¿A quienes ha beneficiado la Revolución Bolivariana?

Venezuela se anotó otro éxito con la celebración de la Cumbre de los Países no Alineados (MNOAL) en Nueva Esparta, al ser designado presidente pro tempore de este movimiento internacional hasta el año 2019. Hay que destacar, que la mayoría de estos países no están alineados al imperio norteamericano.

Porque padecen los mismos problemas, las mismas amenazas, las mismas formas de dominación de los mercados impuestos por las compañías transnacionales, y los mismos efectos de la Gran Recesión ocasionada por los Estados Unidos a la economía mundial desde del año 2008. En fin, son países que sufren las mismas secuelas dejadas por la imposición del modelo neoliberal capitalista a nivel global, que se ha traducido en mayores niveles de desigualdad social.

Entre las causas que el neoliberalismo ha generado al sistema mundial tenemos: en primer lugar, las fallas en la regulación económica de los distintos mercados, permitiendo un libertinaje a los grandes conglomerados financieros y monopólicos a nivel planetario.

En segundo lugar, ha dado paso a una gran cantidad de delitos cometidos por los grandes bancos, alejándose de su rol principal, que es: el de la intermediación financiera. El neoliberalismo también ha generado una sobrevalorización de productos no necesarios para la vida,… aupando el consumismo como la condición natural del comportamiento humano de nuestros tiempos.

En cuarto lugar,… ha generado la presente crisis alimentaria y energética global, que ha afectado las economías de los países no industrializados, la mayoría productores de materias primas y aún dependientes tecnológicamente, como lo son la mayoría de países pertenecientes a la Cumbre de los no Alineados.

Todo lo anterior se ha traducido, en los últimos años, en una mayor recesión económica, valga decir, en la caída de la producción real de bienes y servicios de los países, así como la crisis crediticia, hipotecaria y de confianza en los distintos mercados existentes como son: el de bienes, el monetario, el laboral, el crediticio, el cambiario y el de títulos valores, que dificulta superar esa recesión.

De ese panorama internacional tan oscuro Venezuela no se ha escapado. Todo lo anterior ha incidido en los precios del petróleo, que es nuestra principal fuente de ingresos de divisas al país. Recordemos que el 95% de los ingresos por concepto de exportaciones de bienes y servicios provienen del sector petrolero; que son ingresos que alimentan el resto de la sociedad venezolana, debido a nuestra condición de economía rentista y dependiente de las importaciones.

Ante esas circunstancias de dificultad económica internacional, que le ha tocado vivir al gobierno revolucionario del presidente obrero Nicolás Maduro, también le ha tocado lidiar con las amenazas internas que representan los sectores monopólicos productores y ensambladores de gran parte de los bienes de primera necesidad, que en su mayoría están agremiados en Fedecámaras, Consecomercio, Venamchamp, Fedenaga, Conindustria, entre otros.

Recordemos, y es triste decirlo, que los grandes productores del sector privado de la economía en los últimos años se han dedicado a conspirar, especular, contrabandear, bachaquear y últimamente a esconder los bienes de primera necesidad con fines políticos ¡Hasta que se vaya la revolución! Siempre ha sido su lema.

Esa misma revolución, que centra su atención en las necesidades del pueblo, que invierte en la sociedad más pobre, que cumplió con las Metas de la Cumbre Mundial sobre Alimentación, que ha venido tomando los ingresos petroleros para sembrarlo a través de las misiones y Grandes misiones sociales.

Es esa misma revolución que entre 1998 y 2013, redujo el hambre de 21,10%, a menos del 5% en Venezuela. Hay que recordar, con cifras concretas, que antes de 1998 en Venezuela había 5 millones de personas con hambre, y actualmente, la cifra no alcanza los 500 mil. El Mapa Mundial del Hambre del año 2015 que difunde la Organización Mundial de la Alimentación (FAO), certifica que en Venezuela no existe ese flagelo; y también, que los niveles de desnutrición disminuyeron en 60%.

Usted, amigo lector, sabe bien que hay muchos logros que mostrar por la Revolución Bolivariana emprendida por Hugo Chávez y continuada por Nicolás Maduro. Usted, sabe bien, que cerca de su casa hay un módulo de Barrio Adentro, o alguna persona que aprendió a leer y escribir, que estudia o estudió en una universidad pública de forma gratuita, que hay un estudiante con una tableta o Canaimita, que hay un abuelo o tío pensionado, que se operó o disfruta de una vivienda digna entregada por la revolución para el beneficio de su familia.

Usted, que es trabajador o trabajadora, sabe bien que ha sido beneficiada en estos últimos años en más de 13 oportunidades por los incrementos salariales de la revolución, que buscan recuperar el poder adquisitivo perdido por la inflación inducida por los especuladores.

Y, finalmente, sabe bien, que en la actualidad, el gobierno revolucionario está haciendo todo el mayor de los esfuerzos posible por resolver la problemática coyuntural de la producción y distribución de alimentos que aún dominan los grandes monopolios privados, quienes con fines conspirativos y terrorista han declarado una Guerra Económica que lo afecta también a usted.

agiussepe@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1613 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés Giussepe

Andrés Giussepe

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a234702.htmlCd0NV CAC = Y co = US