Tenemos Crisis Permanente o Hablamos de Superficialidad de la misma

En Venezuela hablar de crisis significa que la cosa está mala, que no alcanzan los reales, que la gente no consigue trabajo o que no hay trabajo, que los hospitales públicos no sirven, la educación tiene poco acceso para los más pobres, que la cultura es elitesca, que no se respetan los derechos humanos, etc, etc, de todo tipo de situación no deseada se compone una crisis a la venezolana y la paradoja del compuesto justificativo viene dado además de la cultura opinadora por añadidura y adorno o apellido cada vez que nos referimos a esa palabra de la que todo el mundo se jacta y muy pocos saben el porque.

Ahora lo curioso del asunto es que cuando nos quejamos de la crisis, somos los primeros en desmentirla no de palabra sino de hecho, la cosa está mala pero como nos divertimos echándonos palos o jugando lotería; si no hay trabajo inventamos un tigrito; la salud nos juega una mala pasada y vamos a un hospital y no pagamos ni un bolívar; hay más de diez millones de estudiantes y siempre decimos que la educación sufre de abandono prematuro en cualquier nivel; la cultura es inalcanzable y vamos a los Caobos, al Teresa Carreño, al Teatro Principal, u otros que están por el centro de la Capital; hacemos casi todo los que nos da la gana, golpeamos a policias, les mentamos la madre y decimos que no hay respeto por los derechos humanos.

En fin, nos la pasamos de crisis en crisis, pero casi nunca nos preguntamos a que se debe si no es que de una, acusamos al gobierno, es decir, aquí el gobierno aumenta los precios de los alimentos, de los carros, las viviendas privadas, las medicinas porque el gobierno hace todo para perder; los precios del barril de petróleo bajan significativamente y es culpa de Pedevesa porque está mal administrada y no produce suficiente petroleo; el despacho interno de gasolina nunca falta en las estaciones de servicio aún a conocimiento que se la llevan de contrabando.

En verdad creo que los empresarios venezolanos y otros no tanto, invierten no tanto en que la producción y comercialización de productos de igual manera no fallan, pero siempre están con la cantaleta que no le dieron los dólares, acaso en EEUU y Europa le dan dólares para que importen , donde está lo que ganan los de acá, será en el exterior produciendo réditos en intereses. Yo conozco un empresario que dice que no lo es, eso si tengo una empresa, es decir es un tenedor de empresa al igual que un ganadero es tenedor de ganado.

Hay tanta crisis en Venezuela que el gobierno invierte más del 70% de los ingresos en lo social; considerando que en un 80% esos ingresos actualmente vienen de la recaudación tributaria, impuesto sobre la renta, cigarrillos, licores, etc y las empresas no obtienen dividendos, entonces de que estamos hablando, y quien paga los impuestos.

Sí, este ejercicio de la crisis me preguntarán, lo hace un economista que a través de la prensa, antes Correo del Orinoco columna que retiré voluntariamente, esto lo cito en razón de los argumentos que presentaré y me lo disculpan; dado que bajo la dirección de Vanessa Davies, en varias ocasiones la columna no salía los días jueves como estuvo pautada y por casualidad en esas mismas fechas aparecían entrevistas a Antonio Ledezma, Guanipa y todo el combo que estaba conspirando, para sorpresa todo coincidía; mención aparte si me preguntan porque no continué enviando los trabajos, aunque para algunos camaradas fue una mala decisión, para mis adentros pesó algo inevitable, dado que ese señor Ledezma fue el culpable de la muerte de mi papá, al respecto les digo que me urdía y ardía en tomar una decisión y la tomé; en una manifestación de pensionados en la esquina de Carmelitas, los bárbaros de la Policia Metropolitana para entonces, arremetieron contra la tercera edad con la conocida ballena y en una de esas mi papá cayó al suelo se golpeó fuertemente y en menos de tres meses falleció, con razón o sin razón tomé esa decisión, donde está hoy Vanesa Davies haciendo coro a la derecha.

Les decía que un economista hace digamos estas reflexiones, en función ,de que desde el año 2012 veníamos hablando de la guerra económica y lo que se avecinaba según nuestros cálculos socio políticos y económicos, pero, nadie le paró bolas , igualmente afirmamos en la necesidad de trasladar al poder popular el control de ciertos aspectos de la distribución de alimentos.

Existe crisis, realmente desde un punto de vista sociológico realmente sí, en virtud de que quien está pagando los costos del Gran Desorden Económico que actualmente existe, es el pueblo llano, no obstante el tremendo y considerable monto del más del 70% para la Inversión Social, la crisis económica como tal igualmente existe con la salvedad que los indicadores lo dicen; alto nivel de endeudamiento, un Producto Interno Bruto que está muy por debajo de niveles de producción aceptables (P.I.B: Volumen de Bienes y Servicios que se producen en la economía en un período determinado), los niveles de inversión y reinversión son bastantes bajos, aunque esto último es histórico y merece una reflexión y análisis separado, el poder adquisitivo de todas las clases sociales se ha visto reducido, debido al alza indiscriminada de precios, producido por especulación y fuertes dosis de inducción subversiva.

Hablar de crisis implica contratiempos pero en lo económico la trascendencia y profundidad hay que medirla considerando el contexto global y la implicación de factores de poder hegemónico imperial y sus socios fundamentalmente en Europa; caso a considerar es la del sistema financiero mundial que tiene en forma quizás solapada injerencia en las finanzas de los países en su afán de dominio, para lo cual la clase política nacional los acompaña en campañas en contra de las Instituciones Nacionales,amén de las llamadas Calificadoras de Riesgo que a pesar de ser el país buen pagador de deuda es calificado de la peor manera. Ante todo ello, si podemos asegurar que existe una crisis y que por supuesto no es producida en su totalidad internamente. Ahora, a veces suena altisonante que funcionarios del gobierno se refieran a la crisis profunda en lo económico, la falta de acuerdos en materia política en cuanto al dialogo buscado con la oposición y es aquí que consideramos que está la real crisis debido a la ausencia de una oposición constructiva y alejada del sentido democrático de alternancia en el poder por vía electoral.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 867 veces.



Rafael Febles

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a235118.htmlCd0NV CAC = Y co = US