Réplica a monseñor Mario Moronta ¿Y la reconvención a los otros?

Cuando los sacerdotes y obispos de la iglesia se meten en cuestiones públicas se ven sometidos al escrutinio de todos los ciudadanos.

Con el aprecio que a través de los medios de comunicación y que también nos indujo el Comandante Chávez, hacia Mario Moronta, respondo la carta que él le envió a un diputado que en un gesto inapropiado, le lanzó el micrófono a otro de la Asamblea nacional, a la vez que hacía comentarios también inapropiados acerca del nombramiento de Baltasar Porras como Cardenal para Venezuela.

Aun cuando no compartimos las expresiones del diputado Roa, lo que extrañamos es la defensa a ultranza que realiza Mario Moronta a su compañero de jerarquía eclesiástica, acudiendo en una especie de solidaridad automática y planteando cosas como: "compruebo que es de las pocas personas que ni recibieron bien ni aceptaron la noticia ya reseñada". No, Moronta, no es de las pocas personas. Creo que casi todo el chavismo, entre los que hay millones de católicos no están de acuerdo con la designación de Baltasar Porras como Cardenal sabiendo el comportamiento derechista y fascista que este sujeto ha mostrado desde que el gobierno bolivariano antes con Chávez y ahora con Nicolás Maduro llegó a Venezuela.

Por cierto, es bueno que se lea el Voto Salvado de dos integrantes del Consejo Universitario de la ULA ante la propuesta de otorgarle un Doctorado Honoris Causa a Baltasar Porras donde ellos expresan: "Nos causa profunda preocupación que el otorgamiento de un Doctorado por Causa de Honor a Monseñor Baltasar Porras sea honroso para nuestra amada universidad; es sabido públicamente que dicho monseñor dejo de ser un guía espiritual para convertirse en un actor político de derecha, miembro activo de la MUD, en él se conjugan diversas actuaciones que desdicen mucho de la moral y ética cristiana, no debemos olvidar su tenebrosa participación en los eventos del golpe de estado en el año 2002, y la negación de las misas de aguinaldo para tan aciaga fecha, negando así las fiestas más importante que celebran el nacimiento de nuestro Sr. Jesucristo; luego participó activamente en el paro petrolero que sometió al pueblo venezolano a una de sus más terribles dificultades, y en hechos recientes quedó evidenciado públicamente como planificó la participación de seminaristas durante la visita de Lilian Tintori a la Ciudad de Mérida y en un hecho indigno, repudiable e insano tales seminaristas fueron desnudados". http://www.aporrea.org/educacion/a235536.html

Allí está claramente establecida la conducta inadecuada de Baltasar Porras quien se usa la sotana y su jerarquía eclesiástica no para llevar el mensaje de Cristo, sino el mensaje de odio de una parcialidad política.

Ud. Habla de las injurias y calumnias que el diputado Roa lanzó contra Porras y el otro cardenal Jorge Urosa (también acérrimo enemigo de la Revolución bolivariana). Pero ¡¡JAMÁS!! ud. ha dicho nada, ni la jerarquía eclesiástica venezolana, contra todos los atropellos verbales, los insultos, descalificaciones, vilipendios e inmoralidades con las que se ha tratado desde el Poder Legislativo (sobre todo su presidente Ramos Allup) contra las magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, contra las rectoras del Consejo Nacional Electoral, contra los integrantes del Poder Ejecutivo, contra la familia del Comandante Chávez y contra la figura y la memoria del propio Hugo Chávez.

Jamás hemos oído de parte de la jerarquía católica, ni de ud. mismo alguna crítica, o llamado de atención a todas las tropelías que se cometen desde la derecha venezolana contra el pueblo chavista, al que dice ud. también representar.

No estamos de acuerdo con las ofensas, injurias y difamaciones vengan de donde vengan. Pero eso es para todos. Así que cuando ud. le dice al diputado Roa: "… así como tuvo la osadía de emitir juicios difamatorios, tenga la gallardía de pedir disculpas públicamente y reparar el daño moral causado", también para ser coherente, ud. Mario Moronta, debía planteárselo desde hace mucho tiempo a la dirigencia de la MUD, de Ramos Allup, de Primero Justicia, de Voluntad Popular y de muchos de sus dirigentes que permanentemente, como ha sido evidentemente comprobado, difaman, ofenden, vilipendian e intentan humillar y someter al escarnio público a damas de nuestra sociedad y representante de los poderes públicos.



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1735 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: