Nicolás Maduro, emancipador político del Estado comunal: Pueblo presidente (II)

Como parte integrante del artículo anterior, introduzco el origen y significado del Poder Popular de Hugo Chávez Frías. A menudo, es muy común escuchar en las calles, caminos y veredas de Venezuela afirmaciones como "ese es el poder popular", "colectivo X, es poder popular" "el poder popular hizo", "la comunidad es el poder popular", es decir, existe una tendencia que denomina poder popular a cuanto se le ocurra, produciendo confusiones en el seno de nuestra comunidades, situación que obliga corregir y precisar con los argumentos de rigor.

El Poder Popular que concibió el Comándate Eterno Hugo Chávez Frías, esta plasmado en el artículo 2 de la Ley Orgánica del Poder Popular, fue y es producto del esfuerzo intelectual vivido y sentido como praxis liberadora de Chávez. Dada la característica de este instrumento jurídico podría decir a riesgo de equivocarme que sus 32 artículos fue autoría de Chávez. Es una síntesis de su pensamiento y práctica irreverente, cuya esencia estuvo en la organización y participación protagónica del pueblo venezolano.

Un recuento vertiginoso sobre el tema, dice que Hugo Chávez en las primeras de cambio exhorto al pueblo a la conformación de los Círculos Bolivarianos, luego incitó en el modelo de las Cooperativas, después promocionó los Comité de salud, tierras, planificación publica. Más tarde, provoco la conformación de las Mesas técnicas de agua, energía y gas y, como aporte conclusivo en esta primera fase reorganizo a la gente en Consejos Comunales. Esto fue muestra de un proceso elevado organizativo, suscitado en el período 2000-2010.

De esta manera, Hugo Chávez fue llevando a pulso y midiendo los niveles de organización y conciencia de su pueblo; creando y acertando. Fue un estudioso tenaz de este fenómeno, a lo sumo, el amor por los más desposeídos, apego formidable al sentir patrio, lo convirtió en un ser dotado de unas habilidades asombrosas. Nunca le faltó un método para abordar la realidad, su poder de altruismo y ocurrencia estuvieron al orden del día. En sí, podría asentar que es un iniciador de la ciencia de nuevo tipo, correlacionar la teoría con la práctica o viceversa, praxis concreta, es decir, el rescate dialéctico para analizar las contradicciones y llegar con facilidad a la raíz de los problemas y, lo más importante, comunicar y hacerse entender por su pueblo; algo excesivamente extraordinario. Evidencias la encontramos cuando dice, "…(…) en varias ocasiones he insistido en esto, yo leo y leo, y esto está bien bonito y bien hecho, no tengo duda, pero dónde está la comuna. ¿Acaso la comuna es sólo para el Ministerio de las Comunas?". (Documento del Golpe de Timón)

Otra virtud de Chávez para el tema abordado, es la confianza plena que tenia en su pueblo. En varias ocasiones fuimos testigos de eso, cuando algunos de sus Ministros y dirigentes osaban en justificar operaciones, simplificando al pueblo (el pueblo no esta preparado, gente dice tal cosa, personas no aptas) y, como rayo levantaba su vista e insistía, "hay que darle el poder al pueblo".

Con todas estas acciones y características, Chávez llegó a tratar correctamente las contradicciones en el seno del pueblo. Así vemos, que en el año 2010, exigió de sus equipos de trabajo y aliados políticos, darle mayor poder al pueblo. A los organismos públicos (TSJ, AN), exigió crear el soporte jurídico orgánico a las acciones organizativas y participativa encaminadas desde el año 2000. Exhorto a la Asamblea Nacional "roja, rojita" hacer todas las Leyes en esta dirección, a la par evaluaba los niveles de posibles respuestas que podrían tener los sistemas organizativos de las personas. Así lo contrastamos en las distintas rendiciones de cuentas con los Consejos comunales, palabras en las visitas guiadas e inspección de obras, discursos en la marchas y concentraciones; sus conclusiones siempre se mantuvieron en elevar aún más la organización y fuerza del pueblo, sin dejar de insistir en el estudio y formación permanente (autogestión). Es bueno denotar que para este momento, la mayoría de los Consejos comunales rindieron sus frutos, producto del desembolso e inversión financiera recibida del Estado (miles de millones de bolívares), sin obviar los errores y horrores que pudieron ocurrir, significó un avance inédito para la administración pública de Venezuela. Por primera vez, el pueblo venezolano administro "dinero" proveniente de su renta petrolera (derecho sagrado), algo negado en gobiernos anteriores. Condición que origino la descalificación y desprecio total de sectores oligárquicos y sectores privilegiado de la IV república hasta nuestros días.

Para este momento, Hugo Chávez lograba captar el espíritu creador y nivel de conciencia que tenia la gente, un nuevo ser estaba germinando, implicaba cuido, pero también mayor apoyo, a la organización concreta, elevar las facultades creadoras y mantener el ritmo proactivo; rasgos que consolidaban su cometido "todo el poder para el pueblo". Así, lograba disipar la feroz lucha (interna y externa) desatada por estos resultados. Rápidamente observó el bajo rendimiento de la Asamblea Nacional para hacer los instrumentos jurídicos definitivos para consolidar el Poder popular que se venia fraguando en esa relación pueblo-Chávez y, como respuesta a esta ineptitud, decide solicitar una Ley habilitante, para empezar a legislar sobre la materia. De esta manera, nacieron los instrumentos jurídicos que organizarían el nuevo Estado, según el artículo 2 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), en pleno desarrollo y deuda pendiente. El martes 21 de diciembre de 2010, son publicadas las leyes del poder popular en Gaceta Oficial extraordinaria, Nº 6011(Poder popular, Comunas, Sistema de economía comunal, Planificación publica y Contraloría social).

Un dato relevante, este cuerpo de leyes orgánicas en sus disposiciones finales exhortan a las instancias del poder público y organizaciones del poder popular preexistentes hasta la fecha de entrada en vigencia, adecuarse a las mismas, en un lapso de 180 días. También establecen que el Ejecutivo Nacional haga los reglamentos. Y son muy explicitas al decir que se derogan las disposiciones legales que contravengan el contenido de éstas. Aspectos letales y fundamentales para comprender la dimensión de la propuesta que hace Hugo Chávez al país en ese momento y, que repercute hasta nuestros días como deuda histórica o resquemores de muchos.

Por eso destaqué en el articulo anterior (Parte I), que el lapso de 2010-2011, el proceso revolucionario bolivariano sufrió un estancamiento, incluso con premeditación y alevosía. Las acciones radicales y de esencia hechas por Hugo Chaves generó esta reacción a todos los niveles del pueblo; "el genio se escapo de la botella". Muchos se demarcaron e hicieron lo imposible para que el trabajo del poder popular se desarticulara, afectó intereses de todo tipo. Inició la siembra de la duda pecaminosa, perversa y de muerte para la revolución en todos los espacios.

Así vemos, la mayoría de la gente que integraba los Consejos comunales (45.000 aproximadamente) entendió la adecuación de ley en una simple reelección de vocerías y las instancias del Estado constituido (Ministerios, Gobernaciones, Alcaldías, Cámaras municipales, Cuerpo legislativo), redujo su adecuación a un cambio de nombre publicitario (Ministerio del Poder Popular, Alcaldía Socialista tal,). Los y las trabajadores (as) de la administración pública, mayoría adscritos a Sindicatos, Federaciones y Frentes de batalla, se hicieron los locos o lo justificaron con la nueva Ley de Trabajadores y Trabajadoras. Los y las dirigentes políticos de las organizaciones políticas (PSUV, PCV, PPP, MUD, AD, COPEI, otras), así como las Iglesias, Escuelas, Liceos, Fundaciones, Asociaciones, hicieron caso omiso, por considerar simples caprichos de Chávez y sus pretensiones aisladas del sistema. En general, todos (as) reducidos (as) a un terror en la perdida de espacios de poder se colocaron al margen de la ley.

En resumen, hubo traición al Comandante Hugo Chávez, al Pueblo y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y sus leyes. Hoy no vale excusas (desconocimiento, interés, ignorancia, omisión). Desde el punto de vista legal esas acciones, se pagan con cárcel o tributo, que lo digan los expertos. Como dice un refrán popular "Después de ojo afuera, no vale santa lucia". Entonces, vale la pena preguntarse ¿Se merece que la gente este haciendo cola hoy o no?, razone su respuesta.

Si estamos consientes en este pelón de b…., no deja de ser aleccionador ver a un Hugo Chávez, arrecho, aunque adolorido y maltrecho por su inoculación, estuvo molesto el 20 de octubre del 2012 en su I Consejo de Ministros, en el denominado "Golpe de timón"; jalando oídos y cortando rabo y orejas con sus reflexiones a sus compañeros (as), implicación que significó llamarle la atención al pueblo en general sobre la c…..puesta.

Nadie se explica hoy, cómo es que tuvimos 180 días, tiempo suficiente (21 de diciembre de 2010 al 21 de julio de 2011) para adecuarnos al poder popular de hecho y de derecho que promulgó Hugo Chávez y no lo hicimos, no se cumplió, corresponsabilidad de truncar el Proyecto revolucionario bolivariano, cómplices convictos y confesos.

Tuvimos la oportunidad de oro para convertirnos en PODER real (6to poder en Venezuela) y la desperdiciamos.

Lo peor, no valoramos el costo de promoción, creación, impulso y concreción que le costo tanto a Hugo Chávez para hacer este marco orgánico. Todos (as) terminamos fuera del cuadro de las leyes del poder popular, imbuidos en la entelequia, irrisorios y entretenidos con los exiguos recursos provenientes de una renta petrolera, finita. El Poder popular descrito por Hugo Chávez es para ir más allá de administrar una renta, implicaba producir de manera organizada y con conciencia, es hacer realidad el nuevo Estado que dice la el artículo 2 de la CRBV. No pretendamos hoy, que la guerra no exista y que tengamos que hacer colas que surjan y que los poderosos jueguen con todo lo que consumimos.

Con las armas en la mano y soporte jurídico formidable, hoy no tuviéramos guerra económica o crisis.

Ante este cuadro de traición, Hugo Chávez afronta sus últimos días de vida. Los que tuvimos la oportunidad de andar en su campaña electoral del 2012, lo podemos contrastar, basta con recordar su arenga y lamento "Chávez ya no soy yo…me fundiré con el pueblo…Chávez es un pueblo carajo…"; aún con sus calamidades y consciente de esta traición, su amor infinito fue superior. De nuevo, exhortó al pueblo y como luchador incansable, insistió de nuevo a leer la CRBV y sus leyes, hacer las guerrillitas pedagógicas por cada esquina para informar, comunicar y formar sobre estos temas. Su devenir histórico se mantuvo en constante movimiento (acción-reflexión-sistematización). Ahí, sus ultimas palabras el 08 de diciembre de 2012, unidad, lucha, batalla y victoria, advirtiendo que no faltarían lo que se provecharían de las circunstancias, y que su decisión firme, plena como la luna llena fue que Nicolás Maduro culminara su mandato (2013-2019).

Así partió, dejando la mesa servida y con un mapa de navegación para aterrizar en lo concreto, el Plan de la Patria (segundo Plan socialista de la nación). Pero, para desarrollarlo y aplicarlo, previamente debemos desarrollar las leyes orgánicas del Poder popular, condición imprescindible.

Por consiguiente, esto no conviene a muchos, crea purito al confort y a las comodidades de las grandes oficinas y demás tabiquerías que a menudo colocan en las instituciones del Estado, pero, más temprano que tarde, el poder popular de Hugo Chávez, surgirá de las catacumbas del pueblo. A propósito, alguien se le ocurrió convertir el Plan de la Patria en ley y se aprobó, con algunas modificaciones, algunos aporreadores han adelantando por este portal este análisis, sería interesante releerlas.

Hoy por hoy, vemos al Presidente Obrero Nicolás Maduro, arengando y orientando al pueblo, igual que Chávez, casi que implora en su afán de hacer un gobierno colectivo, el pueblo Presidente. No encuentra métodos y técnicas para que comprendan su mensaje, la mayoría del pueblo retraído en comprar alimentos y vivir las calamidades inducidas le resta importancia. ¿Será necesario que otro Presidente se inmole para que prolifere la conciencia y nivel de organización del Poder popular que atinó Hugo Chávez para Venezuela? Poder popular específico, constituido, articulado y registrado, es decir, fiel cumplimiento al debido proceso, tal y como lo exige el nuevo marco jurídico de Venezuela y que lo soporta la CRBV y no como lo trata de hacer ver las instituciones del Estado burgués. Continúa en su tercera parte (III)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1599 veces.



Angel Tiodardo


Visite el perfil de Angel Tiodardo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a233690.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO