Flores de Bach y té de coca

Mas rezadita milagrosa neoliberal para "el miedo" de Luis Vicente león

Sigo viendo desfilar a personajes de izquierda, del chavismo critico inclusive parcializarse por la tesis de que es preferible unificar el tipo de cambio para estabilizar la economía, los precios, la sociedad, pues bien llegó la hora de responderle a esta izquierda desorientada tanto como a la derecha apátrida que nos vive ofreciendo la medicina monetarista, envuelta en cuantas formas sea posible pero siempre con lo mismo, la misma rezadita a ver si se hace el milagro, a ver si toma a uno desprevenido como Cordones Alcalá, por otra parte; ya rallan ya en el aburrimiento la opinión de que en Venezuela, la crisis que estamos viviendo, es una de sus "peores crisis económicas de la historia", olvidan El Caracazo de 1989, los intentos de golpes militares del 4 F, de Noviembre de 1992, para no ir más lejos, del 23 de enero de 1958 donde las masas populares salieron a la calle, al igual que los militares a insurgir contra el gobierno. Las razones de magnificar la crisis es evidente, exaltarla, abultarla, azuzar para que en verdad se produzca un levantamiento popular, pese a todos "los indicadores de la crisis", el pueblo sigue en calma, sigue viviendo en paz, sosteniendo el gobierno, creyendo en las posibilidades de que las cosas cambien para mejor dentro del estado de derecho y justicia, en el marco de la Constitución.

La crisis en las narices del mercado

Cómo nos grafica o describe "la crisis" el economista Luis Vicente León: "cuando vamos al mercado y vemos la explosión de precios o cuando alguien tiene que buscar productos esenciales en el mercado negro, llámese bachaqueros, compras directas en la frontera, contrabandistas, puerta a puerta desde Cotsco, Publix o Sams o importadores privados que se atreven a traer las mercancías a dólar negro y colocarla, maquilladita de DICOM, en canales formales, con precios de mercado internacional, una referencia que por cierto ha registrado una inflación de dos mil trecientos cincuenta por ciento en los últimos doce meses".

Entonces; Vemos que la crisis de precios, la hiperinflación está presente en el mercado privado, del lado de las empresas privadas, de los negocios capitalistas que han aumentado hasta 2.350 % los precios, verdaderamente una explosión de precios, una hiperinflación, una verdadera especulación con los precios, redistribuyendo las ganancias para sus negocios, a cada aumento del salario más alto los precios, eso significa que acumulan más capital, más beneficios, sobre todo a precios del dólar negro, a precios de importación, a precios internacionales causantes de la hiperinflación. ¿Culpa del gobierno?, en absoluto, ellos los capitalistas hacen con el mercado lo que quieren, maquillan los precios, juegan con los precios de los bienes de primera necesidad, los más demandados hoy, las razones, tumbar el gobierno por un lado, y por el otro, acumular más plusvalía sin importar el bienestar de los consumidores.

Los responsables de esa crisis hiperinflacionaria tenemos a los bachaqueros, los contrabandistas, los importadores, los comerciantes entre otros, son los responsables de los precios inflados, lo que ocurre en el mercado desestabilizado; "no pueden estabilizar los precios", no pueden controlar la competencia de precios, no pueden articular un modelo privado de desarrollo estable, se hallan de frente al fenómeno de la hiperinflación, los devora el mercado, se los traga la irracionalidad, los desajustes, no pueden parar las calenturas de los precios, el enfiebramiento, la locura de las tasas especulativas de ganancias, "el sálvese quien pueda", pero a alguien hay que echarle la culpa de las consecuencias sociales, aunque sea para desviar la atención del problema, el gobierno, a Maduro, a su modelo socialista, a Chávez.

¿Porque culpar al gobierno, porque existe esa crisis ante las narices de todo mundo?. El problema de las divisas, del dólar, todo el mundo sabe que los precios del barril del petróleo es insuficiente para cubrir el presupuesto nacional, así mismo para vender las mismas a los empresarios, a esos importadores, bachaqueros, comerciantes e incluso productores, al punto de que "….importadores privados que se atreven a traer las mercancías a dólar negro y colocarla, (….), en canales formales, con precios de mercado internacional, una referencia que por cierto ha registrado una inflación de dos mil trecientos cincuenta por ciento en los últimos doce meses". ¿Que indica esto?. No hay duda que hay déficit de divisas para importar, no hay duda, nadie puede poner en duda que los precios del barril del petróleo están bajos, que los precios son "insuficientes" para recibir ingresos en divisas, en dólares para importar alimentos o fármacos de allí parte de la respuesta a la crisis, debemos en consiguiente culpar al mercado, al mercado petrolero.

Las victimas del mercado

Veamos las consecuencias sociales de la crisis del mercado petrolero, crisis de los precios del petróleo, mejor dicho de la crisis de los ingresos en divisas: nos señala LVL: "….podemos recordar los largos recorridos que hacen los venezolanos por farmacias de todo el país o las llamadas a amigos para ver si les queda un blíster por ahí —aunque sea vencido— desde su última enfermedad, o andar jalando mecate a un amigo viajero para ver si te hace la caridad en las farmacias de Bogotá, Panamá, México, Miami, Nueva York o Madrid, donde ya se hacen los locos con las ordenes médicas por solidaridad con la crisis venezolana, o mandando mensajes por Twitter, Facebook o Instagram, buscando desesperadamente una medicina urgente para algún familiar, un hijo, tus padres, tus tíos, tus amigos o tu mascota, con una lista gigante de opciones alternativas que te escribió el médico en su récipe, empezando por la marca comercial más relevante y pasando por los genéricos, los similares, los sustitutos imperfectos, las medicinas homeopáticas, naturistas, flores de Bach y una posdata que recomienda té de coca y una rezadita en caso de falla absoluta de medicamentos serios o alternativos".

No cabe duda que si no hay ingresos en divisas, en dólares, los precios bajos del petróleo, el país no puede comprar medicamentos, ni en Bogotá, Panamá, México, Nueva York, las farmacias están no lo suficientemente abastecida, hay carencias, esto no lo explica el economista León prefiere inculpar al gobierno, a su plan macroeconómico, llama a un "cambio de modelo", explica la crisis social y económica no por la crisis del mercado petrolero, sino por el modelo, mejor dicho, para LVL, para resolver esa crisis, "El rollo es que para eso primero habría que estabilizar la economía en su conjunto, porque la cosa no funciona desarticuladamente". Sabe perfectamente, que la causa de que los precios de los bienes bachaqueados, importados internacionalmente o a precios del dólar negro, la causa sea "el papel desestabilizador que juega el dólar negro" como bien afirma que es responsable de que los precios lleguen hasta 2.350% de allí que pregunte, ¿Puede estabilizarse "el dólar negro?".

Estabilizar el dólar o estabilizar la economía

¿Estabilizar primero el dólar negro o primero estabilizar la economía en su conjunto?, LVL, es partidario de lo último, dándole señales al mercado privado del cambio de las reglas, de las políticas, del modelo, por eso propone: "….entender las causas reales de la crisis sin maquillarla, llamar a los actores políticos y económicos para negociar un acuerdo nacional de rescate de la crisis basado en el fortalecimiento del mercado, la apertura y sinceración cambiaria y de precios, la colocación del sector privado como protagonista de la recuperación, la focalización de los subsidios directos para atender las necesidades de los más afectados, la búsqueda de apoyos financieros multilaterales para soportar los costos del ajuste en la economía y la sociedad. Y además habrá que recorrer el mundo para presentar el cambio en el modelo y soportar la estrategia de refinanciamiento de deuda externa y, finalmente, negociar el cambio político necesario para que todo lo anterior ocurra y sea creíble y estable".

De manera pues para que el mercado negro, deje de desestabilizar al país, de hiperinflacionar la economía, de someterla, se debería primero entender, las causas reales de la crisis, entenderá LVL como economista, la caída de los precios del petróleo, la crisis del mercado petrolero, la crisis del capitalismo, el impacto en el presupuesto del país, del presupuesto de divisas, de la crisis de oferta en el mercado de divisas, sobre todo lo endeble del aparato productivo privado, la fragilidad del mercado nacional a los impactos de "las crisis de divisas". La vulnerabilidad de las empresas privadas, el rentísmo empresarial, el capitalismo rentista, no creo que lo entienda, prefiere, dejar de entender la crisis del mercado capitalista, obviarlo, propone en tales situaciones, "la búsqueda de apoyos financieros multilaterales", el endeudamiento, en circunstancias de que la escasez de divisas más la guerra del dólar negro, han devaluado la moneda nacional, el bolívar, obligándola a solicitar créditos internacionales, endeudar el país en condiciones lesivas al desarrollo nacional, sobre todo a los precios que el mercado impongan.

La estrategia del doctor el remedio es peor que la enfermedad

Así que la estrategia de LVL es de refinanciamiento, pero antes; estabilizar la economía en su conjunto, mejor dicho los precios, y para ello apela a la unificación cambiaria, a "la sinceración cambiaria" en condiciones devaluacionistas, hiperinflacionarias, cuando en verdad, la aplicación de tal "medicina monetarista", la sinceración cambiaria, en situaciones de real capacidad generadora de ingresos del país, determinaría una violenta reducción del poder adquisitivo de los sueldos y salarios, favoreciendo una mayor concentración de riqueza sobre todo para los capitalistas, el resultado sería más crisis, es decir verías a un hijo o hija, hermanos, padres, abuelos, tíos, amigos y hasta la mascota quejarse de la verdadera "explosión nuclear de precios" para estabilizar el mercado, sumergir a la población en pobreza crítica hasta los niveles de subsistencia social, todo para el aprovechamiento parasitario del capital, de la renta petrolera para sus negocios, "el hambre de divisas", por eso es que LVL quiere poner a los empresarios como protagonistas de la supuesta "recuperación de la economía".

Si las consecuencias del modelo aplicar por LVL son las mismas de las que se queja: "la inflación, el desabastecimiento, el desempleo, la pobreza y la caída de la producción", entonces para que aplicar su modelo, para que "recorrer el mundo para presentar el cambio en el modelo y soportar la estrategia de refinanciamiento de deuda externa y, finalmente, negociar el cambio político necesario…". No sabe el señor LVL que su modelo es insostenible, sustentado en una estrategia fragmentada, en dos partes inconexas, el ajuste económico y la política social a la que tan solo propone, focalizar los subsidios directos para atender "las necesidades de los más afectados", y como decía Maza Zavala, "… revestido de la ayuda social, como un ropaje accesorio, como un maquillaje para cubrir las feas lacras del lucro desmedido y la acumulación desprovista de proyección social…", como si su modelo no afectara a toda la sociedad, LVL, sabe lo que decimos, pero prefiere callar, quiere hacer creíble su oferta monetarista, su paradigma neoliberal.

No olvidemos que el ajuste de precios con "la sinceración cambiaria dada la devaluación monetaria" del bolívar traería "estancamiento de las exportaciones no tradicionales al deteriorarse las ventajas de costos comparativos adquiridos con las devaluaciones y junto a ello, un incremento de las importaciones" promovidas por el ingreso de divisas desviadas a los comerciantes e importadores, ya nos los explicaba Maza Zavala, además, "...los programas de estabilización y ajuste instruidos por el FMI para corregir los desequilibrios de las economías de América Latina se basan sólo en principios de la doctrina monetarista, omitiendo la consideración de los problemas estructurales del aparato productivo, tanto como la incidencia negativa de las supuestas medidas correctoras en el espacio social donde se aplican." . Así que al parecer el economista LVL debería tomarse en té de coca, colocarse en la lengua unas florecitas de Bach y tranquilizar sus nervios.

El blíster y el protagonismo de la empresa privada

Y que más recomienda ese pésimo médico de la economía, LVL, "negociar un acuerdo nacional de rescate de la crisis basado en el fortalecimiento del mercado, la apertura…" pero ya había probado "el remedio amargo", con Carlos Andrés Pérez II, con Caldera II y fue peor, no recuerda la crisis el señor LVL si está amnésico mejor tome Flores de Bach para el recuerdo, hasta probamos desde Gómez pasando por la IV República con las compañías petroleras, que ellas eran los protagonistas principales del capitalismo, y cuál fue el resultado, "No más concesiones", el estado asumió el protagonismo, luego bajo el amparo de este, la empresa privada por más de cuarenta años, y que tenemos un fortalecido aparato productivo, soberano, independiente? Eb absoluto, seguimos los consumidores buscando blíster por que no producen los empresarios ni siquiera una tableta. Parece que el señor LVL, no aprendió de economía, de innovación, de reingeniería.

El miedo de aplicar el programa de FMI

Finalmente; ¿A que nos invita el señor LVL, a negociar el país?. Vale, "negociar un acuerdo nacional de rescate de la crisis basado en el fortalecimiento del mercado", como si el fortalecimiento del mercado nos hubiera dado respuesta al problema del fortalecimiento del aparato productivo, quien debe rescatar la crisis, el estado o el mercado, para el señor LVL, debe hacerlo el mercado, pues que lo haga, no haciendo la guerra con el dólar negro, con la explosión de precios, sino produciendo, ¿puede la empresa privada crear prosperidad compartida, del lado de productor y del lado del consumidor?, no lo creo, puede crear estabilidad en el mercado sincerando, unificando el tipo de cambio, devaluando el bolívar, no lo creo, la propuesta de LVL ni es creíble ni es estable. Concluye LVL que "¿Fácil? Fácil no es… pero todo se puede. La cosa es hacer lo que se tiene que hacer, a pesar de tener miedo, algo que por cierto coincide con el concepto de valentía". Como ve el tan valiente caballero de la economía sabe que no es fácil dicho programa, aplicarlo es tenebroso, produce hasta "miedo", tiene miedo, cobardía, lo sabe por sus consecuencias sociales, nada comparado a la graficación de la crisis en sus narices, los programas del FMI, tienen "la tendencia generar recesión, déficit externo recurrente, caída de la demanda agregada, postración del aparato productivo, desempleo, concentración del ingreso, auge del enriquecimiento especulativo y nuevas modalidades de la dependencia externa.", además de preparar el terreno para la privatización, la transnacionalización de la economía.

Fuentes consultadas:

1.-León, Vicente Luis "¿Se puede estabilizar el dólar?", Noticias en tweet, 09-10-2016

2.- D. F. Maza Zavala, La Política Social, "El Nacional", 14 de abril de 1992



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1263 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a235397.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO