuencia de un modelo que pretende beneficiar sólo a las minorías en nombre de una revolución que ya no existe. El otro diálogo es posible.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3589 veces.



Nícmer Evans

Director de Visor 360 Consultores, una piedrita en el zapato, "Guerrero del Teclado", Politólogo, M.Sc. en Psicología Social.

 nicmernicolasevans@gmail.com      @NicmerEvans

Visite el perfil de Nicmer Evans para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas