Baudolino y los 40 millones

"No se miente cuando se dice una cosa falsa en la que
se cree o de la que se tiene la opinión de que es verdadera."

San Agustín

Durante la cuarta cruzada que arrasa Constantinopla en 1204, Baudolino - novela del brillante filósofo italiano Umberto Eco – logra salvar la vida del canciller Nicetas Coniates y su familia. Desde un refugio donde esperan el momento oportuno para escapar, Baudolino relata la historia de su vida, la cual no es mas que una sucesión de mentiras que terminan por convertirse en su propia verdad.

La mentira es producto de un acto intencional. San Agustín señalaba que "no hay mentira, por más que se diga, sin la intención, el deseo o la voluntad explícita de engañar." (Oeuvres de Saint Augustin, 1937-1948) El mentiroso debe tener conciencia de sus falsas aserciones. No obstante, la mentira puede llegar a engañar a quien la dice. En "Verdad y Política" (1968), Hannah Arendt destaca lo difícil que es mentir sin mentirse a sí mismo; "cuanto más éxito tiene un mentiroso, más probable resulta que sea víctima de sus propias invenciones." Pero cuando la deformación de la realidad se hace estrambótica y evidente, la mentira comienza a desmoronarse por si misma, tal y como ocurrió con el "firmazo" del pasado 2 de febrero.

De acuerdo a Carlos Ocaríz, del ultraconservador Primero Justicia, la oposición recolectó "40 millones de firmas" (Ultimas Noticias, 4 de febrero de 2002), resultado que obtiene luego de multiplicar por 10 planillas - en lugar de dividir - las cifras preliminares que ofreció en exclusiva la vicepresidente de Fedecamaras y vocero oficial de la Coordinadora Democrática, Albis Muñoz. Asimismo, Gerardo Blyde aseguró que el 60% de estas rubricas - 24 millones - provenían de las zonas populares del país. (Unión Radio, 3 de febrero de 2003); mientras que Antonio Ledezma afirmaba que con las 780 mil firmas que se recogieron previamente se lograba "más del 60% de los electores del registro electoral permanente." (El Nacional, 4 de febrero de 2002) Sin embargo, la empresa Súmate, encargada de contabilizar y auditar las firmas, no se atrevió a suministrar resultado alguno, y aunque prometió dar el total no auditado en 48 horas, la Coordinadora Democrática le "pidió" que no revelara las cifras "hasta que culmine el proceso de recolección", (Últimas Noticias, 6 de Febrero de 2003) el cual podría extenderse indefinidamente.

No obstante, el objeto de esta mentira no es engañar al gobierno y sus simpatizantes, sino contener el impacto del fracaso del paro en una masa opositora agobiada que ya comienza a revisar su apoyo a quienes la embarcaron en una aventura golpista.

En un excelente articulo publicado en The New York Times el pasado 3 de febrero, Juan Forero señala que después haber contado con un fabuloso plan para forzar la renuncia de Chávez, la oposición sufría una "irritable derrota", y que a partir de ahora concentraría sus esfuerzos en negociar con el gobierno unas elecciones "que Chávez muy bien podría ganar." Forero cita al escritor Alberto Garrido, quien sostiene que el "firmazo" no fue mas que un "clímax emocional" que sirvió para que la oposición evitara "reconocer que su estrategia estuvo siempre equivocada." Por su parte, Scot Wilson del Washington Post (4 de febrero de 2002) manifiesta que el levantamiento del paro "hizo oficial lo que ya venia ocurriendo por semanas: la erosión del apoyo del sector privado a un! paro financieramente devastador." Para Wilson, el "éxito" del paro que anuncia la Coordinadora Democrática contrasta con la rabia de empresarios venezolanos, quienes estarían reconsiderando su apoyo a la oposición.

Ante esta situación nada mejor que "40 millones de firmas" para "insuflarle al opositor común y corriente un cierto hálito de esperanza" (A. Agudelo, El Mundo, 6 de Febrero de 2003), y como ocurrió con Baudolino, darle sentido a su existencia.


Antonio Guillermo García Danglades

Internacionalista

agd67@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2934 veces.



Antonio Guillermo García Danglades


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas